Las 100 Mejores Frases de William Shakespeare

Te dejo las mejores frases de William Shakespeare, poeta, dramaturgo y actor inglés, autor de algunas de las obras más importantes del siglo XVI y XVII, como Macbeth, Hamlet, Romeo y Julieta, y una gran cantidad de sonetos. Shakespeare fue conocido como “El Bardo” y es considerado uno de los autores con mayor relevancia histórica a nivel mundial.

Te pueden interesar también estas frases de grandes escritores.

-Las heridas que no se ven son las más profundas.

-Un exceso de bien se suele convertir en algo malo.

-El camino del amor verdadero nunca estuvo libre de problemas.

-Aunque seas tan casto como el hielo y tan puro como la nieve no escaparás de la calumnia.

-El tiempo siempre descubrirá lo que la astucia oculta. Quienes esconden sus errores, al final se avergüenzan de ellos.

-La sinceridad se demuestra mejor con acciones que con las palabras.

-Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras.

-El que va demasiado deprisa llega tan tarde como el que va muy despacio.

-Un hombre que no se alimenta de sus sueños, envejece pronto.

-El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos quienes jugamos.

-No está en las estrellas determinar nuestro destino, sino en nosotros mismos.

-No basta levantar al débil, hay que sostenerlo después.

-El que nada tiene, nada tiene que perder.

-Se ríe de las heridas quien no las ha sufrido.

-Dios te ha dado una cara y tú te haces otra.

-Las cosas bien hechas y con cuidado, son exentas de miedo.

-Es mejor estar tres horas temprano que un minuto tarde.

-Ten más de lo que muestras; habla menos de lo que sabes.

-Si la música es el alimento del amor, que siga sonando.

-Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba, mantenlos cerca de tu alma con ganchos de acero.

-Si se quiere andar por cuestas empinadas, es necesario al principio andar despacio.

-El pobre satisfecho es rico, lo suficientemente rico. Quien nada en riquezas y teme perderlas es más pobre que el invierno.

-Los cobardes mueren cientos de veces antes de su muerte. El valiente no prueba la muerte sino una sola vez en su vida.

-Es más sencillo conseguir lo que se desea con una sonrisa que con la punta de una espada.

-El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho.

-Sobre todas las cosas, tu propio ser deberá de ser auténtico.

-La verdadera esperanza es veloz, y vuela con alas de golondrina.

-El pesar oculto, así como el horno cerrado, reduce el corazón a meras cenizas.

-La consciencia nos hace a todos unos cobardes.

-El amor es un vapor compuesto de suspiros.

-Soy alguien que no amó sabiamente, sino que amó bien.

-Sería muy poco feliz si pudiera decir hasta qué punto lo soy.

-Uno puede sonreír y sonreír, siendo un infame.

-Soy un hombre contra el que han pecado más de lo que ha pecado.

-La brevedad es la esencia del ingenio.

-Ningún legado es tan rico como la honestidad.

-Los miserables no tienen otra medicina más que la esperanza.

-La juventud, aun cuando nadie la combata, halla en sí misma su propio enemigo.

-Habla con voz baja, si hablas el idioma del amor.

-El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es. Los celos son un monstruo engendrado y nacido de sí mismo.

-Aún en el día más tempestuoso, las horas y el tiempo pasan.

-Inquieta yace la mente que porta una corona.

-La virtud es atrevida, y la bondad nunca es temerosa.

-Sabia y lentamente. Aquellos que corren, se tropiezan.

-Ningún hombre puede ser confiado.

-Permite que cada quien negocie por su cuenta y no confíes en ningún representante.

-Algunos cupidos matan con flechas, otros con trampas.

-¿Acaso no es extraño que el deseo supere por tantos años el desempeño?

-La duda modesta es la inspiración del sabio.

-Mi corona se llama satisfacción, una corona que pocos reyes disfrutan.

-El lunático, el amante y el poeta, son compactos de imaginación.

-¿Debería de compararte con un día de verano?

-Fragilidad, tu nombre es mujer.

-Lo que es pasado, es el inicio de algo más.

-El atolondrado piensa que el mundo da vueltas.

-Es mejor ser un tonto ingenioso que un ingenioso tonto.

-Si es un pecado el anhelar el honor, soy el alma más ofensiva viviente.

-Él piensa mucho. Los hombres así son peligrosos.

-Hay sonrisas que hieren como puñales.

-Cuando nacemos, lloramos por haber venido a este vasto mundo de locos.

-Tal como estamos hechos, somos.

-Ahora es el invierno de nuestro descontento.

-Si tienes lágrimas, ahora prepárate para derramarlas.

-El infierno está vacío y los demonios están aquí.

