John Dewey: Biografía, Teorías y Aportaciones

John Dewey fue un filósofo, psicólogo y pedagogo norteamericano considerado como el filósofo estadounidense más relevante de la primera mitad del siglo XX, así como uno de los fundadores de la filosofía del pragmatismo. También fue, desde principios del siglo pasado, la figura más representativa de la pedagogía progresista en su país.

Dewey nació en la ciudad de Burlington, situada en Estados Unidos, el 20 de octubre de 1859. Murió en Nueva York el 1 de junio de 1952. Creció en el seno de una familia de colonizadores de origen humilde. En 1879 se graduó en Artes en la Universidad de Vermont. Después de graduarse se desempeñó como maestro de escuela en Pennsylvania.

john-dewey

En 1881, Dewey decidió continuar sus estudios universitarios. Por ello se trasladó a Baltimore, Michigan, donde se matriculó en la Universidad John Hopkins. Allí comenzó sus estudios en el departamento de filosofía.

Dewey se vio influenciado por el ambiente hegeliano del campus universitario. Tanto fue así, que la huella de Hegel en su vida se ve reflejada en tres de sus rasgos. El primero fue su gusto por la esquematización lógica.

El segundo fue su interés por las cuestiones sociales y psicológicas. Y el tercero fue la atribución de una raíz común a lo objetivo y a lo subjetivo, así como al hombre y a la naturaleza. Para el año 1884, Dewey obtuvo su doctorado gracias a una tesis sobre el filósofo Immanuel Kant.

Dewey fue catalogado como un hombre de acción, que abogada por la unificación de pensamiento y la acción, de la teoría y la práctica. También se dedicó a defender la igualdad de la mujer y a fomentar el sindicalismo docente. Además fomentó la ayuda a los intelectuales que habían sido exiliados de sus países como consecuencia de los regímenes totalitarios que los acechaban.

El filósofo fue uno de los personajes que más influyó en el desarrollo del progresismo pedagógico, siendo bastante original, perspicaz y muy influyente en Estados Unidos. Además, es uno de los educadores más geniales de la época contemporánea.

El inicio de la carrera de Dewey

Tras obtener su doctorado, Dewey inició su carrera como profesor en la Universidad de Michigan, donde impartió clases entre los años 1884 y 1888, además también fue el director del departamento de filosofía.

Dewey conoció a su primera esposa cuando aún vivía en Michigan. Se llamaba Alice Chipman y había sido una de sus estudiantes, la cual llegó a la universidad después de haber pasado años como maestra en varias escuelas de Michigan. Alice fue una de las grandes influencias en la orientación de Dewey hacia la formación de las ideas pedagógicas.

Después de casarse con Alice, Dewey comenzó a interesarse por la enseñanza pública. De hecho fue uno de los miembros fundadores del Club de Doctores de Michigan, desempeñándose también como su administrador. Desde esta posición, se encargó de fomentar la cooperación entre los docentes de enseñanza media y los docentes de enseñanza superior del Estado.

Posteriormente, Dewey ejerció como profesor en la Universidad de Minnesota y en la Universidad de Chicago. Esta oportunidad llegó cuando William Rainey Harper, el presidente de dicha universidad, lo invitó a formar parte de la nueva institución. Dewey aceptó, pero insistió en que se le otorgara la dirección de un nuevo departamento de pedagogía.

De esta manera Dewey logró que se creara una “escuela experimental”, donde pudo poner a prueba sus ideas. El pedagogo pasó 10 años en la Universidad de Chicago, desde 1894 hasta 1904 y fue allí donde elaboró los principios que fundamentaban su filosofía sobre los modelos educativos.

Cuando Dewey abandonó la Universidad de Chicago, tomó rumbo a la Universidad de Columbia, donde ejerció como profesor desde 1904 hasta 1931 cuando llegó su jubilación como profesor emérito en 1931.

Entre 1900 y 1904, Dewey también asumió la enseñanza del curso de Pedagogía en la Universidad de Nueva York. La universidad estaba estrenando su Escuela de Pedagogía, por lo que Dewey fue uno de los primeros catedráticos de la escuela.

