Las 10 Características de la Cultura Tolteca Más Importantes

Las características de la cultura tolteca son aquellos elementos básicos y esenciales que identifican a los toltecas, indígenas que habitaron la región sur del actual México antes de la llegada de los españoles al continente americano.

La cultura tolteca es una de las culturas habitantes en la región de Mesoamérica cuyos orígenes datan de la era precolombina. Esta cultura perteneció a los indígenas náhuatl. Se presume que ocuparon la región entre los siglos X y XX.

Cultura tolteca. Imagen extraída del Libro de Pedagogía Tolteca.
Imagen extraída del Libro de Pedagogía Tolteca.

La palabra tolteca es de origen náhuatl (Tōltēcah). Con toda probabilidad y a raíz de estudios lingüísticos realizados, esta palabra significa Morador de Tula. Este nombre se debe a que esta población se ubicó en la actual región llamada Valle de Tula, en el estado mexicano de Hidalgo.

Los toltecas dieron origen a las grandes civilizaciones indígenas mexicanas y fueron los antecesores del apogeo azteca. La cultura tolteca fue considerada con el pasar de los años como los maestros constructores y los aztecas se proclamaron descendientes de los toltecas, para así vanagloriarse de sus gestas y logros.

La cultura tolteca dejó considerables creaciones artísticas que han permitido datar su existencia. Una de estas manifestaciones fueron los guerreros de piedra o atlantes, que aún se encuentran exhibidos en la actual ciudad de Tula.

Además, los toltecas tuvieron una fuerte participación en el área arquitectónica, desarrollando distintas técnicas de construcción de pirámides, como lo es la Pirámide B en Tula.

Puede que también te interese conocer la economía tolteca: características más importantes.

Características principales de la cultura tolteca

1- Ubicación geográfica en Mesoamérica

La cultura tolteca se estableció en Mesoamérica. En la actualidad, la zona ocupada por los toltecas pertenece a los Estados Unidos Mexicanos, principalmente en la parte sur.

Esta zona en la actualidad se denomina el valle de Tula, pero su dominio se extendió a regiones aledañas que hoy corresponden a los estados de Zacatecas, Hidalgo y gran parte de Jalisco, pero por las construcciones arquitectónicas se cree que pudo llegar a Quintana Roo y Yucatán.

Sin embargo, este asentamiento tolteca no se produjo desde el inicio de la civilización. Por el contrario, se considera que los toltecas en un principio eran nómadas, como gran parte de los grupos indígenas, y se mantuvieron desplazándose de un lado a otro por más de un siglo, hasta su establecimiento en el Tula.

2- Gobiernos déspotas

Los diferentes grupos y civilizaciones indígenas tenían, en su gran mayoría, gobiernos monárquicos despóticos, con un líder masculino férreo que se imponía en el poder pero siempre le era acechado.

En el caso de los toltecas, mantenían un sistema monárquico de carácter militar, donde los guerreros se imponían y alcanzaban el trono. Los monarcas eran conocidos con el nombre de tlahtoques.

El establecimiento de la monarquía surge solo posteriormente al fin del nomadismo de los toltecas. Cuando eran nómadas ellos mantenían a siete personas llamadas señores encargados de la gobernanza del pueblo.

Estos fueron Zacatl, Chalcatzin, Ehecatzin, Cohualtzin, Tzihuacoatl, Metzotzin y Tlapalmetzotzin (Clavijero, 1987).

3- Nomadismo

Como ya se mencionó previamente, los toltecas comenzaron siendo un pueblo nómada. Se afirma que la población tolteca comenzó su peregrinación cuando salió de Huehuetlapallan, que puede traducirse como Vieja Tierra Roja, ubicada en el reino de Tollan.

Se estima que este desplazamiento comenzó en el siglo VI d.C y que se extendió por aproximadamente 104 años. Los siete señores que regían la tribu se establecieron en un primer momento en Tollantzinco.

Sin embargo, veinte años después abandonan el territorio y se establecen a catorce leguas, fundando la ciudad de Tollan-Xicocotitla, o más simplemente, Tula.

La monarquía tolteca se extendió por 384 años y mantuvo a ocho monarcas o tlahtoques. Una vez finalizado este período, la cultura tolteca entró en decadencia y acabó diluyéndose y sumiendo en las nuevas civilizaciones mayoritarias como lo fue la azteca.

4- Economía agraria

Como la mayoría de las culturas indígenas y posteriormente las occidentales, la economía de la cultura tolteca se basaba preponderantemente en la agricultura.

A través de ella los toltecas cultivaban los alimentos con los que proveer a todo el vasto pueblo habitante en el valle del Tula. Entre los productos que sembraban se encuentran el frijol, el maíz y el amaranto, muy preciado por los indígenas de entonces.

Los toltecas desarrollaron un interesante sistema de irrigación para hacer más eficiente la siembra. Además, en lo relacionado con el arte, otra de las fuentes económicas de los toltecas fue la talla de piedras y la creación de diferentes esculturas, que aún subsisten.

Como buen sistema monárquico, los toltecas sostuvieron un sistema tributario por el medio del cual se financiaban las guerras y los gastos del gobierno.

