Plan de Guadalupe: antecedentes, causas, objetivos y consecuencias

El Plan de Guadalupe fue un documento impulsado por Venustiano Carranza que rechazaba la presidencia de Victoriano Huerta y llamaba a la lucha para destituirlo. El Plan fue firmado el 26 de marzo de 1916, en la hacienda de Guadalupe, en el estado de Coahuila.

El motivo de la elaboración del Plan de Guadalupe fue el golpe de estado que había terminado con el gobierno presidido por Francisco I. Madero, uno de los líderes de la Revolución mexicana. Victoriano Huerta y otros militares partidarios de Porfirio Díaz se levantaron en armas, destituyendo al presidente legítimo y asesinándolo.

Venustiano Carranza – Fuente: Desconocido [Public domain], undefined

Aunque las políticas de Madero habían provocado su ruptura con algunos de sus antiguos compañeros revolucionarios, todos reaccionaron para preservar el orden constitucional. El primero fue Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila.

Carranza promulgó el Plan de Guadalupe con el objetivo de acabar con el gobierno de Huerta. Para ello, creó el Ejército Constitucional, poniéndose él al frente. Según el Plan, cuando lograran tomar la Ciudad de México, debía convocar elecciones. En solo cuatro meses, los revolucionarios consiguieron su objetivo.

Antecedentes

Cuando Madero llegó al poder intentó desarrollar una política que pacificara el país. Para ello, integró a algunos partidarios de Porfirio Díaz en el gobierno, al igual que a revolucionarios.

Los historiadores señalan que, dentro de ese intento integrador, el Presidente cometió un error que se demostraría fatal: nombrar a Victoriano Huerta como jefe del ejército.

Desde ese nombramiento hasta que Huerta lo traicionara solo pasarían 15 meses. Así, en febrero de 1913 un grupo de militares se sublevó contra el gobierno, siendo Huerta uno de sus líderes. La llamada “Decena Trágica” acabó con el derrocamiento y asesinato de Madero y del vicepresidente Pino Suárez.

Intento de Huerta de legalizar su presidencia

Victoriano Huerta, militar con simpatías por el Porfiriato, ya había sido acusado de conjurar contra Madero días antes de que se produjera el golpe. Fue el propio hermano del Presidente quien presentó cargos contra él, pero Madero no creyó las acusaciones y lo dejó libre.

Dos días más tardes, las sospechas sobre Huerta se confirmaron. Junto a Félix Díaz y con el apoyo del embajador estadounidense Henry Wilson, se sublevó y se autonombró jefe del Ejecutivo.

El 22 de febrero, después de haber sido engañados para que firmaran su renuncia, Madero y Pino Suárez fueron asesinados. La renuncia le sirvió a Huerta para organizar una serie de movimientos parlamentarios que, según él, daban legitimidad a su llegada a la presidencia.

Sin Madero ni Pino Suárez, la presidencia pasaba, según la ley, a Pedro Lascuraín. Este, de acuerdo con Huerta, solo ocupó el cargo durante 45 minutos, tiempo suficiente para nombrar a Huerta como sucesor y dimitir. Tras eso, Huerta asumió el poder y, en medio del caos, disolvió el Congreso e instauró una dictadura.

Venustiano Carranza

A pesar de que la política moderada de Madero había hecho que muchos revolucionarios rompieran con él, el golpe de estado y su asesinato provocó que reaccionaran. La dictadura impuesta por Huerta era algo inaceptable para aquellos que habían luchado contra Porfirio.

El primero que reaccionó fue Venustiano Carranza. Este militar y político había sido secretario de Defensa y Marina. En el momento de la sublevación, ocupaba el pargo de Gobernador de Coahuila.

Carranza había mantenido bastantes discrepancias con Madero. Sin embargo, después de su asesinato fue de los primeros en mostrar su rechazo a Huerta. Además, culpó a la Iglesia y a los conservadores de haber instigado el golpe.

Acta del Congreso de Coahuila

Desde su posición como Gobernador, Carranza llevó al Congreso de Coahuila un documento en el que expresaba su rechazo al régimen de Huerta.

