Esquizofrenia: Síntomas, Causas, Tratamiento

La esquizofrenia es un síndrome que puede afectar al pensamiento, percepción, habla y movimiento de la persona afectada.

Afecta a casi todas las áreas de la vida de la persona; familia, empleo, formación, salud, relaciones personales…

esquizofrenia

1-Historia de la esquizofrenia

En 1809, John Haslam describía en Madness and Melancholy una forma de demencia de la siguiente manera:

Preceden un grado de seriedad e inactividad aparentes, junto con una disminución de la curiosidad ordinaria que concierne a lo que está sucediendo delante de ellos… La sensibilidad parece estar particularmente embotada; no conceden el mismo afecto a sus padres y a sus relaciones…

Casi en la misma época Philippe Pinel -médico francés- escribió sobre las personas que más adelante se conocerían como esquizofrénicas. Cincuenta años después Benedict Morel usó el término démence précoce (pérdida precoz de la mente).

A finales del siglo XIX, Emil Kraepelin -psiquiatra alemán- estableció la descripción y clasificación de la esquizofrenia.

En 1908 Eugen Bleuler -psiquiatra suizo- introdujo el término esquizofrenia, considerando el pensamiento como el problema principal.

El término “esquizofrenia” viene de las palabras griegas “esquizo” (escisión) y “fren” (mente). Refleja la opinión de Bleuler de que se da una escisión asociativa entre las áreas de la personalidad.

2-Síntomas de la esquizofrenia

hombre con esquizofrenia

Los síntomas de la esquizofrenia se dividen en tres categorías: síntomas positivos, síntomas negativos y síntomas desorganizados.

Síntomas positivos

Las personas con síntomas positivos pierden el contacto con la realidad y sus síntomas aparecen y desaparecen. A veces son severos y otras veces a penas se notan, dependiendo de si la persona recibe tratamiento.

Incluyen:

  • Delirios: son creencias que no forman parte de la cultura o sociedad de la persona.

Por ejemplo, un delirio común de quienes tienen esquizofrenia es el de persecución, es decir, la creencia de que los demás están intentando atraparle.

Otros delirios son el de Cotard (una parte del cuerpo ha cambiado o creer estar muerto) y el de Capgras (haber sido reemplazado por un doble).

  • Alucinaciones: son experiencias sensoriales sin estímulos. La persona puede ver, oler, escuchar o sentir cosas que nadie más puede.

El tipo más común de alucinación en la esquizofrenia es la auditiva. El afectado puede escuchar voces que cree que son de otras personas y que les ordenan, avisan o comentan su comportamiento. A veces las voces se hablan entre ellas.

Estudios con tomografía computerizada de emisión de positrones han confirmado que los esquizofrénicos no escuchan la voz de otros, sino su propio pensamiento o voz y no pueden reconocer la diferencia (la parte más activa del cerebro durante las alucinaciones es el área de Broca, asociada con la producción verbal).

Otros tipos de alucinaciones incluyen ver personas u objetos, oler olores y sentir dedos invisibles que tocan el cuerpo.

Síntomas negativos

Los síntomas negativos indican ausencia o falta de comportamiento normal. Están asociados con las interrupciones de las emociones y los comportamientos normales.

Las personas con síntomas negativos suelen necesitar ayuda para realizar tareas diarias. Suelen descuidar la higiene básica y pueden parecer perezosos o incapaces de ayudarse a si mismos.

Incluyen:

  • Apatía: incapacidad de iniciar y persistir en las actividades. Poco interés en realizar actividades diarias básicas, como la higiene personal.
  • Alogia: ausencia relativa de habla y responder a preguntas con respuestas muy breves. Poco interés en mantener conversaciones.
  • Anhedonia: falta de placer e indiferencia por actividades que se consideran placenteras como comer, tener relaciones sexuales o interactuar socialmente.
  • Afectividad plana: expresión ausente, habla apagada y monótona, sin reacción externa a situaciones emocionales.

Síntomas desorganizados

  • Habla desorganizada: saltar de un tema a otro, hablar de manera ilógica, respuestas tangenciales (andarse por las ramas).
  • Afecto inapropiado: reír o llorar en momentos inadecuados,
  • Conducta desorganizada: comportarse de forma rara en público, acumular objetos, catatonia (de la agitación desenfrenada a la inmovilidad), flexibilidad cérea (mantener el cuerpo y extremidades en la posición en las que alguien los coloca).

