¿Qué es la Zona del Desarrollo Próximo?

La zona de desarrollo próximo se refiere a la zona en la que se pone en marcha un sistema interactivo, una estructura de apoyo creada por otras personas y por las herramientas culturales apropiadas para una situación que permite al individuo ir más allá de sus competencias actuales.

Es un concepto que fue formulado por Lev Semenovich Vygotski, ruso de origen judío y considerado uno de los psicólogos más importantes e influyentes de la historia. Está estrechamente relacionado con la educación y con el desarrollo evolutivo de los niños. Muchos profesionales de la educación se apoyan en esta teoría para diseñar las estrategias de enseñanza.

education, elementary school, learning and people concept - teac

El desarrollo real y el desarrollo potencial

Realmente, el desarrollo próximo es una etapa intermedia que se encuentra alojado entre dos conceptos: la zona de desarrollo real y la potencial.

En primer lugar, para aclarar términos, hablamos del desarrollo real que es la zona en que se desempeñan las tareas de manera autónoma y sin requerir ningún tipo de ayuda o apoyo. Un ejemplo, sería un niño de 8 años que es capaz de realizar operaciones de suma y resta por sí mismo.

En lo que respecta al nivel de desarrollo potencial, es la zona en que el menor es capaz de ejecutar una tarea con el apoyo de un tutor o de un compañero. El ejemplo correspondiente y relacionado con el anterior, es el mismo niño cuando le solicitan que ejecute una operación de una multiplicación y requiere el apoyo de un profesor o bien, de un compañero más experimentado.

Estos dos niveles de desarrollo, el real y el potencial, determinan la zona de desarrollo próximo que es la zona en la que puede realizar determinados ejercicios o tareas con ciertos apoyos.

Cabe destacar que estas zonas son dinámicas. A medida que se produce un progreso y el menor se va desarrollando, las zonas de desarrollo real, próximo y potencial van cambiando. Mientras se van afianzando los nuevos conocimientos gracias a la tutorización y al apoyo, estos pasarán a convertirse en la zona de desarrollo real puesto que será capaz de ejecutarlos de manera autónoma.

Premisas de la zona de desarrollo próximo

Vygotski, en relación a la Zona de Desarrollo Próximo y a los procesos de aprendizaje que surgen, elaboró los siguientes enunciados:

  1. Los ejercicios que actualmente requieren una ayuda para ser realizados, en un futuro serán desempeñados sin ese apoyo.
  2. La condición fundamental para que se produzca el desempeño de manera autónoma es la misma ayuda recibida, aunque pueda resultar paradójico.
  3. La ayuda no debe cumplir una serie de rasgos o requisitos específicos, sino que depende de un buen aprendizaje.

Características

En relación a lo expuesto anteriormente, podemos establecer tres características básicas y de gran importancia. Son las siguientes:

  1. Establecer el nivel de dificultad. Es importante que exista un grado de dificultad, para que el niño sea capaz de asumir nuevos retos y situaciones que le supongan un desafío. Tampoco puede ser una tarea difícil de desempeñar porque, sino, se frustrará al no conseguirlo o desistirá por pensar que es inalcanzable.
  2. Ofrecer ayuda a lo largo de la ejecución. El adulto o el mentor, debe ir dándole ayuda para que se vaya acercando al objetivo de finalizar la tarea.
  3. Finalmente, evaluar la ejecución independiente. El propósito inicial de la Zona de Desarrollo Próximo es que el niño sea capaz de hacerlo por sí mismo.

Otros conceptos

Jerome Seymour Brumer, psicólogo estadounidense, continuó con el enunciado de la teoría de Vygotski y añadió un nuevo elemento que es el de andamiaje.

Este proceso se produce como resultado de la interacción entre un sujeto experto o con mayor experiencia en una determinada actividad o saber y otro novato, o bien, menos experto. El objetivo de esta interacción es que el novato se apropie, de manera gradual, del saber de su compañero experto.

Al comienzo de la resolución de la tarea, el novato dependerá casi exclusivamente del experto. A medida que puede desempeñar la tarea de manera autónoma, su compañero va retirando su apoyo, también denominado como andamiaje.

Este concepto de andamiaje se refiere a la actividad que se elabora de manera colaborativa y en el inicio el experto tiene un control (casi) total de la situación y, poco a poco, el novato, va adquiriendo esos conocimientos. En función de las tareas y los sujetos, irá progresando de una determinada manera.

