Inteligencia Intrapersonal: Características y Cómo Desarrollarla

La inteligencia intrapersonal es uno de los tipos de inteligencia descritos en la Teoría de las inteligencias múltiples, y tiene que ver con la calidad de la relación consigo mismo. Este concepto se contrapone al de inteligencia interpersonal, que tiene que ver con las habilidades para relacionarnos con el resto de personas.

Las personas con una gran cantidad de inteligencia intrapersonal son capaces de entender su propio mundo interior y sus emociones y pensamientos. De esta forma, comprenden mejor que el resto por qué se sienten de determinada manera, y son capaces de regular de mejor manera estos sentimientos.

Esta inteligencia es una de las que menos se trabaja de forma habitual, ya que la mayoría de la gente no suele darle demasiada importancia.

Sin embargo, trabajar la inteligencia intrapersonal es fundamental para ser capaces de alcanzar las propias metas y sentirse mejor consigo mismo.

Las 4 características principales de las personas con inteligencia intrapersonal

La inteligencia intrapersonal suele manifestarse sobre todo en cuatro habilidades distintas: conciencia de las propias emociones, introspección, autoregulación y metacognición.

Las cuatro están muy relacionadas entre sí, de forma que tienden a presentarse a la vez en una misma persona. Aunque pueden darse de forma innata, estas características suelen ser desarrolladas a lo largo de la vida mediante el esfuerzo y la dedicación.

Conciencia de las propias emociones

Ser consciente de las propias emociones implica conocer nuestros sentimientos, actitudes y puntos de vista, así como las razones por las cuales están causados. Concretamente, la inteligencia intrapersonal tiene que ver con la parte cognitiva de las emociones.

Todas las emociones están formadas por tres componentes: una sensación corporal, una tendencia a actuar de determinada forma y una parte cognitiva, que está relacionada con las causas de las emociones y lo que cada persona se dice a sí mismo sobre estas.

Una persona con baja inteligencia intrapersonal sentirá la parte física de una emoción (como el enfado) y actuará de forma descontrolada sin pensar en si es lo que realmente quiere hacer.

Una vez que se haya calmado, se dará cuenta de que no comprende por qué ha actuado de esa manera.

Por el contrario, alguien con buena inteligencia intrapersonal será capaz de darse cuenta de la emoción que está sintiendo. De esta manera, podrá elegir más conscientemente su forma de actuar.

Introspección

Muy relacionada con el punto anterior está la habilidad de la introspección. Consiste en la capacidad de observar las propias emociones o pensamientos, y entender por qué se producen.

De esta manera, una persona introspectiva es capaz de descubrir las causas de lo que está sintiendo en un momento determinado, de tal forma que puede llegar a la raíz del asunto.

Por ejemplo, si una persona introspectiva siente celos, podría examinar esta emoción y descubrir que detrás de ella hay otras emociones, como inseguridad o tristeza.

La introspección es muy útil para descubrir qué clase de situaciones provocan determinadas emociones, de tal forma que se podrá trabajar en el futuro para cambiarlas.

También, al ser más conscientes de las causas de un sentimiento, las personas son capaces de actuar de forma más consciente y no dejarse llevar por dicho sentimiento.

La introspección está en la base de muchos sistemas éticos y morales. Cuando una persona descubre exactamente cuáles son sus emociones y pensamientos, puede decidir una forma de actuar que esté más de acuerdo con sus propios valores y creencias.

Autorregulación

Otro de los rasgos destacados de las personas con una alta inteligencia intrapersonal es la autorregulación. Esta habilidad consiste en ser capaces de actuar de determinada manera a pesar de lo que estemos sintiendo en un momento determinado.

Cuando sentimos una emoción muy fuerte, la respuesta más común es comportarnos de acuerdo a esta sin pensar en lo que se está haciendo.

Volviendo al ejemplo anterior, una persona que esté experimentando muchos celos tenderá a enfadarse con su pareja, acusarla o alejarse de ella.

Sin embargo, estas primeras respuestas que vienen a la mente cuando se experimenta una emoción no suelen estar de acuerdo con nuestros valores ni con las personas que queremos ser.

Por lo tanto, es necesario pararse a reflexionar antes de actuar descontroladamente. Y la regulación se encarga precisamente de esto.

Una persona con una gran habilidad para autorregularse es capaz de experimentar una emoción poderosa, pero también puede elegir de forma calmada la manera en la que quiere comportarse en esa situación.

Esto no significa que sientan las emociones de forma menos potente que el resto de las personas, sino que pueden aceptarlas y aún así actuar de una forma que esté de acuerdo con sus valores y creencias.

Metacognición

La última de las capacidades relacionadas con la inteligencia intrapersonal es la metacognición. Consiste en la habilidad de reflexionar sobre las propias emociones, pensamientos y creencias, de tal forma que puedan comprenderse mejor.

De esta manera, una persona con una gran habilidad para la metacognición es capaz de conocer sus puntos fuertes y débiles, pudiendo así hacer mejores elecciones en su vida.

