Los 20 Alimentos Más Flatulentos

Los alimentos flatulentos son aquellos que producen gases en el organismo. Entre las características principales de estos alimentos, puede destacarse el hecho de que producen un malestar intestinal, hinchazón del vientre y flatulencia.

Los alimentos flatulentos contienen elementos que dañan el intestino, provocando un malestar general, diarrea y flatulencia o meteorismo.

Entre los elementos provocadores de gases en el organismo se encuentran los azúcares como la fructosa, la lactosa, los carbohidratos y las fibras.

La flatulencia es una acumulación de gases en el estómago y en el intestino. El origen del gas presente en él, proviene de las bacterias de la flora intestinal y, del que se ingiere en el acto de deglutir, es decir al tragar.

Como resultado de la flatulencia, la persona que la padece puede sufrir molestias, dolores, hinchazón abdominal, cólicos y espasmos, por lo que deberá conocer los alimentos más flatulentos con el fin de evitarlos. O bien, ajustar su dieta para poder realizar un balance de las propiedades alimenticias ingeridas.

Top 20 alimentos más flatulentos

Entre los 20 alimentos flatulentos que aquí se incluyen, se encuentran algunas hortalizas y legumbres; algunos frutos; productos lácteos; algunos granos enteros; ciertos snaks y determinadas bebidas.

Hortalizas y Legumbres

  • Brócoli
  • Repollo
  • Coliflor
  • Pepino
  • Lentejas
  • Cebolla
  • Papa o patata

Frutas

  • Manzana
  • Banana
  • Pera
  • Ciruelas

Lácteos

  • Quesos
  • Leche
  • Helado

Granos Enteros

  • Trigo
  • Centeno

Snacks

  • Chicle o goma de mascar
  • Nuez

Bebidas

  • Cerveza
  • Gaseosas

¿Por qué estos 20 alimentos son flatulentos?

En el caso de las hortalizas y legumbres, éstas contienen fructosa y rafinosa. Ambas entran en el grupo de los carbohidratos que, al ser consumidos, no pueden ser digeridos adecuadamente por el estómago.

Esto provoca que pasen al intestino donde, las bacterias correspondientes se encargarán de su fermentación y descomposición. Generando de este modo la acumulación de gases y, en ocasiones, diarreas.

Las legumbres contienen fibras las cuales son necesarias para el organismo humano, pues es un nutriente esencial para el mismo. Además, ayudan a evitar el estreñimiento o constipación.

Ahora bien, algunas de ellas contienen carbohidratos, los cuales favorecen la generación de gases. Sumado a ello, las fibras no son bien digeridas por el estómago, por lo que su consumo excesivo puede producir flatulencias y diarreas. Ésta es una de las causas correspondientes a un desequilibrio de la flora intestinal.

En relación a las verduras y hortalizas, éstas suelen ser recomendadas para todas las dietas alimentarias. De hecho, son imprescindibles en la alimentación diaria.

Ahora bien, algunas personas pueden presentar mayor sensibilidad que otras, respecto al consumo de las mismas.

Determinadas verduras y hortalizas contienen una gran cantidad de fructanos (productos de la combinación de fructosa con glucosa) y carbohidratos. Siendo éstos provocadores de malestares intestinales y flatulencias.

Las frutas, también son recomendadas para mantener una dieta equilibrada. Pero al contener fructosa y fibra pueden ser provocadoras de la acumulación de gases en el intestino.

La conjunción de estos dos componentes de las frutas, son una combinación exitosa para la generación de flatulencias en el ser humano. Por lo que, comerlas en exceso puede resultar contraproducente, especialmente en aquellas personas propensas a la flatulencia.

En el caso de los productos lácteos, todos ellos son derivados de la leche. Ésta contiene un componente llamado lactosa el cual puede resultar difícil de digerir, incluso en personas que no posean intolerancia a la misma.

Como consecuencia, la lactosa puede ser la generadora de diversos problemas digestivos, entre ellos, la flatulencia.

El consumo de productos lácteos puede entonces producir efectos no deseados en cualquier persona, en mayor o menor medida. Dependiendo esto principalmente de la capacidad que se tenga de digerir la lactosa.

Muchas personas desconocen su intolerancia a este componente, presente en los lácteos. Estadísticamente, un 80% de la población mundial padece de este problema y posiblemente no lo sabe.

Con respecto al consumo de granos enteros como el trigo, el centeno o el salvado, también son recomendados para mantener un equilibrio orgánico saludable. Ahora bien, al estar constituidos principalmente por fibras y rafinosa, también pueden ser considerados alimentos flatulentos.

