Era Mesozoica: características, subdivisiones, geología, especies

La Era Mesozoica fue la segunda era del Eón Fanerozoico. Inició hace 542 millones de años aproximadamente y culminó hace 66 millones de años. Ha sido estudiada en profundidad por los paleontólogos, ya que fue en esta era en la que vivieron los animales más conocidos de la antigüedad: los dinosaurios.

Así mismo, esta era guarda un misterio, cuyas causas los especialistas aún no han podido desentrañar: la extinción masiva de los dinosaurios. Durante la Era Mesozoica el planeta se hizo más habitable, tanto para plantas como para los animales, llegando incluso a tener características similares a las que tiene en la actualidad.

Representación de una escena de la Era Mesozoica. Fuente: Gerhard Boeggemann [CC BY-SA 2.5 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5)], via Wikimedia Commons

Características generales

Duración

La Era Mesozoica tuvo una duración aproximada de 185 millones de años distribuidos en tres períodos.

Intensa actividad tectónica

Durante esta era las placas tectónicas estuvieron muy activas. Tanto así que el supercontinente Pangea comenzó a separarse y formar los distintos continentes que se conocen hoy en día. Debido a esto se formaron los océanos actuales.

Dinosaurios

Aparecieron y se diversificaron los dinosaurios, los cuales tuvieron hegemonía durante todo el tiempo que duró la era. Aquí aparecieron los grandes dinosaurios herbívoros y los temibles depredadores como el Tiranosaurio rex y el velociraptor. Los dinosaurios dominaron tanto la tierra como el agua y el aire.

Proceso de extinción masiva

Al final del último período de la Era Mesozoica tuvo lugar un proceso de extinción masiva en el que desaparecieron los dinosaurios.

De acuerdo a los especialistas, las causas de esto pudieron haber sido varias. Las dos causas más probables fueron la caída de un meteorito en el sitio en el que hoy en día se encuentra la Península de Yucatán y la intensa actividad volcánica.

Hay muchos que consideran que ambas cosas pudieron suceder de manera simultánea. Lo que si es cierto es que las condiciones climáticas del planeta cambiaron significativamente al final del período Cretácico, lo que ocasionó que muy pocas especies de seres vivos que existían pudiesen adaptarse.

Divisiones

La Era Mesozoica se encontró dividida en tres períodos: Triásico, Jurásico y Cretácico.

Triásico

Fue la primera división de la era. Tuvo una duración aproximada de 50 millones de años. A su vez estuvo dividida en tres épocas: Triásico temprano, medio y tardío. Aquí aparecieron los primeros dinosaurios y la superficie terrestre se encontraba formando una única masa conocida como Pangea.

Jurásico

La segunda división de la era se conoció como la época de los dinosaurios. Duró aproximadamente 56 millones de años. Estuvo dividida en tres épocas: temprano, medio y tardío. Aquí aparecieron los grandes dinosaurios y a nivel geológico comenzó la separación de la Pangea.

Cretácico

Último período de la Era Mesozoica. Se extendió durante aproximadamente 79 millones de años, distribuidos en dos épocas: Cretácico inferior y Cretácico superior.

Fue la época en la que existieron los grandes depredadores terrestres como el famoso Tiranosaurio rex. Así mismo, aquí continuó la separación de la Pangea. Culminó con el proceso de extinción masiva más conocido del planeta, en el que se extinguieron los dinosaurios.

Geología

Durante la Era Mesozoica hubo una gran cantidad de cambios a nivel geológico. La actividad de las placas tectónicas fue muy intensa, lo que ocasionó la colisión y separación de algunas de ellas. Esto a su vez ocasionó un reordenamiento de las masas de agua que existían en aquel momento.