En este artículo puedes conocer las principales consecuencias de la esquizofrenia en la salud, familia y sociedad.

3-Subtipos de esquizofrenia

  • Paranoide: se caracteriza por delirios y alucinaciones, mateniéndose el afecto y pensamiento intactos. Los delirios y alucinaciones suelen basarse en un tema, como las persecuciones o grandeza.
  • Desorganizada: problemas en el habla y en el comportamiento, con afecto plano o inapropiado. Si existen alucinaciones o delirios no se suelen organizar en un tema central. Las personas afectadas con este tipo suelen dar signos tempranos del trastorno.
  • Catatónico: posturas rígidas, flexibilidad cérea, hacer actividades en exceso, amaneramientos extraños con cuerpo y cara, muecas, repetición de palabras (ecolalia), repetición de los demás (ecopraxia).
  • Indiferenciada: personas con síntomas principales de la esquizofrenia sin satisfacer los criterios de paranoide, desorganizada o catatónica.
  • Residual: personas que han tenido al menos un episodio sin mantener los síntomas principales. Se pueden mantener síntomas residuales como creencias negativas, ideas raras (no delirantes), retraimiento social, inactividad, pensamientos extraños y afecto plano.

4-Causas de la esquizofrenia

La esquizofrenia es causada principalmente por factores genéticos y ambientales.

Factores genéticos

Se da en familias, ocurriendo en el 10% de las personas que tienen familiares con el trastorno (padres o hermanos). Las personas que tienen familiares de segundo grado también desarrollan la esquizofrenia más frecuentemente que la población general.

Si un padre esta afectado, el riesgo es de aproximadamente 13% y si ambos están afectados el riesgo es del 50%.

Es probable que estén involucrados muchos genes, cada uno aportando un pequeños efecto.

Factores ambientales

Los factores ambientales que están asociados al desarrollo de la esquizofrenia incluyen el ambiente en el que se vive, abuso de drogas y estresores prenatales.

El estilo paterno de educación parece que no tiene efecto, aunque los padres democráticos parecen ser mejores que los críticos u hostiles.

El trauma en la infancia, muerte de padres o abuso escolar (bullying) incrementan el riesgo de desarrollar psicosis.

Por otra parte, se ha encontrado que vivir en un ambiente urbano durante la infancia o como adulto incrementa por dos el riesgo.

Otros factores que juegan un papel son el aislamiento social, discriminación racial, problemas familiares, desempleo y pobres condiciones en el hogar.

Abuso de sustancias

Se calcula que la mitad de personas con personas con esquizofrenia usan alcohol o drogas de forma excesiva.

El uso de cocaína, anfetaminas y en menor grado el alcohol, pueden resultar en psicosis parecida a la esquizofrenia.

Además, aunque no se considera como una causa de la enfermedad, las personas con esquizofrenia usan nicotina  más que la población general.

El abuso de alcohol puede provocar ocasionalmente el desarrollo de una psicosis indicuda por abuso crónico de sustancias.

Una proporción significativa de personas con esquizofrenia usan cannabis para afrontar sus síntomas. Aunque el cannabis puede ser un factor que contribuye a la esquizofrenia, no puede provocarla por si solo.

La exposición temprana del cerebro en desarrollo incrementa el riesgo de desarrollar esquizofrenia, aunque el desarrollo puede requerir la presencia de ciertos genes en la persona.

Factores de desarrollo

Hipoxia, infecciones, estrés o malnutrición durante el desarrollo fetal pueden aumentar las probabilidades de desarrollar esquizofrenia.

Las personas con esquizofrenia tienen más probabilidades de haber nacido en primavera o invierno (al menos en el hemisferio norte), lo cual puede ser resultado de la mayor exposición a virus en el útero.

Mecanismos cerebrales

Mecanismos psicológicos

Se han identificado errores cognitivos en las personas diagnosticadas con esquizofrenia, especialmente cuando se encuentran bajo estrés o en situaciones confusas.

Las investigaciones recientes indican que los pacientes esquizofrénicos pueden ser altamente sensibles a situaciones estresantes. Alguna evidencia sugiere que el contenido de creencias delirantes y de experiencias psicóticas pueden reflejar causas emocionales del trastorno y que la forma en que la persona interpreta esas experiencias puede influenciar en la sintomatología.

