Cómo Salir de la Zona de Confort con la Psicología en 7 Pasos

La zona de confort es una situación en la que no necesitas esforzarte, motivación, aprender o arriesgarte para seguir viviendo “cómodamente”. 

A veces  ese estado puede ser cómodo y te permite estar relajado y viviendo bien. Eso si, sin avanzar o crecer. Otras veces, no se podría llamar de “confort” porque es realmente incómoda.

Por tanto, desde la Psicología se pueden ver una polaridad entre las personas que se encuentran dentro de esta zona de comodidad. Estos son los dos extremos:

1-El extremo menos negativo, en el cual estas cómodo, aunque no estas creciendo ni usando todo tu potencial.

Por ejemplo: has encontrado un trabajo en el que te pagan más o menos bien y llevas una rutina cómoda.

2-El extremo más negativo, en el que tu situación es realmente negativa pero no cambias por seguridad y miedo a lo desconocido. En este caso, en realidad es una “zona de incomodidad” y estaría mal llamarla “de confort”.

Por ejemplo: vives en una relación de pareja destructiva, eres explotado en tu trabajo o tienes malos hábitos.

Si lo que quieres es una vida mejor, más emocionante o más interesante, en ambos casos necesitarías un cambio, siendo mucho más urgente el segundo caso.

En cualquier caso, no tendrás posibilidad de crecer, de vivir una mejor calidad de vida o de optar a vivir mejores experiencias.

“Tu perspectiva de la vida proviene de la jaula en la que estas cautivo”.-Shannon L. Alder.

“El que no es lo suficientemente valiente como para tomar riesgos no logrará nada en la vida.”Muhammad Ali.

Un buen ejemplo de salir de la zona de confort

zona de confort

En 1480, Cristobal Colón estaba casado y tenía un hijo. Su zona de comodidad era viajar por Europa -Italia, Inglaterra, Portugal, Islandia- y su esposa era Felipa Moniz, hija del colonizador de las islas Madeira. Es decir, estaba acomodado y no tenía problemas económicos.

Más tarde, el 3 de agosto de 1492 salió hacia América, sin saber lo que se iba encontrar. Imagínate, en esa época se creía que hacia el oeste estaba el fin del mundo y que había monstruos marinos en los océanos. Además, los navegantes eran supersticiosos y creían en maldiciones, lo que hacía todavía más complicado ser optimista.

Tras una dura travesía, varios intentos de motín y a punto de dar la vuelta, el grumete Rodrigo de Triana dio el famoso grito de: «¡tierra a la vista!» y llegaron a Guanahani, una pequeña isla de las Islas Bahamas. Sin embargo, Colón creía que había llegado a las Indias y que había dado la vuelta al mundo.

Fue nombrado Virrey y Gobernador de las Indias, aunque su gobierno en Santo Domingo no fue nada democrático.

Salir de la zona de confort requiere incomodidad y riesgo…aunque puede tener sus recompensas

Saltar de tu círculo de comodidad es por definición una experiencia incómoda, aunque puede llevar a un mayor crecimiento que quedarse sin “saltar”.

Además, debido a la socialización, te habrán educado de cierta forma y la gente esperará que actúes y lleves tu vida de cierta forma. Por otra parte, tu cerebro busca la comodidad, no el riesgo.

Estos son algunos casos de incomodidad pasajera y finalización en mejores perspectivas vitales:

  • Colón se podía haber quedado viviendo con su esposa en Portugal, pero salió a salir a buscar financiación a su viaje y finalmente lo hizo. Lo que encontró luego fue mejor (aunque finalmente se le escapase de las manos).
  • Alguien que quiere salir a trabajar al extranjero, sentirá incomodidad: buscar apartamentos para vivir, entender el idioma, cargar con la maleta, levantarse muy temprano para buscar trabajo… Sin embargo, finalmente tendrá la ventaja de saber un nuevo idioma, habrá aprendido a ser autónomo y podrá haber encontrado un mejor trabajo.
  • Una chica que deja a su novio de 5 años porque es vago, la trata mal y no tiene futuro lo pasará mal: estará sola, pasará algún que otro mes triste y tendrá que buscar una nueva rutina. Sin embargo, luego podrá vivir nuevas experiencias, conocer gente nueva e incluso encontrar a una pareja inteligente y con futuro.

En mi caso, la primera vez que fui a viajar al extranjero durante un año, tenía miedo literalmente. Todo eran excusas y no sabía cómo me iba a desenvolver. Sin embargo, luego fue una experiencia increíble y ahora puedo viajar solo a cualquier lugar.