Actividad tectónica

Al iniciar la Era Mesozoica, todos los supercontinentes que habían existido en eras posteriores se encontraban formando una única masa de tierra, a la que los especialistas denominaron Pangea. A pesar de ser una masa unida, en la Pangea se distinguían dos zonas bien diferenciadas:

  • Laurasia: se ubicaba en el norte de la Pangea. Contenía los territorios que hoy corresponden a los continentes europeo y América del Norte.
  • Gondwana: como se observó durante las eras geológicas antiguas, era el trozo de tierra más grande. Estaba conformado por los territorios que corresponden en la actualidad a Africa, Australia, América del Sur, India y la península arábiga.

Así se encontraba la corteza terrestre al iniciar la era. Sin embargo, conforme fue avanzando el tiempo y producto de los roces de las placas tectónicas, se comenzó a separar el supercontinente Pangea. Esta separación se inició durante el primer período de esta era, el Triásico, y se acentuó más durante el Jurásico.

Configuración del planeta en el Triásico. Fuente: User:LennyWikidata [CC BY 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], via Wikimedia Commons

Producto de este primer fraccionamiento de la Pangea se separaron los dos supercontinentes mencionados con anterioridad: Gondwana al sur y Laurasia al norte.

La actividad tectónica más intensa se registró durante el último período de la era, el Cretácico. Fue en este período cuando Laurasia y Gondwana se separaron de tal manera que los trozos de tierra resultantes se asemejan en gran medida a los continentes que existen hoy en día.

Entre los cambios que experimentó al final del período el supercontinente Gondwana se pueden mencionar los siguientes: América del Sur se separó del continente africano, Australia se separó de la Antártida y comenzó a desplazarse más hacia el norte, la India se separó de Madagascar y se movió hacia el norte, en dirección al continente asiático.

Orogenia

Durante este período, desde el punto de vista orogénico, no hubo episodios relevantes, excepto quizás la formación de la cordillera de los Andes en el continente sudamericano, ocasionado por la actividad tectónica de las placas Sudamericana y la de Nazca.

Cambios a nivel de cuerpos de agua

A inicios del período, existían en el planeta solo 2 océanos: el Panthalassa, que era el más extenso y rodeaba a toda la Pangea, y el océano incipiente Tetis, que ocupaba un pequeño golfo en el extremo este de la Pangea.

Posteriormente, durante el período Jurásico, se vieron los primeros indicios de la formación del océano Atlántico. Para finales de la era ya se había formado el océano Pacífico, que era lo que es hoy en día, el océano más grande del planeta. El océano Índico también tuvo su génesis en la Era Mesozoica.

Al finalizar la Era Mesozoica, el planeta tenía una configuración muy similar a la que tiene hoy en día, en lo referente a los océanos y a las masas de tierra.

Actividad volcánica

A finales de la Era Mesozoica se registró una intensa actividad volcánica, específicamente en el período Cretácico, que fue el último.

De acuerdo a los registros fósiles y al análisis de los especialistas, en el área conocida como meseta del Decán, en la India, fue donde tuvo lugar esta actividad. Allí hay flujos de lava de esas erupciones.

Así mismo, de acuerdo a la información recabada, la magnitud de esas erupciones volcánicas fue tal que incluso la lava en ciertos lugares pudo alcanzar 1 milla de espesor. También se estima que pudo haber recorrido distancias tan largas como 200 mil kilómetros cuadrados.

Esas erupciones de gran magnitud trajeron consecuencias catastróficas para el planeta, tanto así que incluso se les menciona como una de las posibles causas del proceso de extinción que ocurrió al final del período Cretácico e inicios del Paleoceno (Era Cenozoica).

Emisión de gases y otros materiales

La actividad volcánica que se registró en esta era ocasionó que se emitieran hacia la atmósfera una gran cantidad de gases, como el dióxido de carbono (CO2), así como también mucho polvo, cenizas y escombros.

Este tipo de materiales, que se mantuvo en la atmósfera durante un tiempo prolongado, es capaz de reflejar la luz solar. Debido a esto, los rayos solares no pudieron llegar a la superficie terrestre.

Esto trajo como consecuencia una disminución considerable de la temperatura del planeta, el cual dejó de tener la calidez y humedad de las que disfrutó durante el Triásico, Jurásico y gran parte del Cretácico.