Mecanismos neuronales

La esquizofrenia se asocia con pequeñas diferencias cerebrales, encontradas en el 40 a 50% de los casos, y en la química cerebral durante estados psicóticos.

Estudios que usan tecnologías de imagen cerebral como imagen por resonancia magnética (IRM) o tomografía por emisión de positrones (PET) han mostrado que las diferencias se suelen encontrar en los lóbulos frontales, hipocampo y lóbulos temporales.

También se ha encontrado reducción del volumen cerebral en áreas del cortex frontal y en los lóbulos temporales. No se conoce con exactitud si estos cambios de volumen son progresivos o son previos a la aparición del trastorno.

Se ha prestado especial atención a la función de la dopamina en la vía mesolímbica del cerebro.

Esta hipótesis propone que la esquizofrenia es causada por la activación excesiva de los receptores D2.

También se ha centrado interés en el glutamato y su función reducida en el receptor NMDA en la esquizofrenia. 

La función reducida del glutamato se asocia con pobres resultados en pruebas que requieren el uso del lóbulo frontal y del hipocampo. Además, el glutamato puede afectar a la función de la dopamina.

5-Diagnóstico

El diagnóstico de la esquizofrenia se hace a partir de una evaluación psiquiátrica, historial médico, examen físico y pruebas de laboratorio.

  • Evaluación psiquiátrica: estudio de síntomas, historial psiquiátrico e historial familiar de trastornos mentales.
  • Historial médico y examen: conocer el historia de salud familiar y completar un examen físico para descartar problemas físicos que causen el problema.
  • Pruebas de laboratorio: no hay pruebas de laboratorio que diagnostiquen esquizofrenia, aunque pruebas de sangre u orina pueden descartar otras condiciones médicas. Además, se pueden realizar estudios de imagen como IRM.

Criterios diagnósticos según el DSM-IV

A. Síntomas característicos: Dos (o más) de los siguientes, cada uno de ellos presente durante una parte significativa de un período de 1 mes (o menos si ha sido tratado con éxito):

  1. ideas delirantes
  2. alucinaciones
  3. lenguaje desorganizado (p. ej., descarrilamiento frecuente o incoherencia)
  4. comportamiento catatónico o gravemente desorganizado
  5. síntomas negativos, por ejemplo, aplanamiento afectivo, alogia o abulia

Nota: Sólo se requiere un síntoma del Criterio A si las ideas delirantes son extrañas, o si las ideas delirantes consisten en una voz que comenta continuamente los pensamientos o el comportamiento del sujeto, o si dos o más voces conversan entre ellas.

B. Disfunción social/laboral: Durante una parte singnificativa del tiempo desde el inicio de la alteración, una o más áreas importantes de actividad, como son el trabajo, las relaciones interpersonales o el cuidado de uno mismo, están claramente por debajo del nivel previo al inicio del trastorno (o, cuando el inicio es en la infancia o adolescencia, fracaso en cuanto a alcanzar el nivel esperable de rendimiento interpersonal, académico o laboral).

C. Duración: Persisten signos continuos de la alteración durante al menos 6 meses. Este período de 6 meses debe incluir al menos 1 mes de síntomas que cumplan el Criterio A (o menos si se ha tratado con éxito) y puede incluir los períodos de síntomas prodrómicos y residuales. Durante estos períodos prodrómicos o residuales, los signos de la alteración pueden manifestarse sólo por síntomas negativos o por dos o más síntomas de la lista del Criterio A, presentes de forma atenuada (p. ej., creencias raras, experiencias perceptivas no habituales).

D. Exclusión de los trastornos esquizoafectivo y del estado de ánimo: El trastorno esquizoafectivo y el trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos se han descartado debido a: 1) no ha habido ningún episodio depresivo mayor, maníaco o mixto concurrente con los síntomas de la fase activa; o 2) si los episodios de alteración anímica han aparecido durante los síntomas de la fase activa, su duración total ha sido breve en relación con la duración de los períodos activo y residual.

E. Exclusión de consumo de sustancias y de enfermedad médica: El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., una droga de abuso, un medicamento) o de una enfermedad médica.

F. Relación con un trastorno generalizado del desarrollo: Si hay historia de trastorno autista o de otro trastorno generalizado del desarrollo, el diagnóstico adicional de esquizofrenia sólo se realizará si las ideas delirantes o las alucinaciones también se mantienen durante al menos 1 mes (o menos si se han tratado con éxito).