El trigo, por ejemplo, contiene carbohidratos y gluten, ambos elementos considerados poco tolerables para el intestino. Siendo causales de dolores abdominales y acumulación de gases, principalmente en las personas con poca tolerancia a los mismos.

Tanto los snacks como las bebidas pueden contener fibras solubles, fructosa y azúcares, siendo productoras de gases intestinales.

Las bebidas gaseosas contienen grandes cantidades de gases, los cuales pueden acumularse en el estómago y ser responsables de diversos malestares.

En el caso de la cerveza, ésta contiene varios elementos que son contraproducentes para las personas propensas a la flatulencia. Estos elementos pueden ser carbohidratos, dióxido de carbono y algunos cereales.

La combinación de estos componentes, al consumir cerveza puede también ser motivo de hinchazón estomacal, malestar intestinal y flatulencia.

Causas de la flatulencia 

Si bien hay personas más propensas que otras, en mayor o menor medida, todas padecen de gases.

No todos los organismos reaccionan de igual manera, por lo que siempre será importante evaluar cada caso en particular.

El origen o causa de los gases se relaciona íntimamente con la alimentación consumida. Principalmente si el sujeto presenta dificultades en su digestión o intolerancia a su composición.

Las causas de la flatulencia, conocida también como aerofagia son muy variadas. Pero todas ellas se deben a una acumulación de gases en el sistema digestivo.

La generación de gases en el sistema digestivo puede producirse de dos diversos modos. El primero de ellos hace referencia a la ingesta de aire. Y el segundo, al momento en el que las bacterias del intestino descomponen la comida no digerida por el estómago.

En el primero de los casos, los gases generados saldrán por la boca en forma de eructo o provecho. Y en el caso de los generados en el intestino por una mala digestión, se evacuarán por el ano en forma de flatulencia.

Uno de los motivos de la generación de estos gases, se debe a que existen ciertos alimentos flatulentos, que no son bien digeridos por el organismo y como consecuencia producen una acumulación de gases.

Al no ser digeridos, llegan al intestino donde las bacterias presentes en él se alimentan de ellos dejando como resultado, residuos en forma de gas.

Son muchos y variados los motivos por las cuales un ser humano puede padecer de flatulencia. Entre sus principales causas pueden destacarse:

  • Un mal hábito al momento de comer. Como puede ser el hacerlo apresuradamente o hablar mientras se ingiere el alimento, lo que provoca la ingesta excesiva de aire al comer.
  • Una mala respiración, provocada por situaciones de ansiedad o estrés.
  • Una digestión interrumpida o una indigestión.
  • Un cambio en la alimentación habitual. Muchas veces en el afán de cuidar su cuerpo y su salud, el sujeto recurre a diversas dietas, desconociendo la composición de los alimentos presentes en la misma. Y éstos pueden ser causales de la acumulación de gases en el intestino, de su inflamación y de un malestar.
  • Ingesta de medicamentos que producen desequilibrios orgánicos e intestinales. Viéndose afectada la flora intestinal, esto puede ser causal no sólo de flatulencia sino también de diarreas.
  • Estreñimiento o constipación. Que puede tener a su vez varios factores causales o determinantes, al igual que la flatulencia en sí misma.
  • Ingesta de alimentos flatulentos.
  • Intolerancia a la lactosa presente en los productos lácteos; al gluten presente en la cerveza o panes; a los carbohidratos presentes en la mayoría de las comidas o, a algún elemento constituyente de las mismas.
  • El consumo de gaseosas.
  • Enfermedad de base conocida o desconocida. Como colon irritable y enfermedad de Crohn (inflamación intestinal y/o del aparato digestivo); úlcera gástrica, gastritis, problemas en la digestión, entre otras.

¿Cómo prevenir o disminuir la flatulencia si ingiero Alimentos Flatulentos?

La ingesta de alimentos flatulentos no es la única razón por la que una persona puede padecer de flatulencias o acumulación de gases.

De hecho la realidad es que muchos de estos alimentos también son necesarios para mantener una vida saludable y equilibrada pues son ricos en nutrientes beneficiosos y necesarios para el organismo. Por lo que evitar totalmente su ingesta no es recomendable.

Puede consultarse con un médico o nutricionista un plan de alimentación correspondiente a la historia clínica personal y que contribuya a una dieta equilibrada.

Tener conocimiento de la propia historia clínica, antecedentes y posibles problemas médicos, será beneficioso para conocer qué alimentos pueden llegar a ser un problema, o causantes de flatulencias.