El enfoque pedagógico de Dewey

Dewey comenzó a interesarse por la teoría y las prácticas educativas desde que estaba en Chicago. Fue en la escuela experimental que creó en esa misma universidad cuando comenzó a contrastar los principios educativos.

El pedagogo concebía la escuela como un espacio para la producción y la reflexión de las experiencias relevantes de vida social. Era esto, según él, lo que permitía el desarrollo de una ciudadanía plena.

John Dewey pensaba que lo que se ofrecía en el sistema educativo de su época no era suficiente para proporcionar una preparación adecuada, que se ajustara a la vida en una sociedad democrática.

Es por ello que el llamado «método experimental» de su pedagogía estaba basado en una educación que marcaba la relevancia de factores como la destreza individual, la iniciativa y el espíritu de empresa.

Todo esto en detrimento de la adquisición de conocimientos científicos. De hecho, su visión de la educación tuvo una gran influencia en los cambios que experimentó la pedagogía de Estados Unidos a principios del siglo XX.

Muchos estudiosos sitúan el enfoque pedagógico de Dewey en un punto intermedio entre la pedagogía conservadora que se centraba en el currículum y la pedagogía que se centraba en el alumno. Y es que, aunque Dewey centraba la pedagogía en el niño y en sus intereses, también resaltaba la necesidad de relacionar estos intereses con los contenidos sociales definidos en el currículum escolar.

Esto significa que aunque debe valorarse la destreza individual, estas características no constituyen un fin en sí mismas, sino que deben servir como posibilitadoras de acciones y experiencias. Y en este caso la función del maestro sería explotar tales habilidades.

Para entender las ideas pedagógicas de Dewey es esencial tener en cuenta la posición instrumentalista en la que se basaba su pensamiento filosófico. Según su planteamiento, el pensamiento es básicamente una herramienta que les permite a las personas actuar sobre la realidad, al tiempo que se nutre de ella.

Ello significa que el conocimiento no es más que el resultado de las experiencias de las personas con el mundo. En pocas palabras, el conocimiento es simplemente un pensamiento que primero pasa por la acción.

Dewey planteaba que el aprendizaje, tanto de niños como de adultos, se lograba a partir de la confrontación con situaciones problemáticas. Y que estas situaciones aparecían como consecuencia de los propios intereses de la persona. Se concluye entonces que para aprender es obligatorio tener experiencias en el mundo.

En cuanto al rol del docente, Dewey afirmaba que este era quien debía encargarse de generar entornos estimulantes para el alumno. Al hacerlo, el maestro podía desarrollar y orientar la capacidad de los alumnos para actuar. Esto debía ser así porque para Dewey los alumnos son sujetos activos.

Aunque defendía la pedagogía centrada en el alumno, entendía que era el maestro quien debía hacer el trabajo de conectar los contenidos presentes en el currículum con los intereses de cada uno de los alumnos.

Para Dewey el conocimiento no podía ser transmitido de forma repetitiva, ni podía ser impuesto desde afuera. Decía que esta imposición ciega de los contenidos hacía que el alumno perdiera la posibilidad de comprender los procesos que se llevaban a cabo para lograr la construcción de ese conocimiento.

Uno de los postulados más relevantes de Dewey sobre la educación fue precisamente el rol que tenían los estudiantes en el aprendizaje. El pedagogo afirmaba que no podía considerarse a los niños como pizarras limpias y pasivas en las que los maestros podían escribir lecciones. No podía ser de esta manera porque al llegar al aula, el niño ya era socialmente activo. En este caso el objetivo de la educación debía ser el de orientar.

Dewey señalaba que al comenzar la escolaridad, el niño lleva cuatro impulsos innatos:

  • El primero es el de comunicar,
  • El segundo es el de construir
  • El tercero es el de indagar
  • El cuarto es el de expresarse.

Por otro lado, también hablaba de que los niños llevan con ellos intereses y actividades de su hogar, así como del entorno en el que viven. La tarea del maestro es entonces la de utilizar estos recursos para orientar las actividades del niño hacia resultados positivos.

Democracia y educación, el tratado más elaborado de Dewey

David Dubinsky saluda a John Dewey en su 90 cumpleaños, el 20 de octubre de 1949.