-La intención, y no el acto nos confunde.

-El perdón cae como lluvia suave desde el cielo a la tierra. Es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe.

-Sabemos lo que somos, pero no sabemos lo que podemos ser.

-La vida es un paraíso para lo que tememos de la muerte.

-Escucha a muchos, pero habla con pocos. Oye lo que los demás tienen que decir, pero reserva tu propia opinión.

-El amor consuela como el calor del sol después de la lluvia.

-El amor propio, señor mío, no es un pecado tan vil como el descuido hacia uno mismo.

-La locura acierta a veces cuando el juicio y la cordura no dan fruto.

-El amor, al ser ciego, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen.

-¡Mira lo lejos que la luz de la vela llega! Así brilla un buen acto en un mundo lleno de maldad.

-En un minuto hay muchos días.

-El peor pecado hacia nuestros similares no es odiarlos, sino tratarlos con indiferencia. Esto es la esencia de la humanidad.

-El tonto piensa que es sabio, pero un hombre sabio sabe que es un tonto.

-Cualquiera puede dominar un sufrimiento, excepto el que lo siente.

-La fortuna trae algunos botes que no pueden ser dirigidos.

-La pena, más que cordial, es corrosiva hacia los males que no tienen cura.

-Denme mis vestiduras, pónganme mi corona, tengo deseos inmortales dentro de mí.

-Deseo es poseer el pecado de la codicia.

-No ensucies la fuente con la cual has saciado tu sed.

-La esencia misma de lo ambicioso es meramente la sombra de un sueño.

-No, seguiré el patrón de la paciencia. No diré nada.

-A veces el demonio nos engaña con la verdad, y nos trae la perdición envuelta en inocencia.

-No hay valentía real en disputas inexistentes.

-No estoy obligado a complacerte con mi respuesta.

-Son las estrellas. Las estrellas sobre nosotros gobiernan nuestro destino.

-Para realizar un gran bien, haz un poco de mal.

-Hasta la propia virtud se convierte en vicio cuando es mal aplicada.

-Opino que no existe oscuridad, sino ignorancia.

-Lo que está hecho no se puede deshacer.

-Algunos nacen con grandeza, otros alcanzan la grandeza y otros más tienen la grandeza impuesta sobre ellos.

-Hay mas hombres con más cabello que ingenio.

-Ardo, añoro, perezco.

-La dulce piedad es el genuino estandarte de la nobleza.

-El aspecto exterior pregona muchas veces la condición interior del hombre.

-La conciencia es la voz del alma, y las pasiones, las voces del cuerpo.

-Debo de ser cruel, solo para poder ser amable.

-Somos del mismo material del que están hechos los sueños, nuestra corta vida está rodeada de sueños.

-La sospecha siempre acecha a la mente culpable.

-Nunca veo tu cara, pero pienso en el fuego infernal.

-Con júbilo y alegría se dejan llegar las arrugas viejas.

-No hay nada ni bueno ni malo, sino el pensamiento que así lo vuelve.

-No obstante, haz tu peor daño, viejo tiempo. A pesar de tu mal, mi amor en mi verso vivirá siempre joven.

-El hombre cauto jamás deplora el mal presente; emplea el presente en prevenir las aflicciones futuras.

-Algunos llegan a la cima con el pecado, y otros caen por la virtud.

-Valentía, sé mi amiga.

-El amor es demasiado joven para conocer qué es la consciencia.

-Malgasté mi tiempo, ahora el tiempo me desgasta a mí.

-Y aunque ella es pequeña, es feroz.

-No existe algo que puede provenir de la nada.

-La virtud por si sola no se escapa de las calumnias.

-Las maldiciones no van nunca más allá de los labios que las emiten.

-El golpe de la muerte es como el pinchazo del amante, el cuál duele y se desea.

-El alcohol provoca el deseo pero frustra la ejecución.

-Hasta la miel más dulce es detestable en su propia ricura. Y al probarla destruye el apetito. Por lo tanto, ama moderadamente.

-El amor observa no con los ojos, sino con el alma. Por ello Cupido es pintado ciego.

-Si el dinero va delante, todos los caminos se abren.

-Ser de una u otra manera depende de nosotros. Nuestro cuerpo es un jardín y nuestra voluntad, la jardinera.

-No suspiren más señoritas, no suspiren más. Los hombres siempre han sido embusteros, con un pie en el mar, con un pie en la costa.

-Prefiero tener un tonto que me haga feliz, que la experiencia que me haga triste y viajar por ella.

-Nuestra paz debe de permanecer tan firme como las montañas.

-El mal que los humanos hacen vive aún después de sus muertes, y el bien es sepultado junto con sus huesos.