El planeta se convirtió en un lugar inhóspito que hizo muy difícil la supervivencia a las especies que existían, en especial a los dinosaurios.

Clima

El clima durante la Era Mesozoica varió en cada uno de los períodos que la conformaron. A pesar de esto, puede afirmarse que durante casi la totalidad de la era el clima fue cálido, con temperaturas elevadas.

Al inicio de la Era Mesozoica, el clima en el interior de la Pangea era bastante árido y seco. Esto era así gracias al tamaño inmenso de este supercontinente, lo que ocasionaba que gran parte de su tierra estuviera alejada del mar. Se sabe que en las áreas cercanas al mar el clima era algo más suave que en el interior.

Con el avance del tiempo y la entrada al período Jurásico, el nivel de los mares subió, lo que ocasionó un cambio en las condiciones climáticas. El clima se hizo húmedo y cálido, lo que favoreció la diversificación de plantas, originando que en ese período se desarrollaran gran cantidad de selvas y bosques en el interior de la Pangea.

Durante el último período Cretácico el clima continuó siendo bastante cálido. Tanto así que, de acuerdo a los registros fósiles, los polos no se encontraban cubiertos de hielo. Esto indica que las temperaturas en todo el planeta debieron ser más o menos uniformes.

Estas condiciones se mantuvieron así hasta el final de la era. Finalizando el período Cretácico, las temperaturas del planeta descendieron bastante, un promedio de 10 grados. Los científicos tienen varias hipótesis del por qué ocurrió esto.

Una de esas teorías plantea que la intensa actividad volcánica rodeó al planeta de una capa de gases y cenizas que impidieron la penetración de los rayos solares.

Vida

La Era Mesozoica se caracterizó por varios hitos en lo referente al desarrollo de la vida: en la parte botánica, aparecieron las primeras angiospermas (plantas con flores), y en la parte zoológica, la diversificación y predominio de los dinosaurios.

-Flora

Las formas de vida vegetales se diversificaron en gran medida durante la Era Mesozoica. Durante casi toda la era, el tipo de plantas que dominaron el paisaje fueron los helechos, que eran bastante abundantes (en especial en sitios húmedos), y las gimnospermas, que son plantas vasculares (con vasos conductores: xilema y floema) y además son productoras de semillas.

A finales de la era, específicamente en el período Cretácico, hicieron su aparición las plantas con flores, conocidas como angiospermas.

Angiospermas

Representan a las plantas más evolucionadas. A día de hoy son las que tienen la mayor cantidad de especies. Sin embargo, cuando aparecieron en el período Cretácico, se encontraban en mucha menor proporción que las gimnospermas.

La característica principal de estas plantas es que presentan sus semillas encerradas en una estructura conocida como ovario. Esto permite que esa semilla se desarrolle protegida de agentes externos que puedan dañarla. Este simple hecho constituye una enorme ventaja evolutiva en referencia a las gimnospermas.

En la Era Mesozoica estuvieron representadas por tres grupos: las coníferas, las benettitales y las cicadáceas.

Coníferas

Este tipo de plantas se caracterizan porque sus semillas se almacenan en unas estructuras que se conocen como conos. La mayoría de estas son monoicas, es decir, presentan las estructuras reproductoras masculinas y femeninas en el mismo individuo.

Sus troncos son leñosos y presentas hojas perennes. Muchos de los bosques que poblaron el planeta estaban conformados por coníferas.

Cicadáceas

Este grupo de plantas se caracterizan por tener troncos leñosos que no poseen ramas. Sus hojas se ubican en el extremo terminal y pueden alcanzar hasta los 3 metros de longitud.

Son plantas dioicas, lo que quiere decir que existían individuos que poseían las estructuras reproductoras femeninas e individuos que poseían las estructuras reproductoras masculinas. Sus semillas, recubiertas por un material de contextura carnosa, eran ovaladas.

Benettitales

Fueron un grupo de plantas que abundaron durante el período Jurásico de la Era Mesozoica. Se extinguieron a finales del Cretácico.