Clasificación del curso longitudinal:

Episódico con síntomas residuales interepisódicos (los episodios están determinados por la reaparición de síntomas psicóticos destacados): especificar también si: con síntomas negativos acusados
Episódico sin síntomas residuales interepisódicos: Continuo (existencia de claros síntomas psicóticos a lo largo del período de observación): especificar también si: con síntomas negativos acusados
Episodio único en remisión parcial: especificar también si: con síntomas negativos acusados
Episodio único en remisión total
Otro patrón o no especificado
Menos de 1 año desde el inicio de los primeros síntomas de fase activa

Diagnóstico diferencial

Los síntomas psicóticos pueden presentarse en otros trastornos mentales como:

Los delirios están también en el trastorno delirante y el aislamiento social esta en la fobia social, en el trastorno de la personalidad por evitación y en el trastorno esquizotípico de la personalidad.

El trastorno esquizotípico de la personalidad tiene síntomas que son parecidos pero menos severos que los de la esquizofrenia. 

La esquizofrenia ocurre junto al trastorno obsesivo compulsivo de forma más frecuente que lo que podría ser explicado por la casualidad, aunque puede ser complicado distinguir las obsesiones que ocurren en el TOC de los delirios de la esquizofrenia.

Algunas personas que dejan las benzodiacepinas experimentan un síndrome de abstinencia grave que puede durar bastante tiempo y que se puede confundir con esquizofrenia.

Un examen médico y neurológico puede necesitarse para descartar otras enfermedades médicas que pueden producir síntomas psicóticos parecidos a los de la esquizofrenia:

6-Tratamiento

La esquizofrenia requiere tratamiento a largo plazo, incluso cuando los síntomas han desaparecido. 

El tratamiento con medicación y terapia psicosocial puede controlar el trastorno y durante los periodos de crisis o de síntomas graves, la hospitalización puede ser necesaria para asegurar la nutrición adecuada, seguridad, higiene y sueño adecuado.

Normalmente el tratamiento lo guía un psiquiatra, pudiendo incluir el equipo a psicólogos, trabajadores sociales o enfermeros.

Medicación

Los fármacos antipsicóticos son las drogas más comúnmente prescritas para tratar la esquizofrenia. Se piensa que controlan los síntomas afectando a los neutrotransmisores dopamina y serotonina.

La voluntad de cooperar con el tratamiento puede afectar a la medicación usada. Alguien que es resistente a tomar medicación pueden necesitar inyecciones en lugar de pastillas. Alguien que se agita puede necesitar ser tranquilizado inicialmente con una benzodiacepina como lorazepam, la cual puede ser combinada con un antipsicótico.

Antipsicóticos atípicos

Estos fármacos de segunda generación se prefieren generalmente porque poseen menor riesgo de desarrollar efectos secundarios que los antipsicóticos convencionales.

En general, la meta del tratamiento con antipsicóticos es controlar efectivamente los síntomas con la mínima dosis posible.

Incluyen:

  • Aripiprazol.
  • Asenapina.
  • Clozapina.
  • Iloperidona.
  • Lurasidona.
  • Olanzapina.
  • Paliperidona.
  • Quetiapina.
  • Risperidona.
  • Ziprasidona.

Los antipsicóticos atípicos pueden tener efectos secundarios como:

  • Pérdida de motivación.
  • Somnolencia.
  • Nerviosismo.
  • Ganancia de peso.
  • Disfunciones sexuales.
Antipsicóticos convencionales

Esta primera generación de fármacos antipsicóticos tienen frecuentes efectos secundarios, incluyendo la posibilidad de desarrollar diskinesia (movimientos anormales y voluntarios).

Incluyen:

  • Chlorpromazina.
  • Fluphenazina
  • Haloperidol.
  • Perphenazina.

Tratamiento psicosocial

Cuando se controla la psicosis, es importante proceder con intervenciones psicosociales y sociales, además de continuar con la medicación.

Pueden ser:

  • Terapia cognitiva-conductual: se centra en cambiar patrones de pensamiento y comportamiento y en aprender a enfrentarse al estrés e identificar síntomas tempranos de recaída.
  • Entrenamiento en habilidades sociales: mejorar la comunicación e interacciones sociales.
  • Terapia familiar: apoyo y educación a las familias para tratar con la esquizofrenia.
  • Rehabilitación vocacional y apoyo para el empleo: ayudar a personas con esquizofrenia a prepararse para encontrar empleo.
  • Grupos de apoyo: las personas en estos grupos saben que otras personas enfrentan sus mismos problemas, lo cual hace que se sientan menos aislados socialmente.