-El diablo es capaz de citar las sagradas escrituras para favorecer propósitos.

-Ama a todos, confía en unos cuantos, y no hagas el mal a nadie.

-Los actos son elocuencia.

-Un hombre puede solamente morir una vez.

-El hombre arruinado percibe su condición en los ojos de los demás con tanta rapidez que él mismo siente su caída.

-Dicen que los milagros son cosa del pasado.

-Pero los hombres son hombres, e incluso los mejores olvidan.

-Que tus acciones estén a la altura de las palabras, y tus palabras a la altura de tus acciones.

-Antes de tocar tus labios quiero tocar tu corazón, y antes de conquistar tu cuerpo quiero conquistar tu amor.

-Daría toda mi fama por un tarro de cerveza, y seguridad.

-La reputación es una imposición de lo más insensible y falsa. Usualmente se obtiene sin mérito y se pierde sin así merecerlo.

-La culpa, querido Brutus, no yace en las estrellas, sino en nosotros mismos que somos subordinados.

-La ignorancia es la maldición de Dios, el conocimiento es el ala con la que se vuela al cielo

-Veamos caballeros, espero que nos traguemos toda nuestra falta de amabilidad.

-No puedo recolectar dinero por medios viles.

-Un padre sabio es aquel que conoce a su propio hijo.

-Tan imposible es avivar el fuego con nieve, como apagar el fuego del amor con palabras.

-El que se quita veinte años de vida, se quita otros tantos de temor a la muerte.

-La memoria es el centinela del cerebro.

-En nuestros locos intentos renunciamos a lo que esperamos ser.

-Estos deleites violentos tienen finales violentos. Y en su triunfo mueren, como el fuego y la pólvora, los cuales al besarse se consumen.

-Detesto los términos justos y la mente de un villano.

-Ser o no ser, esa es la cuestión.

-¿Quién podría abstenerse de tener un corazón para amar, y en ese corazón tener coraje para hacer su amor conocido?

-Dale a todos tu escucha, pero no le compartas a todos tu voz.

-Tengan fe, ha habido muchos grandes hombres que han alagado a gente que nunca los ha amado.

-El placer y la acción hacen que el tiempo parezca corto.

-¡Los votos de los hombres son los traidores de las mujeres!

– La vida es como un cuento relatado por un idiota. Lleno de palabrería y frenesí, que no tiene ningún sentido.

-Todo el mundo es un escenario y los hombres y mujeres son meramente sus actores. Tienen sus salidas y sus entradas, y un hombre en su tiempo interpreta muchos roles, siendo sus actos siete eras.

-A aquel que le roban y sonríe, le ha robado algo al ladrón.

-Él lo hace con más gracia, pero yo lo hago con más naturalidad.

-Los mejores hombres son los de pocas palabras.

-Antes que nada sé genuino contigo mismo. Y así, tan cierto como que la noche sigue al día, te darás cuenta que no puedes mentirle a nadie.

-El amor, anhelado es bueno, pero al recibirlo sin esperarlo, es aún mejor.

-Las improvisaciones son mejores cuando se preparan.

-Es impresionante cómo un niño malagradecido puede ser más punzante que los colmillos de la serpiente.

-Procurando lo mejor, solemos frecuentemente arruinar lo que está bien.

-Nada envalentona tanto al pecador como el perdón.

-El hablar no es hacer. Es un tipo de buena acción el predicar el bien, pero las palabras no son acciones.

-Un toque de naturaleza hacen que todo el mundo se vuelva cercano.

-Sea lo que sea que pienses, creo que es mejor decirlo con buenas palabras.

-Por ese pecado cayeron los ángeles.

-Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad.

-Cuando las palabras son escasas, rara vez son usadas en vano.

-El amor es un loco tan leal, que todo lo que hagas, sea lo que sea, no halla mal alguno.

-¿Si nos pinchan acaso no sangramos? ¿Si nos hacen cosquillas acaso no nos reímos? ¿Si nos envenenan acaso no morimos? ¿Y si nos hacen mal acaso no nos vengamos?

-No todo lo que brilla es oro.

-Si el amor es ciego, se lleva mejor con la noche.

-El recipiente vacío, hace el sonido más estruendoso.

-¿Por qué pedir al cielo lo que está en nuestras propias manos?

-No le prestes la lengua a tus pensamientos.

Soy Ingeniero en Biotecnología con especialidad en Biología Molecular. Me interesa ampliamente el estudio de la salud, incluidos industria farmacéutica y los avances tecnlógicos en el tratamiento de padecimientos. Me apasiona investigar temas diversos, ampliar mi cultura general, así como trabajar de freelancer en mi tiempo libre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here