Esto se aplica a cualquier área, cosas que puedas cambiar de tu vida o nuevas cosas que puedas hacer: trabajo, actividades, relaciones, emprendimiento, viajar, practicar nuevos deportes, hacer cosas sin peligro que te dan miedo

10000 excusas para no hacer algo

El mayor problema a la hora de salir de la zona confortable son las excusas. Estas pueden ser absurdas y no basarse en la realidad, aunque te las llegas a creer y actúas en consecuencia.

Puedes llegarte a creer que no viajas a Inglaterra porque no sabes inglés o que no hablas a alguien porque no eres atractivo/a. 

Hace aproximadamente un mes invité a una amiga a bailar salsa. Solo iban a ser un taller de media hora seguido de otra media hora de práctica. A medida que la iba intentando convencer, le surgieron excusas como: “no tengo ritmo”, “nunca he bailado”, “me da vergüenza”, “tengo el pie que viene de una lesión”… Lo que me parece interesante es que realmente se las creía y no eran reales, digamos que su “inconsciente” se las inventaba para evitar la incomodidad inicial por la tendría que pasar.

Se que alguna parte de su cerebro se las inventaba porque al final accedió, bailó perfectamente e incluso decía que le gustaba y se puso a informarse sobre las clases que dan en el local.

Los 7 pasos para salir de tu zona de confort

1-Saber si estas en la zona cómoda 

Hazte estas preguntas:

  • ¿Me arriesgo a estar expuesto, vulnerable y ser criticado o me quedo en lo seguro para mantener mi autoestima?
  • ¿Busco nuevos desafíos o intento mantener mi vida sin ellos?
  • ¿Hago lo que los demás hacen o intento encontrar nuevos enfoques o desafíos?
  • ¿Prefiero estar pasándolo mal aunque sin riesgo o arriesgarme a encontrar algo mejor?
  • ¿Voy a por lo que quiero o me conformo con lo que tengo?
  • ¿Me centro en lo que me gustaría conseguir y vivir o me conformo con lo que los demás intentan?

Si tus respuestas a estas preguntas son las segundas partes de estas preguntas, estas en la zona de confort. ¡Se sincero/a, es mejor para ti!

2-Comienza a hacer pequeñas cosas de forma diferente

Un pequeño cambio te puede crear la incomodidad que te supone salir de la zona de comodidad. Solo pruébalos:

3-Busca un área o actividad de tu vida que te suponga un cambio desafiante

Realizando el paso anterior ya te estarás acostumbrando a sentir incomodidad, a la incertidumbre y a los pequeños desafíos.

Ahora, puedes proponerte un mayor desafío que suponga un gran cambio en tu vida y que te suponga un desafío como:

  • Aprender algo o haz cosas nuevas: nadar, bucear, hablar en público, viajar, bailar, saltar en paracaídas…
  • Cambiar de trabajo o arriesgarte a ir al extranjero a buscar uno mejor. En estos casos, hazlo con cabeza, es decir, ahorra para tener un colchón durante unos meses.
  • Cambia relaciones destructivas o encuentra nuevos amigos.

Recuerda que en estos cambios estarás incómodo o sentirás incertidumbre, aunque merecerá la pena.

¿Cuál es el tuyo?

4-Llega al techo

Intenta llegar al techo de lo que te hayas propuesto, intenta mejorar y empujarte más.

Por ejemplo, si te has propuesto superar tu pánico escénico y eres capaz de hacerlo en frente de 10 personas, intenta hacerlo con 40, luego con 100, luego con 500, luego con 1000. 

5-Vuelve a tu zona de confort 

Seguro que has escuchado las noticias de deportistas, cantantes o actores que se retiran jóvenes y se dedican a otras cosas.

Algunos comentan que no se sienten motivados y que quieren encontrar nuevos desafíos en sus vidas.

Cuando sientes que has llegado al techo, busca otro desafío o vuelve a la zona cómoda durante un tiempo para buscar un nuevo desafío.

En mi opinión es imposible estar siempre fuera de la zona de comodidad.

Si por ejemplo, estas viajando a países exóticos 12 meses, al final te habrás acostumbrado. Sin embargo, si viajas 1, 2, 5 o 12 meses y vuelves a tu casa, luego podrás salir otra vez de tu zona de comodidad y te resultará de nuevo interesante.

6-Sal de nuevo y diversifica

Cuando te encuentres de nuevo en la comodidad, sal de nuevo. Es decir, vuelve al punto 1 o directamente al 3.

Por otra parte, es bueno que diversifiques y no te “presiones a ti mismo” en una sola dirección. Si has comenzado a hablar en público y tras 12 meses te sientes cómodo haciéndolo, busca nuevos desafíos como viajar, bailar o aprender un idioma.