El andamiaje posee dos características que son:

  1. El andamiaje debe ser ajustable. Es decir, debe ajustarse al nivel del sujeto novato y al progreso que vaya adquiriendo a lo largo del desempeño de la tarea.
  2. También es temporal. Esto quiere decir que el andamiaje no es un proceso rutinario porque si no, el rendimiento no sería el mismo. Es importante ajustarse a las circunstancias propias de cada tarea.

¿Por qué nace el concepto de Zona de Desarrollo Próximo?

Diversos autores, entre ellos Vallejo, García y Pérez (1999), señalan que Vygotski propuso este concepto como alternativa a la gran cantidad de teorías que hablan de la inteligencia y los tests que se usan para cuantificarla.

Lo que Vygotski quería transmitir es que estos tests y teorías estaban enfocadas totalmente en las habilidades y capacidades adquiridas por el alumno en ese momento, pero no contemplaban la proyección en un futuro próximo, ni de lo que era capaz a alcanzar con las ayudas y herramientas adecuadas, así como el apoyo de alguien instruido o de un compañero que tuviera algo más de experiencia.

Para este autor éste sería el punto de partida del aprendizaje y así lo fue en el enunciado de su teoría.

Para otros autores como Ehuletche y Santángelo, el concepto de Zona de Desarrollo Próximo está sustentado en la perspectiva sociocultural y enfatiza la importancia que cobran los procesos de interacción social y de ayuda, además del soporte en el marco de esa interacción, para que se produzca el progreso en el aprendizaje individual.

Ellos contemplaban, al igual que Bruner del concepto de andamiaje en el que se produce la cesión y el traspaso, de manera progresiva, del control y de la responsabilidad.

¿Cómo potenciar el desarrollo de la Zona de Desarrollo Próximo?

Si eres un profesional de la educación, o bien tienes trato de manera cercana con niños, a continuación vamos a ver una serie de consejos desarrollados para trabajar esta teoría y conseguir que los niños vayan siendo cada vez más autónomos en el desempeño de sus tareas y labores.

  1. Insertar la actividad puntual que se realiza en el momento concreto, de la manera más amplia posible en otros objetivos o marcos más amplios.

Por ejemplo, si estamos desarrollando una operación matemática, es una buena idea enmarcar esa operación en concreto en relación con otras. Cuando hemos aprendido a multiplicar, para comprobar que la multiplicación se ha realizado correctamente podemos comprobarlo a través de una suma. Así aumentamos y relacionamos el conocimiento.

  1. Dentro de un grupo, es importante posibilitar, en el máximo grado posible, la participación de todos los alumnos en las tareas y actividades que se realizan. Aunque su nivel de competencia no sea el que corresponde a la tarea, pueden hacerse algunas adaptaciones. Es importante involucrar a todo el grupo para que tomen una actitud de participación y vayan adquiriendo una mayor autonomía.

Además, cuando hayan terminado la tarea o actividad, su autoestima se verá reforzada al comprobar que han sido capaces de conseguirlo, así como la satisfacción del grupo en general.

  1. Es importante establecer un clima de trabajo que sea afectivo y en el que estén presentes la confianza, la seguridad y la aceptación de todos los participantes. Además de que las relaciones que se establecen dentro del grupo sean saludables y de confianza. De esta manera, los niños además de estar satisfechos con sus compañeros, aumentará su nivel de satisfacción consigo mismos.
  2. Los niños se encuentran en un aprendizaje continuo y además de un constante cambio. Por eso, es importante contemplar la existencia de ajustes y modificaciones en el desarrollo de las actividades a nivel global y de manera específica en casa una de ellas que se desarrollan a diario.

Para esto, es importante estar al tanto de los progresos y logros que se producen para así, explotar al máximo la Zona de Desarrollo Próximo y no quedarse estancado en la Zona de Desarrollo Real sin alcanzar nuevos logros.

  1. Es importante que se promueva que los alumnos usen la utilización y la profundización en los conocimientos adquiridos de manera autónoma. Es decir, si aprendemos algo nuevo, vamos a dejar que los niños lo exploren y lo experimenten, ésta es la mejor manera de afianzar los conocimientos.

