Inteligencia Interpersonal: ¿Qué es y cómo mejorarla?

La inteligencia interpersonal es la capacidad que tiene el ser humano para relacionarse y comunicarse con quienes le rodean. Se trata de una de las ocho inteligencias múltiples que establece el psicólogo estadounidense Howard Gardner en su teoría. Esta clasificación rompe con el concepto unitario de inteligencia.

A partir de este momento, deja de considerarse como única inteligencia la de carácter matemático o de éxito académico y se establecen otras formas de talento relacionadas con los propios sentimientos, con las relaciones personales, con el deporte y otros contextos en los que se mueve el ser humano.

 inteligencia interpersonal

La inteligencia interpersonal es fundamental para intuir cómo se sienten o de qué humor están las personas de tu entorno. Es una facultad esencial para algunas profesiones, especialmente aquellas que se ejercen de cara al público, como puede ser la de comercial. Así como para las relaciones de carácter íntimo o personal.

En este artículo podrás profundizar más en el concepto de inteligencia interpersonal y descubrirás algunos consejos para mejorarla, que te serán muy útiles tanto en la vida personal como profesional.

El concepto de inteligencia interpersonal

Howard Gardner en su teoría de las inteligencias múltiples, desarrolla ocho conceptos de entendimientos o pensamientos; la inteligencia lingüística,  inteligencia lógico-matemática, inteligencia espacial o visual, inteligencia musical, inteligencia corporal-cinestésica, inteligencia intrapersonal, inteligencia interpersonal e inteligencia naturalista que están presentes en la mente del ser humano.

La inteligencia interpersonal es una de las dos modos de pensamiento de carácter personal que distingue el psicólogo estadounidense.

Howard Gardner, en su libro Intelligence Reframed: Multiple Intelligences for the 21st Century  define la inteligencia interpersonal como “la capacidad de una persona para entender las intenciones, motivaciones y deseos de otra gente y, consecuentemente, para trabajar efectivamente con otros.”

Algunas profesiones requieren una inteligencia interpersonal muy aguda y desarrollada para el desempeño de las tareas asociadas a esos trabajos. Algunas de estas profesiones son la de comerciales, profesores, médicos o personal clínico, líderes políticos o de otro tipo, por ejemplo religiosos y actores. En todas ellas, hay que tratar con mucha gente diferente.

Según afirma el propio Gardner, su definición de inteligencia está estrechamente relacionada con el efecto que el propio individuo causa en los demás. De esta importancia que se le da a la interrelación entre seres humanos, nace el entendimiento interpersonal.

La inteligencia interpersonal en el ámbito biológico

Este modo de inteligencia, según explica Howard Gardner en otro de sus libros, Multiple Intelligences: New Horizons in Theory and Practice, el buen desarrollo de la inteligencia interpersonal está íntimamente relacionado con la actividad que se da dentro del lóbulo frontal del cerebro.

Esta parte de la corteza cerebral es la que se encarga de las funciones ejecutivas, es decir, las responsables de la conducta humana.

De hecho, como también afirma el psicólogo estadounidense en su libro, los daños en esta zona del cerebro pueden producir cambios en la personalidad, algunos de ellos irreversibles.

Estos daños también pueden derivar en algunos tipos de demencia o enfermedades mentales y neurodegenerativas como la Enfermedad de Pick, que afecta directamente a la conducta y al control que tiene la persona que la padece de las emociones.

El origen biológico de la inteligencia interpersonal es fundamental para entenderla mejor.

Por último, Gardner habla de dos factores biológicos esenciales que afectan de una manera sustancial al desarrollo del pensamiento interpersonal y que diferencian a los seres humanos de los animales, aunque algunas ya están floreciendo en algunos mamíferos como los primates.

Uno es el apego emocional a la madre o a quien ejerce el papel de madre. El otro factor es la importancia que el hombre le da a la interacción social, un elemento que ya utilizaban las sociedades prehistóricas para labores como la caza que requería un equipo y que es el origen de las necesidades organizativas y de cohesión y de grupo que tienen los seres humanos.

Inteligencia interpersonal vs Inteligencia emocional

El concepto de inteligencia interpersonal de Gardner es muy similar al de inteligencia emocional que define el psicólogo y periodista científico Daniel Goleman.