7-Pronóstico

La esquizofrenia supone un gran coste humano y económico.

Resulta en una disminución de la esperanza de vida de 10-15 años. Esto se debe especialmente a su asociación con la obesidad, dieta pobre, estilo de vida sedentario, fumar y una mayor tasa de suicidios.

Se trata de una causa muy importante de discapacidad. La psicosis se considera la tercera condición más discapacitante, después de la cuadriplejia y demencia y por delante de la paraplejia y la ceguera.

Aproximadamente tres de cada cuatro personas de las personas esquizofrénicas tienen discapacidad permanente con recaídas y 16.7 millones personas globalmente tienen discapacidad moderada o severa.

Algunas personas se recuperan completamente y otras logran funcionar adecuadamente en la sociedad. Sin embargo, la mayoría viven independientemente junto al apoyo comunitario.

Un análisis reciente estima que hay una tasa de suicidio en la esquizofrenia del 4,9%, ocurriendo más a menudo en el periodo que sigue al primer internamiento en el hospital. Factores de riesgo incluyen género, depresión y alto coeficiente intelectual.

El consumo de tabaco es especialmente alto en las personas diagnosticadas con esquizofrenia, con estimaciones que van del 80 al 90%, comparado con el 20% de la población general.

8-Epidemiología

La esquizofrenia afecta aproximadamente al 0.3-0.7% de las personas en algún punto de sus vidas; 24 millones de personas (aprox.) en todo el mundo.
Ocurre más frecuentemente en hombres que en mujeres y normalmente aparece antes en los hombres; la media de edad de aparición en hombres es de 25 años y en mujeres de 27 años. La aparición en la infancia es más rara.

Las personas con esquizofrenia tienen entre 2 y 2,5 veces más probabilidades de morir a una edad temprana que el conjunto de la población. Esto se debe por lo general a enfermedades físicas, como enfermedades cardiovasculares, metabólicas e infecciosas.

9-Complicaciones

No tratar la esquizofrenia puede dar lugar a problemas emocionales, comportamentales, de salud  o incluso financieros.

Puede ser:

  • Suicidio.
  • Cualquier tipo de autolesión.
  • Depresión.
  • Abuso de alcohol, drogas o fármacos.
  • Pobreza.
  • Quedarse sin hogar.
  • Conflictos familiares.
  • Incapacidad para ir al trabajo.
  • Aislamiento social.
  • Problemas de salud.

10-Factores de riesgo

Algunos factores parecen incrementar el riesgo de desarrollar esquizofrenia:

  • Tener familiares con la enfermedad.
  • Exposición a virus, toxinas o malnutrición prenatal (especialmente en el tercer y segundo semestres).
  • Enfermedades autoinmunes.
  • Edad mayor del padre.
  • Tomar drogas a edades tempranas.

11-Consejos para pacientes

Recibir un diagnóstico de esquizofrenia puede ser muy doloroso, aunque con el correcto tratamiento puedes llevar una buena vida.

El diagnóstico temprano puede prevenir las complicaciones y mejorar las probabilidades de recuperación.

Con el correcto tratamiento y apoyo, muchas personas son capaces de reducir sus síntomas, vivir y trabajar independientemente, construir relaciones satisfactorias y disfrutar de la vida.

La recuperación es un proceso a largo plazo, siempre habrá nuevos desafíos que enfrentar. Por tanto, tienes que aprender a manejar tus síntomas, desarrollar el apoyo que necesitas y crear una vida con un propósito.

Un tratamiento completo incluye medicación con apoyos comunitarios y terapia, y pretende reducir síntomas, prevenir episodios psicóticos futuros y reestablecer tu capacidad para llevar una buena vida.

Hechos para animarte:

  • La esquizofrenia es tratable: aunque actualmente no hay cura , se puede tratar y controlar. 
  • Puedes llevar una buena vida: la mayoría de personas que llevan un tratamiento adecuado son capaces de tener buenas relaciones personales, trabajar o realizar actividades de ocio.