Si, por ejemplo, hemos aprendido en clase que de la mezcla de los colores primarios podemos obtener el resto de colores, vamos a darles que sean ellos mismos los que mezclen las pinturas y experimenten qué color se obtiene de cada mezcla.

  1. A medida que los menores van adquiriendo nuevos conocimientos, es importante que establezcamos nexos de este contenido nuevo en relación a los contenidos que ya han sido afianzados e interiorizados.
  2. Es importante que el lenguaje se use de la manera más clara y explícita posible, así evitaremos y controlaremos los posibles malentendidos o incomprensiones que pueden acontecer.
  3. Cuando hayamos finalizado una tarea, es recomendable que dediquemos unos minutos para hablar sobre lo que hemos aprendido. De esta manera, a través del lenguaje, recontextualizaremos y reconceptualizaremos la experiencia que hemos desarrollado.

¿Cómo potenciar el aprendizaje cooperativo?

El aprendizaje cooperativo para García y Wolfenzon (2000) se caracteriza porque permite la interdependencia positiva entre los estudiantes.

Podemos afirmar que este tipo de interdependencia está presente en el grupo de trabajo cuando son los mismos estudiantes los que perciben que están unidos a sus compañeros y, de esta manera, trabajando en equipo son capaces de alcanzar mayores éxitos que los que hubieran alcanzado de manera individual.

En este aspecto, la Zona de Desarrollo Próximo juega un importante papel, pero hemos de ser cuidados en la planificación de las interacciones que irán surgiendo dentro del grupo y a lo largo de las sesiones de trabajo. Diversos autores proponen abandonar la antigua y clásica concepción del trabajo grupal y potenciar que en el trabajo en equipo se produzca la interacción de todos los componentes.

A continuación, veremos unos aspectos que podemos considerar dentro de estos procesos de relación y trabajo en el contexto del aula:

  • Es importante plantear, de manera específica, los objetivos que deben ser alcanzados por los estudiantes y detallar con precisión qué conductas, comportamientos y aprendizajes se espera que obtengan al terminar la tarea que se ha realizado en grupo.
  • Es labor del docente (o del facilitador del grupo) establecer momentos de diálogo con los alumnos para potenciar que sean ellos mismos los que se pongan de acuerdo en lo que respecta a las tareas que deben de desempeñar y cómo hacerlas, además del orden que van a seguir y qué materiales necesitarán, etc.
  • Uno de los aspectos que debe trabajarse de manera activa es el compromiso que los alumnos tengan con la tarea o meta. Una de las claves es que ellos sean conscientes que, si ellos no lo desempeñan, nadie lo hará por ellos.

Además, es importante cuando estamos dentro de un grupo de trabajo que, cada uno de los componentes tenga un rol asignado y que todos ellos estén interrelacionados para que todos asuman una parte de la tarea.

  • Los distintos grupos que se forman dentro del aula deben ser mixtos y es importante que, para distintas tareas, los estudiantes vayan cambiando de grupo. De esta manera, además de evitar caer en una rutina de trabajo, aprenderán nuevas formas de pensar y de trabajar.
  • En lo que respecta a la evaluación que se hace de los alumnos en relación a la tarea, es importante que se tenga en cuenta el desempeño de manera individual y, también, el funcionamiento dentro de los distintos equipos con lo que se ha trabajado. Para esto, es muy importante la observación del profesor y que existe un diálogo fluido entre éste y sus alumnos.

Bibliografía

  1. Gómez, F. La Zona de Desarrollo Próximo y el aprendizaje colaborativo.
  2. Hernández Rojas, G. La zona de desarrollo próximo. Comentarios en torno a su uso en los contextos escolares. Perfiles Educativos, núm. 86, julio-dici, 1999.
  3. Meza Cascante, L.G. La Zona de Desarrollo Próximo. III Festival Nacional y I Festival de Matemática.
  4. Moll, L.C. La Zona de Desarrollo Próximo de Vygotski: una reconsideración de sus implicaciones para la enseñanza. Universidad de Arizona.
  5. Peña, D. La teoría Sociohistórica (Vygotski).
COMPARTIR
Licenciada en Psicología por la Universidad de Sevilla. Máster en Intervención Psicológica Integral en Enfermedades Poco Frecuentes. Me interesan las personas así como los contextos en los que se desenvuelven.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here