Como puedes ver es un ciclo: saltas de la zona confortable o de peligro/cambio desafiante e incomodidad>llegar al techo>vuelta a la zona confortable>salir de nuevo.

7-Adopta el hábito

Trabaja este hábito y conviértelo en parte de tu forma de vida y personalidad. Evita volver a acomodarte y tener que tocar fondo para motivarte de nuevo.

Beneficios de salir de la zona de confort

1-Inspiras a otros

Cuando te atreves a hacer algo que antes no te atrevías, sales de la zona de confort, e inspiras a otras personas. Quien no arriesga no gana.

Eso es liderar y, si además ese salto va seguido de una visión, estarás siendo un líder al que podrán seguir muchas personas.

2-Mejoras tu autoestima

Cuando haces cosas que antes no te atrevías, automáticamente mejora tu autoestima.

Te dices a ti mismo “me he atrevido a ser eso”, “soy valiente”, tu visión de ti mismo es más positivo. Y no solo eso, sino que es exponencial, porque luego te atreves a hacer cosas aún más difíciles.

3-No te vas a arrepentir

En Andalucía existe el dicho “pesa más que un remordimiento”.

Seguramente te vas a arrepentir más por no hacer algo que por hacerlo. Por tanto, intenta hacer o conseguir lo que te gustaría.

Si al menos lo intentas, no te arrepentirás.

4-Ganarás control sobre tu vida

Cuando te das cuenta que puedes salir de tu rutina o del camino que te han dictado y elegir el tuyo, se enciende una luz en tu cabeza y piensas “puedo construir mi vida, tengo control sobre ella”.

Además, tener control sobre lo que ocurre en tu vida o trabajo disminuye el estrés, mejora el bienestar y aumenta la motivación.

5-Tendrás acceso a una mejor vida y mejores experiencias

La idea es dar un salto hacia algo mejor, no pegar un salta para meterte en una vida peor.

Como sabrás en qué dirección ir, existirán muchas probabilidades de mejorar y tener una mejor vida.

Si no sabes qué decisión tomar, puedes visitar este artículo.

¿Y tú que estas haciendo para salir de tu zona de confort?

COMPARTIR

Licenciado en Psicología y Máster en RRHH. Dreamer, apprentice, traveler, curious. Fundador de Lifeder.com.

12 Comentarios

  1. Un artículo inspirador y muy claro. Me ha encantado. Estoy empezando a salir fuera de mi zona de confort en varios aspectos de mi vida y da miedo pero es un precio que hay que pagar para poder crecer.

  2. La fecha de Colón está equivocada. 1942? acaso Hitler le financió el viaje? XD

    Nada más para que lo cheques.

    Saludos!

  3. Gracias, buen articulo. Haré un cambio para salir de mi rutina como meditar y buscar lo que realmente quiero para mi bienestar. Gracias, saludos.

  4. Monica C
    Excelente artículo, gracias. Me he guardado por muchos años dedicada a la familia que una se deja de lado lo que resulta tan negativo que hasta destruye tu autoestima, pero arriesgarse realmente puede valer la pena y seguro lo voy a hacer. Nuevamente gracias.

  5. Me encanta las personas positivas, que animan a los demás a que consigan sus sueños.
    A veces necesitamos reflexionar en esta vertiginosa carrera de fondo.
    Tomar decisiones arriesgadas, en busca de tus sueños, te traerán grandes satisfacciones.
    ;P Buen post.

  6. Salir de la zona de confort es lo más excitante que hay. Yo lo hago constantemente buscando pequeños desafíos diarios y cada un par de años hago algo que me saque por completo de ella. Lo ultimo fue dejar mi pais y mi aburrido trabajo para encontrar algo mejor en el extranjero. Gracias a ello he vivido las mejores experiencias de mi vida, las cuales jamas hubiera podido siquiera imaginar si hubiera seguido en mi país. Entre ellas, he conocido a mi actual novio con quien estamos planeando viajar por un par de años alrededor del mundo, o sea a salir de la zona de confort de nuevo. No hay nada mejor, solo hay que atreverse!!

  7. Muy buen artículo.
    Pasé una etapa de mi vida donde las cosas no fueron bien a nivel emocional. Creo que aprendí la lección y gracias a muchas personas, sobre todo mi mujer, pude salir adelante y ahora creo que soy una persona que sale de vez en cuando de su zona de confort.
    Estoy de acuerdo en esa idea de volver de vez en cuando. De hecho, en los proyectos donde ando implicado, a veces paro y “tomo distancia” para volver con más fuerza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here