De este tipo de planta se identifican dos géneros principales, el Cycadeoidea y el Williamsonnia. Las primeras eran plantas de pequeño tamaño, sin ramificaciones, en tanto que los ejemplares del género Williamsonnia eran de gran altura (2 metros en promedio) y si presentaban ramificaciones. Eran plantas que se asemejaban mucho a las cicadáceas, por lo que hasta hace poco se consideraba que pertenecían a este género.

-Fauna

La fauna de la era Mesozoica estuvo dominada por reptiles, principalmente a partir del período Jurásico, y hasta la extinción de finales del Cretácico los dinosaurios fueron el grupo dominante.

No solo en el hábitat terrestre, sino en el marino y el aéreo. Así mismo, en el Jurásico aparecieron las primeras aves y los primeros mamíferos placentarios.

Vertebrados aéreos

Los cielos de la Era Mesozoica estuvieron surcados por una gran cantidad de representantes del grupo de los reptiles. Pudieron adquirir la capacidad de volar gracias a que desarrollaron una especie de membrana que se extendía entre los dedos de sus extremidades delanteras o traseras.

Pterosaurios

Dominaron los cielos durante toda la Era Mesozoica. Aparecieron en el período Triásico y se extinguieron en el proceso de extinción masiva de finales del Cretácico.

Su característica principal eran sus alas, que eran una membrana que se extendía desde el tronco hasta los dedos. Esto les permitió en primer lugar planear y después aprender a volar.

Eran organismos ovíparos, es decir, se reproducían a través de huevos que se desarrollaban fuera del cuerpo de la madre. Así mismo, al contrario a lo que podría pensarse, su cuerpo se encontraba cubierto de pelo.

Su tamaño podía variar; los hubo tan pequeños como un gorrión, hasta muy grandes como el Quetzalcoatlus (cuyas alas tenían una envergadura aproximada de 15 metros)

En lo referente a sus hábitos alimenticios, eran carnívoros. Se alimentaban de otros animales más pequeños, como insectos o incluso peces.

Vertebrados terrestres

En los hábitats terrestres, los animales predominantes fueron los dinosaurios. Los hubo tan pequeños que no alcanzaban el metro de altura, hasta los inmensos herbívoros del Jurásico. Así mismo, algunos eran carnívoros, en tanto que otros se alimentaban de plantas.

En cada uno de los períodos que conformaron a la Era Mesozoica hubo dinosaurios característicos y dominantes.

Período Triásico

Entre los dinosaurios que dominaron este período se pueden mencionar:

  • Cinodontes: se cree que este grupo es antepasado de los modernos mamíferos. Entre estos, el género más representativo fue el Cynognathus. Este era de pequeño tamaño, pudiendo alcanzar hasta 1 metro de longitud. Era cuadrúpedo, siendo sus patas cortas. Eran carnívoros, por lo que sus dientes estaban diseñados para cortar y desgarrar la carne de sus presas.
  • Dicinodontes: este grupo de dinosaurios también están relacionados con los mamíferos primitivos. Evolutivamente estaban conectados a los cinodontes. Eran de cuerpo macizo, de huesos cortos. Sus dientes eran pequeños y presentaban además una estructura análoga a un pico, capaz de cortar. En lo referente al tipo de alimentación, eran herbívoros.
Período Jurásico

Durante este período predominaron los grandes dinosaurios herbívoros y carnívoros que se han hecho tan famosos a través de los dibujos animados y las películas de dinosaurios. Algunos de ellos fueron:

