71 Frases de eterno resplandor de una mente sin recuerdos

Te dejo las mejores frases de Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, conocida en España como ¡Olvídate de mi!, comedia dramática de ciencia ficción estrenada en 2004, dirigida por Michel Gondry y protagonizada por Jim Carrey y Kate Winslet.

Te pueden interesar también estas frases de películas románticas.

-“Hablar constantemente no necesariamente significa comunicarse” –Joel Barish.

-Clementine Kruczynski: “Me conoces. Soy impulsiva”.

Joel Barish: “Eso es algo que amo de ti”.

-“¡Tal vez puedas encontrar una bonita mecedora antigua para morirte en ella!”. –Clementine Kruczynski.

-“Los bendecidos son olvidadizos, porque obtienen el mejor provecho de sus errores. (…) Nietzsche. Más allá del bien y el mal”. -Mary.

-“Ves un bebé y es tan puro, libre y limpio. Y los adultos somos como que este desastre lleno de tristeza y fobias”. –Mary.

-“¿Por qué me enamoro de cada mujer que veo que no me muestra ni la más mínima pizca de atención?”. –Joel Barish.

-“Recuérdame. Haz tu mejor intento”. –Clementine Kruczynski.

-“¡Cuán feliz es la suerte del inocente vestal. El mundo olvidando, por el mundo se olvidó. Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. Toda oración aceptada, y todo deseo renunciado”. –Mary.

-“Mira hombre, te lo digo de antemano, Soy complicada, así que no me voy a andar escondiendo de tu matrimonio, o de lo que sea que tengas. Si quieres estar conmigo, entonces vas a estar nada más que conmigo”. -Clementine Kruczynski.

-Joel Barish: “Me la pasé muy bien anoche”.

Clementine Kruczynski: “¿Te la pasaste muy bien…?”.

Joel Barish: “Ayer tuve la mejor noche de sexo de toda mi jodida vida”.

Clementine Kruczynski: “¡Así está mejor!”.

-“Ven y encuéntrame… en Montauk…”. –Clementine Kruczynski.

-Clementine Kruczynski: “¿Qué…? ¿Acaso estás loco?”.

Joel Barish: “Me lo han sugerido”.

-Joel Barish: “¿Existe riesgo de daño cerebral?”.

Dr. Howard: “Bien, técnicamente hablando, la operación se considera como daño cerebral. Pero sentirás como sí hubieras tomado mucho alcohol la noche anterior”.

-“Si tan solo pudiera conocer a alguien nuevo. Creo que mis probabilidades de que eso pase son muy bajas, dado que no puedo hacer contacto visual con una mujer que no conozco”. –Joel Barish.

-“Soy una perra vengativa. Hay que decir la verdad”. –Clementine Kruczynski.

-Clementine Kruczynski: “Mira, lo siento si me comporté como una loca. No soy en realidad así”.

Joel Barish: “Está bien, nunca pensé en realidad que lo fueras”.

-“Qué menoscabo es pasar tanto tiempo con alguien, solo para darte cuenta de que es una extraña”. –Joel Barish.

-“A veces me siento como si estuviera en mi pequeño mundo y tú siempre estás junto a mí, y no sé cómo lo haces, pero me entiendes”. -Clementine Kruczynski.

-“Puedes borrarlos de tu mente, pero borrarlos de tu corazón, esa es otra historia diferente” – Clementine Kruczynski.

-“Muchos chicos piensan que soy un concepto, que los completo, o que los voy a hacer sentirse vivos. Pero tan solo soy una chica con problemas que está buscando su propia paz mental. Así que no pienses que voy a buscar también la tuya”. –Clementine Kruczynski.

-“La arena está sobrevalorada. Son tan solo pequeñas piedritas”. –Joel Barish.

-“Regresa y despídete bien al menos. Hagamos como que tuvimos una despedida”. –Clementine Kruczynski.

-“Podría morir en este momento, Clem. Simplemente soy feliz. Estoy exactamente donde quisiera estar”. –Joel Barish.

-“Somos David y Ruth Laskin. ¿Quién quieres ser? Prefiero ser Ruth, aunque soy flexible”. –Clementine Kruczynski.

-Joel Barish: “No puedo pensar algo que no me guste de ti”.