Se trata del denominado Acta del Congreso de Coahuila, firmado el 19 de febrero de 1913. Este documento es considerado por los expertos como el antecedente más inmediato del Plan de Guadalupe.

El punto más importante del Acta decía que “se desconoce al General Victoriano Huerta en su carácter de Jefe del Poder Ejecutivo de la República que dice él le fue conferido por el Senado y se desconocen también todos los actos y disposiciones que dicte con ese carácter.”

Además de la denuncia del régimen, el Acta otorgaba a Carranza facultades para organizar un ejército y devolver el orden constitucional.

Preparación para la guerra

Carranza, conseguido el aval del Congreso, comenzó los preparativos para la guerra. El 26 de febrero, informó al presidente de los Estados Unidos de sus intenciones y retiró cincuenta mil pesos depositados en un banco estadounidense. El 1 de marzo, desconoció oficialmente al gobierno de Huerta.

Pronto empezó a recibir apoyos. El primero fue José María Maytorena, del estado de Sonora. Junto a este, se unieron algunos de sus oficiales más importantes, como Álvaro Obregón o Plutarco Elías Calles, ambos profundamente anti-Huerta.

Por otra parte, Pancho Villa, establecido en Chihuahua, puso a su ejército a disposición de Carranza. Lo mismo que hizo Emiliano Zapata un poco después.

El 26 de marzo, Venustiano Carranza proclamó el Plan de Guadalupe. Con este documento, se inició la lucha contra el gobierno de Huerta.

Causas

El Plan de Guadalupe, proclamado por Venustiano Carranza, fue un documento eminentemente político. Con él, Carranza y los suyos pretendían eliminar cualquier pretensión de legitimidad que Victoriano Huerta pudiera reclamar.

Golpe de Estado de Huerta

La causa principal que dio lugar al Plan de Guadalupe fue la sublevación de Victoriano Huerta contra el gobierno legítimo de Francisco Madero. Nada más conocer el asesinato de este y de su vicepresidente Pino Suárez, muchos mexicanos comenzaron a llamar a Huerta con el sobrenombre de “El Usurpador”.

En todo el país, los protagonistas de la revolución contra Porfirio Díaz se negaron a reconocer al dictador y se declararon en rebelión. Lo mismo hicieron otras importantes figuras políticas y militares mexicanas.

Restitution del orden constitucional

Los historiadores señalan que otro de los motivos de Carranza para elaborar el Plan de Guadalupe fue su obsesión con el orden legal. Para él, era fundamental devolver a México a la senda de la legalidad, rota por el golpe de Huerta.

De acuerdo con las palabras del propio Carranza, las acciones de Huerta contravenían totalmente el espíritu de la Constitución de 1857.

Objetivos y puntos importantes

El Plan de Guadalupe estableció las bases del movimiento revolucionario en contra del gobierno de Huerta. En un principio, se trató solamente de un llamamiento a luchar contra el dictador, aunque Carranza lo uso después como excusa para su enfrentamiento con Villa y Zapata.

Además de Venustiano Carranza, los principales firmantes del Plan fueron Jacinto B. Treviño, Lucio Blanco, Cesáreo Castro y Alfredo Breceda.

Rechazo de la legitimidad de Huerta

El rechazo a la legitimidad del gobierno de Huerta era la base del documento. El Plan de Guadalupe, llamado así por haberse elaborado en la hacienda Guadalupe (Coahuila),  desconocía y repudiaba al dictador y lo acusaba de traidor.

Igualmente, declaraba ilegítimos a los poderes Legislativo y Judicial, así como a los gobiernos de los estados que reconocieran a Huerta.

Carranza como Jefe de la Revolución

El Plan también establecía que Victoriano Carranza ocupara el puesto de Jefe del Primer Ejército, bautizado como Constitucionalista.

Según el documento, una vez que lograra entrar en la capital y depuesto a Huerta, Carranza debía encargarse del Poder Ejecutivo de manera interina. Su único mandato sería convocar elecciones lo antes posible.

