Periodo védico: origen, características, cultura y economía

El periodo védico comprende el espacio histórico-temporal desarrollado entre los años 1500 a. C. y 300 a. C. por el cual pasaron las civilizaciones asentadas en el rio Indo, las mismas que a la postre poblaron y conformaron el vasto continente que hoy conocemos como India.

Durante el 1500 a. C. los emplazamientos humanos originales del subcontinente indio enfrentaron grandes cambios en su cultura y costumbres: las tierras y valles junto al río Indo vieron la llegada de una gran migración humana proveniente del norte del continente. Esta gran masa humana se ubicaba originalmente en las estepas ucranianas.

Norte de la India al final del periodo védico

No se sabe a ciencia cierta la razón por la que estos pueblos decidieron abandonar sus tierras y comenzar la búsqueda de otras. Se supone que en principio fueron llevados a esa determinación por las mismas razones históricas de otros pueblos: mejores tierras, mejor clima y abundante agua. Las nuevas tierras parecían poseer todas esas condiciones.

Lo que sí sabemos es que esta masiva movilización aria y su posterior asentamiento trajo al continente un sinnúmero de cambios en lo religioso, cultural, económico y, en definitiva, impactó todo aspecto de la vida tal como se conocía en aquella época.

Uno de los principales y grandes aportes a la humanidad que ocurrieron en este periodo fue la escritura de los más sagrados y antiguos textos de los indoarios, los Vedas. Los Vedas son un conjunto de libros que compilaban himnos compuestos a los dioses; el primero y principal es el Rig-Veda.

Origen

Se tienen fuentes de civilizaciones ocupando las tierras del Indo desde el año 3000 a. C. Estos asentamientos de extensos grupos humanos fueron conocidos como los Harappa. Durante casi 1500 años tuvieron control de las tierras y oportunidad para crecer y evolucionar en muchos aspectos.

Se sabe de su organización y son famosas algunas ciudades por su desarrollo y planificación urbana, tal es el caso de Mohenjo-Daro. Su economía se basaba en la metalurgia, el comercio marítimo y en el cultivo y la explotación de la tierra; dependiendo del tamaño de la ciudad, eran dirigidas por Rajás o, de ser más grandes, por Maharajás.

Esta civilización fue decayendo poco a poco por razones hasta hoy desconocidas, y solo sabemos de ellos gracias a que llegaron a desarrollar un sistema de escritura con símbolos grabados en sellos de cerámica.

Llegada de los arios

La decadencia de esta civilización, cerca del 1500 a. C., dejó las puertas abiertas para la conquista y ocupación por parte de otro grupo humano: los arios.

Los arios eran tribus que desarrollaron su civilización al norte del actual continente europeo. Las frías y no siempre amables estepas de Ucrania vieron el florecer de estos asentamientos, y cuando ocurrió el declive de los Harappa, entraron al subcontinente indio y con cierta facilidad tomaron posesión de las tierras a lo largo del río Ganges y el río Indo.

Esta migración indo-europea, nor-india o como la mayoría de los autores coincide en llamar, “indoaria”, marcó el comienzo del periodo védico, que toma su nombre de los Vedas, libros sagrados que fueron escritos durante este periodo bajo la influencia de la nueva cultura dominante.

Características

La entrada de los indoarios al subcontinente indio supuso una transculturización importante para los habitantes originales. Los nuevos pobladores trajeron e introdujeron sus propios dioses, su lengua y sistema de escritura particular, además de su tecnología.

Si bien es cierto que estos nuevos grupos, nómadas por necesidad, no eran rivales para los Harappa en cuanto al desarrollo urbano y organización de centros poblados, tenían su propia organización de grupos humanos que fueron perfeccionando una vez establecidos en los territorios ocupados.

El mapa o distribución política de los primeros años en la vida de los nuevos asentamientos indoarios iniciaba en los llamados vish, que eran una subdivisión de los yana (que se traduce como “grupo de gente”). Subía en la escala los grama o aldeas y un paso más arriba se encontraban los rashtra o provincias.

Los Harappa eran ajenos a este tipo de divisiones, ya que sus ciudades eran manejadas como un todo y protegidas por un solo gobernante, Rajá o Maharajá.