Clementine Kruczynski: “¡Pero lo harás! ¡Pensarás en cosas, y me aburriré de ti y me sentiré atrapada porque eso es lo que pasa conmigo!

-“No puedo acordarme de nada sin ti”.  –Joel Barish.

-“¿Somos como esas parejas de las que sientes lástima en los restaurantes? ¿Parecemos muertos en la cena? No podría soportar la idea de que la gente piense que somos ese tipo de pareja”. –Joel Barish.

-“Mi entrepierna sigue aquí, justo como lo recordabas”. –Clementine Kruczynski.

-“Por la mañana ya te habrás ido”. –Joel Barish.

-“No necesito lo agradable. No necesito serlo yo, y no necesito a nadie que lo sea por mí”. –Clementine Kruczynski.

-“Siempre estoy ansiosa pensando que no estoy viviendo mi vida al máximo” –Clementine Kruczynski.

-Clementine Kruczynski: “Soy Clementine. ¿Puedo quitarte una pieza de tu pollo?”.

Joel Barish: “Y entonces simplemente lo tomaste, sin esperar respuesta. Fue tan íntimo, como si fuéramos ya amantes”.

-Clementine Kruczynski: “Voy a casarme contigo. Lo sé”.

Joel Barish: “Mmmm… Ok”.

-“Toma muchacho. Te voy a hacer la parte de la seducción menos repugnante”. –Clementine Kruczynski.

-“Cuando era niña, pensaba que era fea. (…) Mira, tenía ocho años y tenía estas muñecas. Mi favorita era esta muñeca fea que llamaba Clementine. No paraba de gritarle: ¡No puedes ser fea! ¡Sé bonita! Es raro, como si al transformarla, yo me transformara también”. –Clementine Kruczynski.

-“Tengo un pensamiento que se me vino a la cabeza para el día de San Valentín del 2004. El día de hoy es una celebración inventada por las compañías de tarjetas de felicitaciones para hacer sentir a la gente como basura”. –Joel Barish.

-Clementine Kruczynski: “No pensé ver tu cara por aquí nunca más. Pensé que te sentías humillado. Te fuiste, a final de cuentas”.

Joel Barish: “Solo necesitaba verte”.

Clementine Kruczynski: “¿Ah, sí?”.

Joel Barish: “Y sacarte, no sé, a cenar o algo”.

Clementine Kruczynski: “Estás casado”.

Joel Barish: “No, todavía no estoy casado”.

-“No me dices las cosas Joel. Yo soy un libro abierto. Te lo digo todo, cada maldita y vergonzosa cosa”. –Clementine Kruczynski.

-“Quisiera leer algunos de esos diarios en los que constantemente escribes. ¿Qué escribes ahí si no tienes sentimientos, pasiones o amor?”. –Clementine Kruczynski

-Clementine Kruczynski: “Y en tu pequeño cerebrito, alguna vez trataste de pensar: ¿se habrá acostado con alguien anoche?”.

Joel Barish: “No, verás, Clem. Asumo que te acostaste con alguien anoche. ¿No es así como haces que la gente te perciba?

-Patrick: “Bebé, ¿qué te sucede?”

Clementine Kruczynski”: “¡No lo sé! ¡NO LO SÉ! ¡Estoy perdida! ¡Estoy asustada! ¡Siento como si desapareciera! ¡MI PIEL SE ESTÁ CAYENDO! ¡ME ESTOY HACIENDO VIEJA! ¡Nada tiene sentido!”.

-Joel Barish: “Y todo eso que decías de tu cabello, son todas patrañas. En realidad me gusta tu cabello”.

Clementine Kruczynski: “Gracias”.

-Clementine Kruczynski: “Me aplico mi personalidad en pasta”.

Joel Barish: “Oh, lo dudo tanto”.

Clementine Kruczynski: “Bueno…, no me conoces mucho, entonces no sabes, ¿o sí?.

Joel Barish: Lo siento, trataba de ser agradable

-Clementine Kruczynski: “No eres un acosador o algo así, ¿verdad?”.

Joel Barish: “No soy un acosador. Tu fuiste la primera que me habló, ¿recuerdas?”.

Clementine Kruczynski: “Ese es el truco más viejo del libro de los acosadores”.

Joel Barish: “¿De verdad? ¿Entonces tienen un libro? Perfecto, tengo que leerlo”.