Según afirma Howard Gardner en Intelligence Reframed, los comportamientos que propone Goleman en su libro Emotional Intelligence  se corresponden a la perfección con su idea de inteligencia interpersonal y también con la de inteligencia intrepersonal, ya que estas conductas tienen que ver con las emociones tanto del propio individuo, como con la del resto de personas de su entorno.

No obstante, la principal diferencia que señala Gardner, es que Goleman deja de lado el ámbito académico de la inteligencia para centrarse en otros aspectos como los valores y la política social.

11 consejos para mejorar la inteligencia interpersonal

La inteligencia interpersonal está relacionada directamente con el buen progreso de las habilidades sociales.

Como bien explica, Howard Gardner en su teoría de las inteligencias múltiples, éstas no se dan de forma independiente sino que suelen manifestarse de manera conjunta y están presentes en todos los seres humanos, aunque se puede ver disminuida en ciertas personas por daños cerebrales como los apuntados en el epígrafe anterior.

Las habilidades sociales no sólo son necesarias para el desempeño de gran parte de los trabajos profesionales, más si estos se dan de cara al público, sino que hay que saber manejarlas bien para desenvolverse y comportarse de manera adecuada en grupo.

Una buena inteligencia interpersonal te puede ayudar a averiguar los deseos o sentimientos de las personas de tu entorno, incluso cuando tratan de ocultarlo.

Los consejos expuestos a continuación te ayudarán a mejorar tu inteligencia interpersonal para desempeñar mejor tu trabajo o, simplemente, para relacionarte correctamente con las personas que te rodean.

1- Escucha a los demás de forma activa

Escuchar atentamente a otras personas es la mejor forma de conocer sus inquietudes, deseos y sentimientos.

Según afirman los autores Melvin L. Silberman y Freda Hansburg en el libro  People Smart: Developing Your Interpersonal Intelligence, entender a los demás tiene un gran impacto en el éxito de la comunicación y en el del emisor, así como en las influencias que este ejerce sobre su interlocutor.

Escuchando se descubren muchos aspectos que no se conocen de la otra persona. Si escuchas atentamente a alguien, podrás prevenir ciertos comportamientos, adelantándote a ellos y actuando de manera coherente para sorprender a tu interlocutor.

Además, la escucha activa es una de las herramientas fundamentales para la resolución de conflictos.

2- Compórtate de manera empática

La escucha activa debe ir acompañada de empatía. Ponerte en el lugar de la persona con la que te estás relacionando, te ayudará a saber mejor como se siente, qué necesidades tiene y por qué se comporta de una manera concreta y no de otra.

3- Presta atención a la comunicación no verbal

Además del lenguaje hablado, debes fijarte en los gestos o en los movimientos corporales que realiza la otra persona.

La comunicación no verbal puede transmitirte sentimientos o un estado de humor que tu interlocutor está intentando ocultar.

Por ejemplo, si te dice que está bien pero su rostro es serio y desvía la mirada, puede ser una señal clara de que algo no va bien.

4- Exprésate de forma clara

En la inteligencia interpersonal son tan importantes las emociones y necesidades de los demás, como las tuyas propias.

Expresarte de una manera clara y concisa te facilitará el entendimiento por parte de las personas que te rodean.

Asentar cuáles son tus necesidades y objetivos, le harán entender a los demás quién eres y que quieres en la vida.

En este sentido, es muy importante remarcar que para mejorar la inteligencia interpersonal, no hay que dejar de ser uno mismo. Según Silberman y Hansburg, si no se dicen las cosas y sólo se insinúan, se da lugar a la decepción y a la frustración.

Pongamos el ejemplo de un proyecto en grupo en el que el líder no deja claras las tareas, solamente da ciertas pistas y cada miembro interpreta a esas pautas a su manera dando lugar a la descoordinación y a la no consecución de los objetivos establecidos. Claramente, en esta situación se creará un conflicto entre unos y otros.

6- Da y recibe retroalimentación

Dar feedback mientras se conversa con alguien, le hará entender a esa persona que le escuchas atentamente y que te interesa lo que te está contando.

El feedback debe ser coherente, concreto e intentar ser útil.

Tú también debes fomentar la retroalimentación en relación a lo que dices para saber qué opina esa persona y no hacerte tus propias ideas en la cabeza.