  • Braquiosaurio: fue uno de los dinosaurios de mayor tamaño que han existido jamás. Según estimaciones, su peso pudo rondar las 35 toneladas y unos 27 metros de longitud. Era cuadrúpedo y se caracterizaba el por cuello extremadamente largo.
  • Estegosaurio: este era un dinosaurio cuyo cuerpo se encontraba totalmente blindado y protegido. Su lomo se encontraba recubierto por una especie de placas óseas a modo de protección y su cola presentaba púas que podían medir hasta más de 60 centímetros. Podían alcanzar un peso de hasta 2 toneladas y longitudes superiores a los 7 metros. También era herbívoro.
  • Alosaurio: fue uno de los grandes carnívoros que habitó durante el Jurásico. De acuerdo a fósiles recolectados, podía pesar más de 2 toneladas y llegar a medir más de 10 metros de longitud.
Representación de un estegosaurio. Fuente: Charles R. Knight [Public domain]
Período Cretácico

Los dinosaurios que existieron aquí también han sido muy reconocidos gracias a su aparición en películas y dibujos animados. A continuación se mencionan algunos:

  • Ceratópsidos: a este grupo perteneció el famoso Triceraptops. Eran cuadrúpedos y su característica principal era la forma de su cabeza, que presentaba un ensanchamiento bastante notorio, además de los cuernos que poseía. Podía alcanzar un peso superior a las 6 toneladas.
  • Terópodos: los dinosaurios pertenecientes a este grupo fueron los grandes depredadores de la época. A este grupo pertenecieron el Tiranosaurio Rex y el Velociraptor. Eran bípedos y presentaban unas extremidades superiores muy poco desarrolladas. Sus dientes eran extremadamente filosos, dispuestos para desgarrar la carne de sus presas.

Vertebrados acuáticos

La vida en los mares también fue bastante diversa durante la Era Mesozoica. Durante el Triásico no hubo tantos vertebrados como en el Jurásico o el Cretácico. A continuación se mencionan algunos:

  • Notosaurio: fue de los primeros reptiles acuáticos. Fueron grandes depredadores de peces, gracias a los dientes afilados que poseían. Presentaba cuatro extremidades y un cuello bastante largo. Se cree que podían existir también en hábitats terrestres cercanos a los mares.
  • Mosasaurios: estos se encontraban perfectamente adaptados a la vida marina. Sus extremidades se modificaron para formar aletas que les permitían desplazarse cómodamente por el agua. Así mismo, tenían una aleta dorsal. Eran depredadores temibles.
  • Ictiosaurio: fue uno de los animales marinos de mayor envergadura en cuanto a tamaño, ya que podía llegar a medir hasta 20 metros de longitud. Entre sus características distintivas estaba su hocico alargado y dentado.

Invertebrados

El grupo de los animales invertebrados también experimentó cierta diversificación durante la Era Mesozoica. Entre los filos que más se destacaron se pueden mencionar los moluscos, siendo representados por gasterópodos, cefalópodos y bivalvos. Existen abundantes registros fósiles de la existencia de estos.

Así mismo, en los ambientes marinos el grupo de los equinodermos también fue otro filo que prosperó, en especial las estrellas y los erizos de mar.

Por otra parte, los artrópodos también tuvieron su representación en esta era. Hubo algunos crustáceos, en especial cangrejos, así como también mariposas, saltamontes y avispas.

Aquí es importante mencionar que el surgimiento y desarrollo de las plantas angiospermas estuvo ligado al desarrollo de ciertos artrópodos que, como es bien sabido, tienen participación importante en el proceso de polinización.

Referencias

  1. Diéguez, C. (2004). Flora y vegetación durante el Jurásico y Cretácico. Monografía Jardín Botánico de Córdova. 11. 53-62
  2. Fastovsky, D. E., y Weishampel, D. B. (1996). The evolution and extinction of the dinosaurs. In The evolution and extinction of the dinosaurs Cambridge University Press.
  3. Haines, Tim (2000) Walking with Dinosaurs: A Natural History, Nueva York: Dorling Kindersley Publishing, Inc., p. 65
  4. Lane, G. y William A. (1999). Life of the Past. 4th ed. Englewood, NJ: Prentice Hall
  5. Stanley, S. (1999). Earth System History. New York: W.H. Freeman and Company.
COMPARTIR
Licenciada en Educación, mención Biología con Maestría en Enseñanza de la Biología

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here