Restablecer el orden constitucional

Como se ha señalado anteriormente, el Plan de Guadalupe tenía un objetivo esencialmente político. Lo único que pretendía era restablecer el orden constitucional, deponiendo a Huerta y convocando elecciones.

A pesar de que algunos de los firmantes pretendieron introducir demandas sociales, Carranza no estuvo dispuesto. Según él, esto hubiera provocado tener que enfrentarse también con la Iglesia y con los hacendados, a quienes consideraba rivales más difíciles de derrotar que al propio Huerta.

Consecuencias

El Plan recibió el apoyo de muchos de los líderes de la Revolución mexicana. Pancho Villa, Emiliano Zapata o Álvaro Obregón pusieron sus hombres a disposición de Carranza. Con esta acumulación de fuerzas, la primera consecuencia del Plan fue el comienzo inmediato de la guerra.

Guerra contra Huerta

La sublevación contra Huerta se expandió rápidamente por todo el país. En solo cuatro meses, los revolucionarios controlaron todo México. Huerta, además, vio como uno de sus principales apoyos, el embajador estadounidense Wilson, era destituido de su cargo por la nueva administración de su país.

El enfrentamiento principal del conflicto se produjo el 28 de marzo de 1914, en Torreón. Allí, las tropas de Villa derrotaron a los huertistas.

Con esta batalla, la guerra quedó sentenciada a falta de tomar Zacatecas y entrar en la capital. Cuando cayó la primera de estas ciudades, Huerta tuvo que aceptar el triunfo del Plan de Guadalupe y su derrota.

El 14 de julio, el dictador huyó del país. Carranza es nombrado presidente en noviembre, aunque no entró en la capital hasta el 15 de agosto.

Convención Republicana

El triunfo frente al gobierno de Huerta no significó que la paz llegara al país. Carranza, con importantes discrepancias con Villa y Zapata, decidió convocar una Convención Republicana. Su intención era negociar las reformas que debían llevarse a cabo para reinstaurar el orden constitucional.

Carranza pensaba que iba a ser confirmado como presidente, pero los partidarios de Villa y Zapata lograron la mayoría para sustituirlo por Eulalio Gutiérrez Ortiz. Al no aceptar esa decisión, Carranza abandonó Ciudad de México y se dirigió a Veracruz para reagrupar sus tropas y enfrentarse a Villa y Zapata.

Adicciones al Plan de Guadalupe

Carranza volvió a recuperar el Plan de Guadalupe en su enfrentamiento con Villa y Zapata. Desde su base en Veracruz, el 12 de diciembre de 1914, añadió algunos puntos al documento original.

En estos nuevos puntos, señalaba que el país no estaba todavía pacificado por culpa de las acciones de Villa y que, por lo tanto, el Plan de Guadalupe mantenía su vigencia. En la práctica, esto significaba que él seguía siendo el jefe del ejército constitucional y el encargado del Poder Ejecutivo.

El 15 de septiembre de 1916, Carranza logró derrotar a Villa y Zapata. Restablecida la paz, volvió a reformar el Plan de Guadalupe para convocar un Congreso Constituyente que redactara una nueva Carta Magna.

Referencias

  1. Historia de México. Plan de guadalupe. Obtenido de independenciademexico.com.mx
  2. Gob.mx. El resultado del Plan de Guadalupe fue el triunfo de la Revolución y la promulgación de 1917. Obtenido de gob.mx
  3. Enriquez, Enrique A. Madero, Carranza y el Plan de Guadalupe. Recuperado de archivos.juridicas.unam.mx
  4. Encyclopedia of Latin American History and Culture. Plan Of Guadalupe. Obtenido de encyclopedia.com
  5. Latinamerican studies. Guadalupe Plan. Recuperado de latinamericanstudies.org
  6. The Editors of Encyclopaedia Britannica. Venustiano Carranza. Obtenido de britannica.com
  7. Smitha, Frank E. The Huerta Presidency and Civil War in 1914. Obtenido de fsmitha.com
COMPARTIR
Licenciado en Ciencias de la Información

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here