El libro Democracia y educación, publicado por Dewey en 1976, ha sido una de las obras de pedagogía con mayor relevancia en el siglo XX. El autor puso de manifiesto en este libro las cuestiones políticas y morales que estaban implícitas en los discursos educativos de la época.

Dewey plantea que el sistema educativo de una democracia debía caracterizarse por el compromiso existente entre los centros de enseñanza y la promoción de contenidos culturales, así como de modalidades organizativas.

El sistema educativo contribuye a la formación de personas comprometidas tanto con los valores como con los modelos democráticos de la sociedad. Por ello, Dewey manifiesta en esta obra que la educación también es una modalidad de acción política, ya que obliga a las personas a reflexionar y a valorar las distintas dimensiones sociales, económicas, políticas, culturales y morales de la sociedad en la que viven.

La importancia de este libro en el mundo de la pedagogía está en todos los temas que el autor aborda en él. Dewey no solo reflexiona sobre cuestiones relacionadas con la finalidad de la educación o con la función social, sino también con cuestiones relacionadas con métodos de enseñanza, la importancia de los contenidos culturales, los valores educativos, los aspectos sociales, entre muchos otros.

En esta obra, el autor norteamericano también destaca una cuestión importante sobre la dimensión del aprendizaje del niño en la escuela. Dewey creía firmemente que las personas consiguen realizarse poniendo en práctica sus talentos, todo con la finalidad de hacer el bien en la comunidad.

En base a esta idea, consideraba que en cualquier sociedad, la función principal de la educación debe ser ayudar a los niños a desarrollar un “carácter”, es decir, un conjunto de habilidades o virtudes que les permitan en un futuro cercano alcanzar sus propósitos.

Dewey pensaba que las escuelas en Estados Unidos no cumplían con esta tarea. El problema era que el sistema educativo empleaba métodos muy “individualistas” para la enseñanza. Este tipo de método se ve claramente cuando se les pide a todos los alumnos que lean los mismos libros de forma simultánea.

Con este sistema individualista no hay cabida para que cada niño exprese sus propios impulsos sociales y más bien se les obliga a todos recitar prácticamente en coro las mismas lecciones.

Dewey consideraba que este método atrofiaba estos impulsos del niño, por lo cual el maestro no tenía la oportunidad de aprovechar las verdaderas capacidades del estudiante. En lugar de estimularlos, este espíritu social se sustituye por la exaltación de comportamientos individualistas que refuerzan el miedo, la rivalidad, la emulación y sobre todo los juicios de superioridad e inferioridad.

Esto último es especialmente dañino para el niño, ya que provoca que los más débiles vayan perdiendo gradualmente su sentimiento de capacidad. Además, la situación los obliga a aceptar una posición de inferioridad.

En contraste, los más fuertes son capaces de alcanzar la “gloria”, pero no precisamente por contar con más méritos, sino por ser más fuertes. El planteamiento de Dewey señalaba la necesidad de crear en el aula condiciones favorables que pudieran fomentar el espíritu social de los niños.

El legado de la obra de Dewey ha sido la de dejar abierto un planteamiento para la reflexión crítica de los modelos educativos. Además, sus postulados son una lectura obligada para quienes quieran comprometerse con los problemas sociales presentes en las instituciones escolares.

Para muchos estudiosos, el problema de la educación hoy día continúa teniendo su raíz en lo que decía Dewey, que el problema de la mayoría de las escuelas es que no tienen como objetivo transformar la sociedad, sino solamente reproducirla.

COMPARTIR
Venezolana, amante de la buena comida, el cine, de las hermosas playas de mi país y de un buen libro. Soy Licenciada en Ciencias Políticas y aunque parezca algo lejano a mis estudios también Chef y a la par de esto me dedico a una de mis grandes pasiones, escribir.

2 Comentarios

  1. Una fortuna encontrar este documento!
    Me ha sido útil para preparar y fundamentar una presentación del Tema Proyectos Formativos Integradores. para estudiantes de nivel medio superior (bachillerato), en un plantel del municipio de Zimapán, en el estado de Hidalgo, Méx.
    Los contenidos me fueron suficientes y la redacción me resulto clara y fluida.
    Nota curiosa, en México tu primer apellido lo escribimos con acento: Ángeles
    Ha sido un gusto, recibe los mejores deseos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here