Muchas veces el inconveniente radica no en el tipo de alimento, sino en la cantidad ingerida del mismo. Por lo que reduciendo dichas cantidades puede ser beneficioso para disminuir la flatulencia.

Entre estas reducciones será necesario disminuir aquellos alimentos ricos en carbohidratos, como el pan y la papa o patata por ejemplo. Las legumbres, los granos enteros. Aquellas frutas y verduras flatulentas. Así como la ingesta de bebidas gaseosas, cervezas o jugos frutales.

En el caso de las legumbres, dejándolas en remojo alrededor de 8 horas antes de comerlas o hirviéndolas, se reducirán las posibilidades de que generen flatulencias.

Comer espaciadamente varias comidas al día, es más saludable que comer abundantemente sólo en la cena y en el almuerzo.

Conocer la composición de lo que se come o se toma, leyendo las etiquetas de los embaces o averiguándolo por otros medios, también puede ser de ayuda para identificar si dicho alimento es flatulento. Y, en función de ello decidir si comerlo o no.

Quizás en la planeación del almuerzo o la cena, todos los alimentos sean de carácter flatulento. Por lo que conociendo su composición, se podrá elegir reducir la cantidad a ingerir. O bien, reemplazar alguno de ellos por otros.

Realizar un cambio de vida y principalmente de hábitos también puede ser beneficioso para prevenir o disminuir la flatulencia.

Comer despacio, masticar más veces de lo habitual la comida llevada a la boca antes de tragarla y no hablar mientras se come, ayudarán a lograrlo.

Realizar una sobremesa de 15 a 20 minutos ayudará al proceso de digestión, al igual que caminar unos minutos luego de comer. De este modo se evita que se produzca una indigestión y como consecuencia de ella, la flatulencia.

Obviar hablar de temas generadores de estrés mientras se come. Evitar malos hábitos como masticar goma de mascar o fumar, ayudará a disminuir la ingesta de aire y como tal la acumulación del mismo en el estómago e intestino.

Al ingerir frutas es recomendable hacerlo en ayunas o entre comidas, no como postre o luego de éstas.

Si este fuese el caso es recomendable comer frutas tales como el kiwi o la piña que facilitan la digestión.

Tomar infusiones de carácter digestivas como el té de hierbas o el té de manzanilla también contribuirá a una mejor digestión. Y como consecuencia de ésta, ayudará a disminuir las posibilidades de acumulación de gases.

Evitar las frituras, los alimentos ricos en grasas y la excesiva condimentación de los alimentos protege al intestino de una posible inflamación. La ingesta de azúcares y edulcorantes también deberían evitarse.

Lo mismo ocurre con el consumo del queso fermentado y la leche. Siendo recomendable ingerir lácteos de otro origen, distinto al vacuno. (Leche vegetal, de soja, de avena, de almendras, entre otras).

Realizar ejercicios periódicamente favorece el tránsito intestinal y evita la acumulación de gases, principalmente si se realizan después de la comida.

Beber agua en abundancia a lo largo del día, ayuda favorablemente también a que no se generen gases de forma excesiva en el organismo.

Para vivir una vida saludable y sin flatulencias, cada persona deberá conocer el funcionamiento de su propio organismo. Realizarse el chequeo médico correspondiente y no automedicarse.

Y es que muchas veces en el afán de querer eliminar las flatulencias, al tomar medicamentos no indicados por un médico, pueden producirse consecuencias orgánicas no deseadas. Mucho más graves que la propia flatulencia.

Referencias

  1. Academies, N. (1973). Toxicants Occurring Naturally in Foods. National Academies.
  2. BRANCH, S. (2013, Nov 24). Foods That Cause Smelly Flatulence.
  3. Flatulence – Causes. (2015, March 20).  
  4. Flatulence. (2014). Retrieved from Betterhealth.
  5. Foods That Reduce Flatulence (Intestinal Gas). (n.d.). 
  6. Godiyal, S. (2013, May 10). Flatulence-free belly: Six foods for a happy belly.
  7. Goldman, R. (2015, Jan 20). 10 Foods That Cause Gas. 
  8. Hutchison, S. R. (1956). Food and the principles of dietetics. Arnold.
  9. Jordan, J. (n.d.). Anti-Flatulence Diet Plan: Foods That Cause Less Flatulence, Bloating, Gas, & Indigestion. Retrieved from Puristat.
  10. MCLAUGHLIN, A. (2015, Dec 25). Foods That Stop Flatulence.
  11. Rodriguez, D. (2013, OCt 18). Foods That Cause Excessive Gas. 
  12. Which Foods Really Cause Flatulence? (2008, Jan 24).

DEJA UNA RESPUESTA