Las Fases del Sueño 1-5 (NREM-REM)

Las fases del sueño se dividen en NREM (en la que hay 4 subetapas) y REM, caracterizada por el movimiento rápido de los ojos y por ser la etapa donde se tienen los sueños.

Descansar es una necesidad innata en la mayoría de los seres vivos y en el caso de los seres humanos procurarnos un espacio-tiempo necesario para nuestro descanso es vital para mantener una correlación metabólica-orgánica sana.

REM (rapid eye movement) significa movimientos rápidos del ojo. Durante el sueño REM, los ojos se mueven rápidamente en diferentes direcciones. Esto no ocurre durante el sueño no REM.

Después de quedarse dormido, viene el sueño no REM, seguido por un período más corto de sueño REM, y luego el ciclo comienza de nuevo. Los sueños ocurren normalmente durante el sueño REM.

Por tanto, como se puede ver en la imagen superior, al dormir la persona pasa por etapas NoREM-REM y a medida que avanzan las horas de sueño, la etapa REM va creciendo en duración.

El REM y el sueño no REM son tan diferentes que los fisiólogos los clasifican como estados conductuales distintos. Los sueños o pesadillas ocurren durante el sueño REM, el cual se asocia con ondas cerebrales desincronizadas y rápidas, y pérdida del tono muscular.

El NREM es considerado como un sueño profundo (la parte más profunda se llama sueño de onda lenta) y no muestra ningún movimiento prominente de los ojos o parálisis de los músculos.

Fases o etapas del sueño

El sueño ocurre en ciclos de aproximadamente 90 minutos, alternando entre sueño NREM y REM, normalmente en ese orden y generalmente cuatro o cinco ciclos por noche.

Por tanto, las etapas/fases del sueño se pueden dividir en la NREM, que a su vez contiene 4 etapas, y la REM.

Fase NREM

La etapa NREM (o noREM) se divide en 4 subfases:

1- Iniciación al sueño

Los ojos se quedan cerrados, pero es fácil despertarte. Esta fase puede durar de 5 a 10 minutos. Los músculos comienzan a relajarse. El mundo físico comienza a desaparecer.

Esta etapa está marcada por una disminución de la actividad cerebral y un comienzo de la relajación muscular.

2-Comienzo del sueño

El ritmo cardíaco y la temperatura corporal disminuyen. El cuerpo se está preparando para el sueño profundo.

Se duerme ligeramente y sin sueños. El cuerpo se relaja para prepararse para los sueños que están llegando.

En esta etapa del sueño se comienza a dormir. Hay una nueva desaceleración de la actividad cerebral y muscular.

3 y 4-Sueño de onda lenta (dormir profundamente)

Esta es la etapa del sueño profundo, también llamado sueño de onda lenta. Es más difícil despertarte durante esta etapa, y si la persona se despierta se sentirá desorientada.

En el sueño de onda lenta, el cerebro y la actividad muscular disminuyen significativamente. Durante esta etapa profunda del sueño NREM, el cuerpo repara los tejidos, construye el hueso y el músculo, y fortalece el sistema inmunológico.

A medida que el organismo envejece, se duerme más ligeramente y se consigue menos sueño profundo. El envejecimiento también se relaciona con períodos de sueño más cortos, aunque los estudios muestran que aún se necesita tanto sueño como en la juventud.

Fase REM

En la etapa REM o de movimiento rápido de los ojos ocurren los sueños, la actividad del cerebro es rápida y los músculos están paralizados.

Normalmente el sueño REM ocurre 90 minutos después de quedarse dormido. El primer período REM suele durar 10 minutos.

A medida que van avanzando las horas de sueño, las etapas REM se alargan, y la última puede durar hasta una hora. El ritmo cardíaco y la respiración se aceleran.

Se pueden tener sueños intensos durante el sueño REM, ya que el cerebro esta más activo. Los bebés pueden pasar hasta el 50% del tiempo que pasan durmiendo en la etapa REM, en comparación con sólo alrededor del 20% de los adultos.

Consecuencia de la falta de sueño

En primer lugar, es necesario decir que no todas las personas necesitan las mismas horas de sueño, por lo general se argumenta que 8 horas son las necesarias para que nuestro organismo pueda recuperarse física y mentalmente.

Sin embargo, hay individuos que duermen 5 o 6 horas. Lo verdaderamente importante es que las horas de descanso sean de calidad, más que el tiempo empleado.

A continuación vamos a enumerar las principales consecuencias de mantener una rutina inadecuada del sueño o de descanso:

  • La falta prologada de sueño está asociada a posibles trastornos orgánicos; diabetes u obesidad son los más referidos en este sentido, asociados a la disminución del gasto energético y el aumento del apetito. Durante el sueño el organismo libera la hormona cortisol, importante para el sistema inmunológico, y en el proceso de metabolización de la glucosa.

  • El cuerpo no se recupera de su actividad física, por lo tanto mantienen un estado de cansancio y somnolencia diario. El ritmo de vida se vuelve pesado, cargado sin energía, involucrando negativamente a todas las parcelas de nuestra vida.

  • Sin descanso la mente no se libera de los pensamientos, preocupaciones, en definitiva, del estrés de la vida diaria, por lo que la actividad cerebral se ve mermada; la capacidad de reflejos, concentración, estudio o reflexión se van diluyendo día tras día, reduciéndose el hábito de asimilar nuevos conocimientos.

  • A largo plazo se ha comprobado la aparición de sensaciones de hiperalgesia, aumento de la percepción del dolor, agotamiento, envejecimiento prematuro, trastornos gastrointestinales, etc.

En definitiva, descansar es necesario, pues afecta a nuestro ritmo diario vital y al perfecto funcionamiento de nuestro organismo.

Si tienes problemas de sueño es conveniente que acudas a un especialista, pues solucionar los trastornos de sueño mejorará tu calidad de vida.

Referencias

  1. Timing of REM sleep is coupled to the circadian rhythm of body temperature in man” de Czeisler CA, Zimmerman JC, Ronda JM, Moore-Ede MC, Weitzman ED.
  2. Schwartz, Jonathan R.L; Roth, Thomas (24 January 2017). “Neurophysiology of Sleep and Wakefulness: Basic Science and Clinical Implications”. Current Neuropharmacology. 6 (4): 367–378.
  3. Clark, I; Landolt, H. P. (2017). “Coffee, caffeine, and sleep: A systematic review of epidemiological studies and randomized controlled trials”. Sleep Medicine Reviews. 31: 70–78. doi:10.1016/j.smrv.2016.01.006. PMID 26899133.
  4. Clark, I; Landolt, H. P. (2017). “Coffee, caffeine, and sleep: A systematic review of epidemiological studies and randomized controlled trials”. Sleep Medicine Reviews. 31: 70–78. doi:10.1016/j.smrv.2016.01.006. PMID 26899133.
  5. Dagan Y (2002). “Circadian rhythm sleep disorders (CRSD)”(PDF: full text). Sleep Med Rev. 6 (1): 45–54. doi:10.1053/smrv.2001.0190. PMID 12531141. Retrieved 2016-06-05. Early onset of CRSD, the ease of diagnosis, the high frequency of misdiagnosis and erroneous treatment, the potentially harmful psychological and adjustment consequences, and the availability of promising treatments, all indicate the importance of greater awareness of these disorders.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here