Es importante para que se de este feedback, una previa escucha activa y darle tiempo a la otra persona para que organice sus ideas y pensamientos.

7- Aprende a resolver conflictos

La capacidad para resolver conflictos es una muestra de que se tiene una buena inteligencia interpersonal. De hecho, aquellas personas que la trabajan más, son moderadores excepcionales en dicha resolución.

En este epígrafe, aprenderás tres claves que te ayudarán a ponerle fin a los conflictos o rencillas con una persona o un grupo de personas de manera fácil y concisa:

– Escucha activamente a las partes o posibles partes del conflicto. Mantenerte atento a lo que dicen, no sólo sirve para resolver dicha tensión cuando ya se ha dado sino también para evitar que se dé. Gran parte de las peleas o tensiones entre personas se dan por una falta de comunicación.

– Deja las cosas claras. Especificar cuál es tu punto de vista desde un primer momento puede evitar muchos malentendidos.

– Mantén la calma. Un conflicto suele ser una situación donde los ánimos y las tensiones están a flor de piel. Para no contribuir a este clima de preocupación y tensión, lo más importante es que te mantengas sereno.

9- Dedica tiempo para socializarte

No hay mejor forma para mejorar la inteligencia interpersonal que relacionarte con muchas personas.

Es importante que dediques tiempo a tu familia y amigos, pero también que conozcas gente nueva, incluso de otra cultura.

Esto te ayudará a abrir tu mente, a controlar mejor tus emociones en las relaciones y a entender de una forma mucho más clara a los demás.

Actividades para trabajar la inteligencia interpersonal

Además de estos consejos, hay otras actividades que pueden ayudarte a mejorar tus habilidades sociales como unirte a un voluntariado.

Según establece Howard Gardner en Intelligence in Seven Steps (1996), la inteligencia interpersonal debe ser ejercitada a través de juegos cooperativos, participando en proyectos en grupo y discusiones, leyendo libros y utilizando materiales de distintas culturas, o practicando teatro y otros juegos de rol en grupo.

Otras actividades que te ayudarán a progresar en el ámbito de la inteligencia interpersonal son  el hecho de  ofrecerte para puestos de responsabilidad en tu trabajo o en otros ámbitos, ya que éstos te harán focalizarte más en las personas a las que te diriges.

Aspectos que pueden ser negativos para la inteligencia interpersonal

Existen daños cerebrales y otros elementos que son perjudiciales para el correcto desarrollo de las habilidades sociales.

Además de trastornos mentales que afectan directamente al córtex frontal, como la enfermedad de Pick, citada anteriormente, hay otras enfermedades que pueden disminuir la inteligencia interpersonal. Algunas de ellas son:

Autismo

Este trastorno de origen neuronal se caracteriza, entre otros síntomas, por unas conductas sociales deficitarias. Las personas autistas suelen tener dificultad para seguir las conversaciones, no saben comportarse de manera acorde a las normas culturalmente establecidas. También pueden presentar problemas de comunicación. Todo ello le dificulta establecer relaciones de amistad con otros humanos.

Trastornos de ansiedad o depresión

La ansiedad o un estado de depresión también pueden dificultar el uso de una inteligencia interpersonal adecuada.

Las personas depresivas o que padecen ansiedad, tienen problemas para relacionarse, en la mayoría de los casos por falta de interés producida por la misma inapetencia que generan estos trastornos.

También se pueden producir cambios en la personalidad. Algunos tipos de depresión pueden ir asociados con trastorno bipolar.

Además de las enfermedades y los problemas de salud que afectan al cerebro, existen sustancias perjudiciales para la inteligencia interpersonal como el alcohol y otros tipos de droga.

El alcohol daña el área prefrontal de la corteza cerebral, encargada directamente de la conducta.

Referencias

  1. Gardner, H., 1996, Intelligence in seven steps. Recuperado 14 de febrero de 2017 de Google Scholar.
  2. Gardner, H. (n.d.). Intelligence reframed multiple intelligences for the 21st century. New York, NY: Basic Books.
  3. Gardner, H. (2010). Multiple intelligences: new horizons. United States: Read How You Want.
  4. Silberman, M. L., & Hansburg, F. (2000). PeopleSmart: developing your interpersonal intelligence. San Francisco: Berrett-Koehler.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here