-“¿Me escuchas? ¡Ya no quiero más esto! ¡Quiero terminar esto!”. –Joel Barish.

-“Por favor, déjame quedarme con este recuerdo, solo con este”. –Joel Barish.

-“Joel, escóndeme en tu humillación”. –Clementine Kruczynski.

-Clementine Kruczynski: (después de teñir su cabello naranja) “¿Te gusta? Lo hice para que combinara con mi sudadera”.

Joel Barish: “¡Ahhhh! ¡Ohhhh! ¡Me gusta!”.

Clementine Kruczynski: “¿De verdad?”.

Joel Barish: “Te ves como una tangerina”.

Clementine Kruczynski: “Clementina, la tangerina”.

Joel Barish: “Jugosa… y sin semillas”.

-“Al menos deséame un feliz San Valentín cuando te hable. ¡Eso estaría bien!”. –Clementine Kruczynski.

-“Creo que tu nombre es mágico”. –Joel Barish.

-“Me avergüenza decirte que me gusta que seas agradable en este momento”. –Clementine Kruczynski.

-“Dios mío, hay gente saliendo de tu trasero”. –Joel Barish.

-“¡Está seduciendo a mi novia con mis palabras y mis cosas! ¡Se robó su ropa interior! Dios mío, se robó su ropa interior”. –Joel Barish.

-“Hay páginas arrancadas. No recuerdo haber hecho eso. Parece ser que esta es la primera vez que escribo en mi diario desde hace dos años”. -Joel Barish.

-“Eres muy agradable… ¡Dios, debo de dejar de decir eso!”. –Clementine Kruczynski.

-“Está helando en esta playa. Montauk en Febrero, brillante, Joel”. –Joel Barish.

-Joel Barish: “No lo sé. ¿Qué tal si se rompe?”.

Clementine Kruczynski: “¿Qué tiene? ¿De verdad te importa eso ahorita?”.

-“Ella decidió borrarte, justo como a una alondra”. –Carrie

-”… Nuestros archivos son confidenciales, Sr. Barish. Así que no podemos mostrarle nada de evidencia. Basta con decir que la Srita. Kruczynski no estaba feliz con su vida, y quería seguir adelante. Nosotros le dimos esa oportunidad”. –Dr. Howard.

-“Eso fue hermoso de observar, Howard. Como a un cirujano, o como un pianista de concierto”. –Mary.

-Carrie: “Estás drogado y estás manejando”.

Rob: “La marihuana me balancea. Por eso, cuando sé que voy a tomar fumo marihuana”.

-“No es acerca de nosotros. Es acerca de Joel, quien resulta ser un adulto, ¿ok?, ¡no “el niño de mamá Carrie!”. –Rob.

-“Eliminaremos estos recuerdos cuando terminemos con esto, de esta manera no estarás confundido por su inexplicable presencia en tu casa”. –Dr. Howard.

-Clementine Kruczynski: “Patrick, lárgate de aquí”.

Patrick: ¿Qué sucede?

Clementine Kruczynski: “¡Aléjate de mí”.

Patrick: “¿Quieres hablar de esto?”.

Clementine Kruczynski: “NO. Lárgate ya”.

-Clementine Kruczynski: “Eso es todo, Joel. Esto acabará pronto”.

Joel Barish: “Lo sé”:

Clementine Kruczynski: “¿Qué hacemos?”.

Joel Barish: “Disfrutarlo”.

-“¡Te conozco! Te vi en Barnes and Noble. ¡He sido una esclava de los libros ahí por 5 años!”. – Clementine Kruczynski.

-Joel Barish: “¿Quién es él?”.

Dr. Howard: “¡Oh!, él trabaja para nosotros. Su nombre es Patrick”.

-“Me pregunto si las cosas que me recuerdan a mí de ti, te recordarán a mí”. – Clementine Kruczynski.

-“Nos conocimos en el momento inadecuado. Al menos es lo que me sigo diciendo de todas maneras. A lo mejor un día, el alguna parte nos reencontraremos y podríamos darnos otra oportunidad”. – Clementine Kruczynski.

“Te amé en este día. Amo este recuerdo”. –Joel Barish.

“No fui a trabajar hoy. Tomé un tren a Montauk. No sé porqué. No soy una persona impulsiva”. –Joel Barish.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here