Comportamiento Individual: Cómo Influye en la Organización y Fundamentos

El comportamiento individual en las organizaciones es una de las variables más importantes a contemplar para asegurar el buen funcionamiento de una empresa. Debido a las diferencias individuales de cada persona que conforma una organización, es necesario aprender a manejar dichos comportamientos para lograr los mejores resultados.

También conocido como comportamiento organizacional, este área de estudio se encarga de investigar y aplicar conocimientos que tengan que ver con la manera en la que cada persona se comporta dentro de una empresa. Para entender el comportamiento individual en una organización es necesario estudiar las diferentes variables que lo condicionan. 

Comportamiento individual en las organizaciones

Las más importantes son las personas que forman la empresa, la estructura de la misma, la tecnología que utilizan y el contexto en el que está establecida.

Todas estas variables tienen que ser analizadas para poder diseñar un plan de acción que permita mejorar la eficiencia de las organizaciones.

¿Cómo influye en la organización?

El éxito de una organización depende enteramente de la interacción entre las cuatro variables mencionadas anteriormente:

– Las personas que integran una organización conforman el sistema interno de la misma. La colaboración entre los diferentes miembros es lo que permitirá lograr los resultados deseados; por ello, es necesario estudiar cómo ajustar el comportamiento individual de cada persona al de los demás.

– La estructura de la organización se refiere a la jerarquía existente dentro de la misma, y al tipo de relaciones que las personas pertenecientes a esta deben entablar. Si un individuo pone sus intereses personales por delante de los de la estructura, la empresa no funcionará todo lo eficazmente que podría.

– La tecnología empleada por la compañía ayuda a mejorar las condiciones de trabajo y les proporciona recursos para cumplir con sus objetivos. Sin embargo, para poder obtener todos los beneficios de la tecnología, los individuos deben también ajustar su propio comportamiento para sacarle el máximo partido.

– El contexto en el que opera la compañía es fundamental para entender qué se espera de esta y cuál es la mejor forma de lograrlo. Por ello, cuanto mayor sea el número de integrantes de la empresa que comprendan el contexto en el que trabajan, mejores serán los resultados de la misma.

Como se puede ver, el comportamiento individual dentro de las organizaciones está en la base de su éxito, además de influir sobre las otras tres variables sobre las que se construye una empresa. Por ello, entender qué lleva a cada persona a comportarse de determinada manera es fundamental para conseguir los mejores resultados dentro de una compañía.

Fundamentos del comportamiento individual

Aunque hay una gran cantidad de variables que pueden influir sobre cómo se comporta un individuo, las más importantes en cuanto a cómo afectan a las organizaciones son las siguientes:

Valores.

– Creencias.

– Actitudes.

– Motivación.

– Habilidades.

Personalidad.

Valores

Los valores son aquellos elementos que cada persona considera que son importantes en su vida. Afectan a todos los campos de la existencia: desde las relaciones personales hasta el trabajo.

Los valores son los que determinan nuestras prioridades, y también el rasero que utilizamos para medir si nuestra vida es un éxito o si, por el contrario, estamos lejos de lo que deseamos.

En general, cuando una persona actúa consistentemente de una forma que esté alineada con sus valores, se sentirá satisfecha; por el contrario, si sus acciones son contrarias a lo que cree que es bueno o importante, estará más predispuesta a sentirse mal consigo misma.

Por ello, conocer los valores de la empresa y de las personas que forman parte de esta es algo fundamental; si ambos no están alineados, el empleado se sentirá profundamente insatisfecho con su papel en la compañía y no será capaz de dar el máximo rendimiento en el trabajo.

Creencias

Las creencias son aquellas ideas que tenemos sobre nosotros mismos, los demás y sobre el mundo en general. Normalmente afectan a la forma en la que reaccionamos frente a lo que nos ocurre y pueden provocar que sintamos algo negativo como si fuera positivo, y viceversa.

Por tanto, es importante conocer las creencias de los participantes en una organización, ya que estas provocarán que se comporten de maneras muy distintas frente a una misma situación.

Actitudes

Relacionadas estrechamente con las creencias, las actitudes tienen que ver con la forma en la que nos enfrentamos a las situaciones que se nos presentan en nuestro día a día.

Cuando se plantea alguna dificultad, ¿los empleados se sienten intimidados y no saben qué hacer? O, por el contrario, ¿buscan los recursos para solucionar el problema, a pesar de que se trate de algo nuevo para ellos?

Conseguir que todas las personas de una organización tengan las actitudes correctas es algo crucial para el éxito de la misma.

Motivación

La motivación se define como el deseo por hacer cosas y tomar acción. Se considera como uno de los elementos más importantes a la hora de plantearse metas, superar retos y cumplir con los objetivos propios.

Por lo tanto, estudiar cómo aumentar la motivación de los miembros de una compañía es algo fundamental si se quieren lograr los mejores resultados dentro de esta.

Habilidades

Una de las formas más sencillas de asegurar el fracaso de una compañía es elegir como miembros de la misma a aquellas personas con las que tengamos una buena relación, en lugar de gente con habilidades complementarias a las nuestras.

Las habilidades son lo que cada persona puede aportar de forma individual a una organización. Por ello, es necesario fomentar la mejora de las destrezas de los empleados, utilizando para esto estrategias como la formación o el coaching.

Personalidad

La personalidad es un conjunto de características individuales que definen cómo somos como personas. Son estables a lo largo de la vida e influyen de manera importante sobre la manera en la que hacemos las cosas, así como en la forma de relacionarnos con los demás y con nuestro entorno.

Debido a que la personalidad es muy difícil de cambiar, es fundamental conocer la de cada uno de los miembros de una compañía, para asignarles tareas que estén de acuerdo a su forma de ser.

Así, por ejemplo, un introvertido cumplirá mejor con cometidos que impliquen trabajar en solitario, mientras que un extrovertido solo alcanzará todo su potencial perteneciendo a un equipo.

Referencias

  1. “El individuo dentro de la organización” en: Compartir conocimiento y trabajo colaborativo. Recuperado en: 19 Marzo 2018 de Compartir conocimiento y trabajo colaborativo: sites.google.com
  2. “Individual behavior in organization” en: Practical Management. Recuperado en: 19 Marzo 2018 de Practical Management: practical-management.com.
  3. “What are your values?” en: Mindtools. Recuperado en: 19 Marzo 2018 de Mindtools: mindtools.com.
  4. “Motivation” en: Psychology Today. Recuperado en: 19 Marzo 2018 de Psychology Today: psychologytoday.com
  5. “Personalidad” en: Wikipedia. Recuperado en: 19 Marzo 2018 de Wikipedia: es.wikipedia.com.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here