5- Sociedad de castas

Las culturas indígenas no tendían a ser igualitarias ni justas. Muy por el contrario, el establecimiento de sistemas de castas era la norma en las culturas indígenas mesoamericanas, y la tolteca no fue la excepción.

Los toltecas tenían un marcado sistema de castas, donde en la cúpula se encontraban los guerreros, que ocupaban el trono y los puestos relacionados; los sacerdotes, los funcionarios del gobierno y los jerarcas más favorecidos económicamente de la sociedad.

Las posiciones inferiores las sucedían diferentes castas. La siguiente era la clase servil, es decir, los trabajadores. En esta clase, tomaban parte todos los agricultores, los escultores, talladores, carpinteros, pintores, alfareros y demás oficios que impliquen un trabajo manual en beneficio de toda la sociedad tolteca.

Le seguían, finalmente, los esclavos. Como característica común, los esclavos eran indígenas provenientes de otras etnias que eran capturados en momentos de guerra.

6- Dominio indefinido

Los autores divergen en cuál fue el dominio y el alcance que tuvo la cultura tolteca, en la parte geográfica y social.

Esto se debe a que la mayoría de los conocimientos que se tienen sobre la cultura tolteca es por medio de leyendas contadas posteriormente, lo que impide tener certeza de cuál fue su comportamiento.

A pesar de que algunos historiadores sostengan que la civilización tolteca no fue tal, sino una serie de grupos que se establecieron en el valle del Tula, la mayoría indica lo contrario.

El dominio de la cultura tolteca pudo extenderse más allá de la región del Tula, llegando a la península de Yucatán. A estas conclusiones se llega después de observar diferentes construcciones arquitectónicas, aunque no existen pruebas científicas que sostengan estos argumentos.

7- Construcciones arquitectónicas

Una de las características que destaca a las culturas indígenas mesoamericanas fueron las construcciones arquitectónicas que efectuaron. Hoy en día, las que más destacan en este sentido son las pirámides erigidas por las civilizaciones azteca y maya.

A pesar de que la cultura tolteca fue anterior, también existen invenciones arquitectónicas de relevancia, como lo fueron la creación de esculturas antropomorfas que pudieran sostener una pared, en una combinación entre arte y arquitectura.

Al mismo modo, los toltecas construyeron pirámides como la Tlahuizcalpantecutli, donde en la parte superior se encuentran los actuales atlantes.

En la parte residencial, en el valle del Tula habían tres tipos de casas: las residencias de los jerarcas, las unidades residenciales y el grupo, aislado o unido, de casas. 

8- Religión politeísta

Los indígenas tienen características comunes en lo que respecta a la religión. Ellas se basan en la adoración de astros, que personifican a su vez como personas.

En lo que respecta a la cultura tolteca, las creencias giraban en torno a una serie de dioses, lo que los hace una sociedad de creencias de tipo politeísta.

Los dioses que ellos veneraron fueron, principalmente, Quetzalcóatl, Tláloc, Centéotl, Itzlacoliuhque y Tezcatlipoca. El primero de ellos fue el dios central de las culturas mesoamericanas y se considera que su veneración tuvo origen en la sociedad tolteca.

9- Manifestaciones artísticas

Los pueblos originarios de América se destacaron por manifestarse artísticamente de distintas formas como icono distintivo de las diferentes culturas que ejercían.

Entre estas manifestaciones, destacaban la cerámica, la pintura, la alfarería y lo relacionado con la artesanía y finalmente la más fuerte de todas en la cultura tolteca: la escultura.

En la actualidad podemos observar los atlantes, una serie de esculturas que representan a los guerreros toltecas y que fueron posicionadas en la ciudad del Tula junto con las pirámides que esta cultura realizó. Se cree que estos guerreros habrían estado decorados con plumas y que su composición pictórica fuera distinta.

10- El amaranto: ingrediente principal de la gastronomía

Todas las culturas mesoamericanas mantuvieron una alimentación similar arraigada a la esencia propia de la cultura.

Refiriéndose en específico a los toltecas, históricamente se ha podido comprobar que fue una cultura mediada por el consumo de amaranto, que son un conjunto de hierbas a las que se le da diferentes usos en el área gastronómica.

El amaranto se producía con facilidad y estaba en capacidad de ser almacenado en vasijas de barro por mucho tiempo, lo que permitía que su consumo se pudiera realizar todo el año.

Referencias

  1. Caso, A. (2000). El pueblo del Sol. Fondo de Cultura Económica, México.
  2. Clavijero, F. (1987). Historia Antigua de México. México: Porrúa.
  3. De Rojas, J. (2002). El Imperio en el México Central en el Postclásico: a vueltas con las fuentes y las ideas. Revista de Arqueología Americana, Universidad Complutense de Madrid, (32), 115-126.
  4. Enciclopedia de Características. (2017). 10 Características de la Cultura Tolteca. Recuperado de características.co.
  5. Fahmel, B. (1988) Mesoamérica tolteca: sus cerámicas de comercio principales. Ciudad de México: Universidad Nacional Autónoma de México.
  6. Restall, M. (2003). Seven Myths of the Spanish Conquest. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press.
  7. Swanton, M. (2001). El texto popoloca de la historia tolteca-chichimeca. Estudios de historia y sociedad XXII (primavera). Recuperado de redalyc.org.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here