A continuación te comento algunos consejos que te pueden ayudar a controlar mejor la enfermedad:

1-Muestra interés por el tratamiento

Si piensas que tienes síntomas de esquizofrenia, busca ayuda de un profesional cuanto antes.

Recibir un diagnóstico adecuado no siempre es sencillo, ya que los síntomas se pueden confundir con otro trastorno mental o condición médica.

Es mejor acudir a un psiquiatra con experiencia en el tratamiento de la esquizofrenia. Cuanto antes comiences a tratarla, más probabilidades tienes de controlarla y de mejorar.

Para aprovecharte al máximo de un tratamiento es importante educarte a ti mismo sobre la enfermedad, comunicarte con doctores y terapeutas, adoptar un estilo de vida sano, tener un fuerte sistema de apoyo y ser constante con el tratamiento.

Si eres un participante activo en tu propio tratamiento, la recuperación será mejor. Además, tu actitud será importante:

  • Comunícate con tu doctor: coméntale tus mejoras, inquietudes, problemas y asegúrate de tomar las dosis adecuadas de medicación.
  • No caigas en el estigma de la esquizofrenia: muchos miedos sobre esta enfermedad no se basan en la realidad. Es importante que te la tomes en serio, pero no creer que no puedes mejorar. Acércate a personas que te traten bien y sean positivas.
  • Establece un tratamiento integral: la medicación no es suficiente. La terapia cognitiva-conductual te puede ayudar con las creencias irracionales.
  • Establece metas vitales: puedes seguir trabajando, tener relaciones personales o realizar actividades de ocio. Es importante que establezcas metas importantes para ti.

2-Construye apoyo social

El apoyo social es muy importante para tener un buen pronóstico, especialmente el apoyo de amigos y familia.

  • Usa servicios sociales: pregunta a tu doctor por los servicios comunitarios que existen en tu ciudad o localidad.
  • Confía en amigos y familia: tus amigos cercanos y familia te pueden ayudar con el tratamiento, mantener bajo control tus síntomas y funcionar bien en tu comunidad.

Es importante que tengas un lugar estable en el que vivir. Los estudios muestran que es mejor que las personas con esquizofrenia estén rodeadas de personas que muestren apoyo.

Vivir con tu familia es una buena opción si conocen bien la enfermedad, muestran apoyo y están dispuestos a ayudar.

Sin embargo, tu interés es lo más importante; seguir tu tratamiento, evitar drogas o alcohol y usar servicios de apoyo.

3-Construye un estilo de vida sano

El curso que sigue la esquizofrenia es diferente para cada persona, sin embargo siempre puedes mejorar tu situación con hábitos que construyan un estilo de vida sano.

  • Controlar el estrés: el estrés puede desencadenar la psicosis y empeorar los síntomas. No hagas más de lo que puedas, establece tus límites en el hogar o en tu formación.
  • Duerme lo suficiente: aunque las personas con esquizofrenia pueden tener problemas con el sueño, cambios en el estilo de vida pueden ayudar (hacer ejercicio, evitar cafeína, establecer rutinas de sueño…).
  • Evita drogas y alcohol: el abuso de sustancias complica la esquizofrenia. 
  • Haz ejercicio regular: algunos estudios indican que hacer ejercicio regular pueden ayudar a reducir los síntomas de la esquizofrenia, además de sus beneficios a nivel mental y físico. Intenta realizar al menos 30 minutos de ejercicio físico al día.
  • Encuentra actividades importantes: si no puedes trabajar, encuentra actividades que te supongan un propósito y que te agraden.

12-Consejos para familiares

El amor y apoyo de la familia son importantes para la recuperación y tratamiento de una persona con esquizofrenia.

Si algún familiar o amigo tiene esta enfermedad, puedes ayudarle mucho al intentar buscar tratamiento, afrontar los síntomas y como apoyo social.

Aunque tratar con una persona esquizofrénica puede ser duro, no tienes que hacerlo solo. Puedes apoyarte en otras personas o usar servicios comunitarios.

Para tratar adecuadamente con la esqzuizofrenia de un familiar es importante:

  • Ser realista sobre lo que se espera del enfermo y de uno mismo.
  • Aceptar la enfermedad y sus dificultades.
  • Mantener el sentido del humor.
  • Educarse: aprender sobre la enfermedad y su tratamiento te permitirá tomar decisiones.
  • Reducir el estrés: el estrés puede empeorar los síntomas, por lo que es importante que el familiar afectado se encuentre en un ambiente con apoyos y recursos.