También es capaz de comunicar lo que está sintiendo en un momento determinado de forma más clara, ya que lo comprende mejor.

Por último, la metacognición también permite saber en qué áreas hay que desarrollarse más, así como entender cuál es la forma más eficaz de conseguirlo.

¿Cómo desarrollar la inteligencia intrapersonal?

Dentro de las inteligencias descritas dentro de la Teoría de las inteligencias múltiples, la inteligencia intrapersonal es sin duda una de las más útiles de todas.

Por eso, trabajar para desarrollarla puede ser una gran inversión en ti mismo si notas que no se encuentra entre tus puntos fuertes.

En el fondo, las cuatro habilidades de la inteligencia intrapersonal están muy relacionadas con la capacidad de conocerse a sí mismo y ser consciente de sus propios pensamientos y emociones.

Esto significa que, para mejorar la capacidad en este área, hay que ser capaz de entenderse a sí mismo.

Hay muchas formas de conseguir una mayor consciencia de los procesos mentales propios; a continuación se detallan algunas de las más sencillas de practicar.

Aún así, no hay que dejarse engañar por su simplicidad: practicarlas ayudará enormemente a la hora de desarrollar la propia inteligencia intrapersonal.

Meditación/Mindfulness

En su forma más básica, la meditación consiste en ser capaz de observar los propios pensamientos sin dejarse llevar por ellos.

En este sentido, crear una rutina de meditación puede hacer que se desarrolle la inteligencia intrapersonal de forma muy rápida.

Una de las formas más sencillas de aprender a meditar es tratar de hacerlo en la vida cotidiana. Esto es lo que se conoce comúnmente como mindfulness.

Mientras se está realizando una tarea, como lavar los platos o darse una ducha, hay que ser capaz de centrarse totalmente en lo que se está haciendo, sin perderse en los propios pensamientos.

Si se consigue mantener el foco, en el momento en el cual se sienta una emoción especialmente fuerte la persona podrá darse cuenta de lo que está ocurriendo y elegir cómo quiere actuar, sin dejarse llevar por ella.

Por eso, practicar meditación es una de las primeras cosas que debería probarse para desarrollar este tipo de inteligencia.

Sin embargo, muchas personas que alguna vez han intentado practicar algún tipo de meditación, lo han encontrado complicado, dado que puede resultar difícil no dejarse llevar por la mente.

Por lo tanto, aprender a meditar (tanto de la forma tradicional como en la vida cotidiana) requiere una gran perseverancia.

Hay algunas técnicas que pueden ayudar a vivir en el presente de forma más sencilla:

– Sentarse en un lugar tranquilo, cerrar los ojos, y centrarse en la propia respiración. Ir contando el número de inspiraciones y tratar de llegar cada vez más lejos antes de distraerse con los pensamientos.

– Al realizar una tarea rutinaria, ayuda centrarse en las sensaciones y emociones. Si algún pensamiento distrae de lo que se está haciendo, hay que dejarlo pasar y volver a llevar la atención al presente.

– En el momento en el cual se siena una emoción muy fuerte, ayuda ponerle un nombre antes de actuar. Por ejemplo, si se siente mucha ira, la persona podría decirse a sí misma algo como: “estoy sintiendo enfado”. Solo con hacer esto, la emoción disminuirá en intensidad.

Llevar un diario personal

Otra de las formas más efectivas para mejorar la inteligencia intrapersonal es ir apuntando al final del día lo que te ha pasado y cómo te has sentido. De esta forma, habrá un registro por escrito de las emociones y pensamientos propios.

La escritura es un recurso muy útil para mejorar este tipo de inteligencia, porque permite darse cuenta de qué tipo de pensamientos y sentimientos se tienen de forma recurrente.

Así, puede que por ejemplo alguien descubra que siempre se siente muy alegre después de hablar con determinada persona, o triste si no sale de casa en todo el día.

Para aumentar la efectividad de un diario en el mejoraramiento de la inteligencia intrapersonal, lo más importante no es escribir sino llevar a cabo un análisis posterior de lo que se ha plasmado en el papel.

De esta forma habrá una mayor conciencia de los propios procesos mentales, para que puedan ser detectados en el momento en el que una emoción muy fuerte impulse a actuar de una manera que no sea la ideal.

Referencias

  1. “Intrapersonal Intelligence” en: Udemy. Recuperado en: 05 Febrero 2018 de Udemy: blog.udemy.com.
  2. “5 Ways to Nurture Kids’ Intrapersonal Intelligence” en: Growing With Your Child. Recuperado en: 05 Febrero 2018 de Growing With Your Child: growingwithyourchild.com.
  3. “An Introduction to the Theory of Multiple Intelligences” en: Thought Co. Recuperado en: 05 Febrero 2018 de Thought Co: thoughtco.com.
  4. “Theory of Multiple Intelligences” en: Wikipedia. Recuperado en: 05 Febrero 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
  5. “Intrapersonal Learning” en: Inspiring Breakthrough. Recuperado en: 05 Febrero 2018 de Inspiring Breakthrough: inspiring-breakthrough.co.uk.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here