Otro cambio crucial heredado al continente indio fue el trabajo del metal, la forja del hierro. Esta tecnología permitió que paulatinamente se dejara de lado —o se usara en menor proporción— el metal mayormente implementado por la civilización original: el cobre. Se entró así a la Edad del Hierro en el subcontinente.

Cultura

Los indoarios, conquistadores y nuevos dueños del territorio, eran de piel clara, mientras que los Harappa lucían una tez oscura. Por solo ese motivo se consideraban superiores a los habitantes autóctonos y esa razón fue suficiente para la creación de un sistema de castas o varnas, que textualmente se traduce como “color de piel”.

Hacia el final del periodo estaban bien diferenciadas cuatro castas o varnas: los brahamanes o sacerdotes sagrados, los khatriya o valientes guerreros, los vaishya o comerciantes, y los sudra o trabajadores. Estos últimos conformaban la inmensa mayoría de la población.

Como podemos suponer, poco a poco la lengua y el sistema de escritura del conquistador se fue imponiendo. El sánscrito fue la lengua que desplazó al idioma del indo (del cual se conocen unos 20 caracteres y 500 signos) y que intentó unificar los muchos idiomas que se pueden identificar a lo largo y ancho del subcontinente.

Algunos investigadores sostienen que al centro del subcontinente se podían identificar decenas de dialectos distintos.

Vedas

Con la introducción del sánscrito se inició también la fase de la documentación del periodo en los nuevos territorios y con ello se dio pie a la elaboración de manuscritos que recogieron informaciones de todo tipo. Los dioses tienen un papel protagónico en esos manuscritos.

Nacieron los Vedas, los libros más antiguos de la cultura india; estos han llegado a nuestros días y no han dejado de ser sagrados en esa cultura.

Esos sagrados libros son himnos o cantos, recolectados y pasados de generación en generación, dedicados principalmente a los dioses, a rendirles culto y a indicar cómo se debe actuar para obtener los favores de ellos.

El Rig-Veda, señalado como el primero de todos y cuya etimología traduce “estrofa sagrada-conocimiento”, es también un grupo de cantos en los que se destaca al pueblo indoario noble y superior. El libro se estructura en 1028 himnos y se reparten en un total de 10 libros o mandalas.

Economía

Para los habitantes autóctonos de la región, la agricultura y el comercio eran la base de la economía que vio florecer una civilización pujante. Para los indoarios, la base de la economía era el ganado, que por aquella época era abundante y aún sacrificable.

La siembra y explotación de la tierra se mantuvo como un comercio paralelo y complementario al principal, que consistió en la compra y venta de ganado vacuno y sus productos.

Puede decirse que la economía propia del periodo védico combinó tareas ligadas a la agricultura con aquellas vinculadas con el pastoreo.

Referencias

  1. “Periodo Védico” en Wikipedia. Recuperado en 3 de febrero de 2019 de Wikipedia: es.wikipedia.org
  2. “Rigveda” en Wikipedia. Recuperado en 3 de febrero de 2019 de Wikipedia: es.wikipedia.org
  3. “Vedic Period” Encyclopedia Britannica. Recuperado en 3 de febrero de 2019 de Encyclopedia Britannica: britannica.com
  4. “Historia de la India” en Wikipedia. Recuperado en 3 de febrero de 2019 de Wikipedia: es.wikipedia.org
  5. “La India: De la civilización del Indo al periodo védico” en Social Hizo. Recuperado en 3 de febrero de 2019 de SocialHizo.com: socialhizo.com
  6. “Orígenes de la India Védica: Castas e Historia” en Historia y Biografías. Recuperado en 3 de febrero de 2019 de Historia y Biografias.com: historiaybiografias.com
  7. “Vedismo” en El Portal de la India Antigua. Recuperado en 3 de febrero de 2019 de El Portal de la India Antigua: elportaldelaindia.com
  8. “Historia Universal: Periodo Védico” en Google Libros. Recuperado en 3 de febrero de 2019 de Google Libros: books.google.co.ve
COMPARTIR
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here