A continuación se mencionan algunos consejos que te ayudarán a llevar mejor la situación:

1-Cuidar de ti mismo

Es importante que cuides de tus propias necesidades y encuentres nuevas formas de afrontar los desafíos con los que te encuentras.

Al igual que tu familiar, tú también necesitas comprensión, ánimo y ayuda. De esta manera estarás en una mejor posición para ayudar a tu familiar o amigo.

  • Acude a un grupo de apoyo: conocer otras personas en tu situación te proveerán experiencias, consejos, información y tendrás menos sensación de aislamiento.
  • Tener tiempo libre: establece tiempo cada día para poder disfrutar de las actividades que te gustan.
  • Cuida de tu salud: duerme lo suficiente, haz ejercicio, lleva una dieta equilibrada…
  • Cultiva otras relaciones: mantener relaciones familiares y amigos será un importante apoyo para afrontar la situación.

2-Apoya el tratamiento

La mejor forma de ayudar a un familiar con esquizofrenia es conseguir que comience el tratamiento y ayudarle a mantenerlo.

Para las personas con esta enfermedad, los delirios o alucinaciones son reales, por lo que no creen necesitar tratamiento.

La intervención temprana marca la diferencia en el curso de la enfermedad. Por tanto, intenta buscar cuanto antes un buen doctor.

Por otra parte, en lugar de hacer todo por tu familiar, anímale a que cuide de si mismo y fomenta su autoestima.

Es importante que tu familiar tenga voz en su propio tratamiento, para que se sienta respetado y motivado para seguir con constancia.

3-Controla la medicación

  • Vigila los efectos secundarios: muchas personas dejan la medicación debido a los efectos secundarios. Comunica a tu doctor la aparición de cualquier efecto secundario en tu familiar, para que pueda reducir la dosis, cambiar de fármaco o añadir otro.
  • Anima a tu familiar a que tome la medicación regularmente: incluso cuando están controlados los efectos secundarios algunas personas se niegan a tomar fármacos. Esto se puede deber a una falta de consciencia de enfermedad. Además, pueden ocurrir olvidos, lo cual se puede solucionar con calendarios o cajas de pastillas semanales.
  • Cuidado con las interacciones farmacológicas: los antipsicóticos pueden provocar efectos displacenteros o efectos secundarios al combinarse con otras sustancias, fármacos, vitaminas o hierbas. Proporciona al doctor una lista completa de las drogas, fármacos o suplementos que esta tomando tu familiar. Mezclar alcohol o drogas con la medicación es muy peligroso.
  • Vigila el progreso: informa al doctor sobre los cambios en el estado de ánimo, comportamiento y otros síntomas de tu familiar. Un diario es una buena forma de controlar la medicación, efectos secundarios y detalles que se pueda olvidar.
  • Observa señales de recaída: es importante vigilar que la medicación se continúa tomando, debido a que pararla es la causa más frecuente de recaída. Muchas personas cuya esquizofrenia esta estabilizada necesitan tomar medicación para mantener los resultados.

Incluso si se toma la medicación, existe riesgo de recaída y aparición de un nuevo episodio psicótico. Si se aprenden a reconocer los signos tempranos de recaída, se puede actuar rápidamente para tratarlos e incluso prevenir la crisis.

Signos comunes de recaída son:

  • Aislamiento social.
  • Deterioro de la higiene personal.
  • Paranoia.
  • Insominio.
  • Hostilidad.
  • Habla confusa.
  • Alucinaciones.

4-Prepárate para las crisis

A pesar de que te esfuerces por prevenir la recaída, puede haber momentos en que aparece una nueva crisis. La hospitalización puede ser necesaria para mantener la seguridad.

Tener un plan de emergencia para esas crisis te ayudará a afrontarla de forma segura y rápida:

  • Una lista de teléfonos de emergencia (doctores, terapeutas, servicios, policía…).
  • La dirección y teléfono del hospital al que irás en caso de emergencia.
  • Amigos o familiares que puedan ayudarte a cuidar a hijos u otros familiares.

Algunos consejos para controlar las crisis:

  • La persona puede estar aterrorizada por sus propios sentimientos.
  • No expreses irritación u odio.
  • No grites.
  • No uses el sarcasmo o humor hiriente.
  • Disminuye las distracciones (apaga la TV, radio, fluorescentes…).
  • Evita el contacto visual directo.
  • Evita tocar a la persona.
  • No se puede razonar con la psicosis aguda.
  • Siéntate y pide sentarse a la persona.

Fuente: World Fellowship for Schizophrenia and Allied Disorders.

5-¿Casa o residencia?

El tratamiento de la esquizofrenia no puede tener éxito si el afectado no tiene un lugar estable en el que vivir.

Al pensar sobre las posibilidades pregúntate:

  • ¿Tu familia puede cuidar de la persona afectada?
  • ¿Cuánto apoyo necesita con las actividades diarias?
  • ¿Tiene tu familiar problemas con alcohol o drogas?
  • ¿Cuánta supervisión del tratamiento necesita?

Vivir con la familia puede ser una opción para las personas afectadas si la familia entiende bien la enfermedad, tiene apoyos sociales y está dispuesta a dar asistencia.

Vivir con la familia funciona mejor si:

  • La persona afectada funciona adecuadamente a cierto nivel, tiene amistades y hace actividades de ocio.
  • La interacción familiar es relajada.
  • La persona afectada aprovecha los apoyos comunitarios y servicios disponibles.
  • La situación no tiene un impacto sobre un niño que viva en el hogar.

Vivir con la familia no se aconseja si:

  • El apoyo principal esta soltero, enfermo o es una persona mayor.
  • La persona afectada esta muy afectada y no puede llevar una vida normal.
  • La situación provoca estrés en el matrimonio o provoca problemas a los niños.
  • No se usan servicios de apoyo o no los hay.

Si no puedes mantener a la persona afectada en tu hogar, no te sientas culpable. Si no puedes cuidar primero de tus propias necesidades o de otras personas del hogar, tu familiar afectado estará mejor en otro lugar.

¿Y tú qué experiencias tienes con la esquizofrenia?

Referencias

  1. American Psychiatric Association. Task Force on DSM-IV. (2000). Diagnostic and statistical manual of mental disorders: DSM-IV-TR. American Psychiatric Pub. ISBN 978-0-89042-025-6. p. 299.
  2. Brunet-Gouet E, Decety J (December 2006). “Social brain dysfunctions in schizophrenia: a review of neuroimaging studies”. Psychiatry Res 148 (2–3): 75–92.
  3. Hor K, Taylor M (November 2010). “Suicide and schizophrenia: a systematic review of rates and risk factors”. Journal of psychopharmacology (Oxford, England) 24 (4 Suppl): 81–90.
  4. Baier M (August 2010). “Insight in schizophrenia: a review”. Current psychiatry reports 12 (4): 356–61.
  5. O’Donovan MC, Craddock NJ, Owen MJ (July 2009). “Genetics of psychosis; insights from views across the genome”. Hum. Genet. 126 (1): 3–12.
  6. Mueser KT, Jeste DV (2008). Clinical Handbook of Schizophrenia. New York: Guilford Press. pp. 22–23.
  7. Gregg L, Barrowclough C, Haddock G (2007). “Reasons for increased substance use in psychosis”. Clin Psychol Rev 27 (4): 494–510.
  8. Beck, AT (2004). “A Cognitive Model of Schizophrenia”. Journal of Cognitive Psychotherapy 18 (3): 281–88.
  9. Coyle JT, Tsai G, Goff D (2003). “Converging evidence of NMDA receptor hypofunction in the pathophysiology of schizophrenia”. Annals of the New York Academy of Sciences 1003: 318–27.
  10. “The ICD-10 Classification of Mental and Behavioural Disorders” (PDF). World Health Organization. p. 26.
  11. Marshall M, Rathbone J (Jun 15, 2011). “Early intervention for psychosis”. The Cochrane database of systematic reviews (6): CD004718.
  12. “Psychosis and schizophrenia in adults: treatment and management” (PDF). NICE. Mar 2014. p. 7. Retrieved 19 April 2014.
  13. Kane JM, Correll CU (2010). “Pharmacologic treatment of schizophrenia”. Dialogues Clin Neurosci 12 (3): 345–57. 
  14. Ayuso-Mateos JL. “Global burden of schizophrenia in the year 2000” (PDF). World Health Organization. Retrieved 27 February 2013.
  15. McNally K (2009). “Eugen Bleuler’s “Four A’s””. History of Psychology 12 (2): 43–59.

DEJA UNA RESPUESTA