10 Magníficas Propiedades de los Mejillones para la Salud

Las propiedades de los mejillones para la salud son múltiples: reducen la depresión, son antiinflamatorios, mejoran la salud de los huesos, combaten infecciones, controlan la presión arterial, fortalecen el sistema inmunológico y otras que a continuación te explicaré.

Los mejillones se caracterizan por pertenecer a la familia de las almejas y moluscos de los hábitats de agua salada y de agua dulce. Se pueden comer cocidos, ahumados, fritos, a la parrilla y al vapor y son bastante populares en los países de Europa y el Pacífico.

propiedades-mejillones-salud

De hecho, en el mercado actual los mejillones son considerados uno de los alimentos más naturales y orgánicos que existen. Además, tienen un alto contenido en vitaminas, aminoácidos y minerales, por lo que son muy beneficiosos para la salud.

Beneficios para la salud de los mejillones

1- Ayudan a la reparación y crecimiento de los tejidos

Necesitamos consumir diariamente proteínas por muchas razones: nos ayuda a la reparación de los tejidos, al crecimiento, a la función inmune, a producir hormonas y enzimas o  preservar la masa muscular magra.

De acuerdo con las referencias de ingestas dietéticas publicadas por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, del 10% al 35% de las calorías deben provenir de las proteínas.

Una taza de mejillones contiene casi 18 gramos de proteína, lo que equivale alrededor del 30 por ciento de los requerimientos diarios para una persona promedio de 68 kg.

Quince mejillones proporcionan la proteína equivalente de un filete de 170 gramos de carne extra magra, y al igual que ésta son bajos en sodio, grasa y colesterol y altos en proteínas.

2-  Tienen propiedades anti-inflamatorias

Los ácidos grasos omega-3 son esenciales por su importancia para la buena salud, y se obtienen mayormente de algunos alimentos.

Los mejillones tienen más ácidos grasos omega-3 que cualquier otro marisco y mucho más que cualquier otra carne de elección popular. 

Un estudio de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad RMIT en Australia, identificó que los mejillones tienen propiedades anti-inflamatorias debido a la gran cantidad de omega-3 que éstos poseen, por lo que actualmente se está experimentando sobre su consumo con fines médicos. 

Por otro lado, una investigación realizada por la Ann InternMed en 1999, concluyó que la ingesta dietética de ácidos grasos reduce modestamente el curso de la aterosclerosis coronaria.

Reseñar también que existen averiguaciones sobre los posibles beneficios del omega-3 en la prevención o tratamiento de una variedad de condiciones relacionadas con el cerebro y los ojos.

3- Ayuda a tratar la depresión

La vitamina B-12 interviene en una variedad de funciones corporales y ofrece muchos beneficios para la salud. Algunos índices psicológicos o de comportamiento relacionados con la depresión pueden mejorar con la administración de suplementos de esta vitamina. 

En un estudio, Hintikka y sus colegas encontraron que los niveles más altos de vitamina B-12 se asociaron significativamente con mejores resultados en el tratamiento de la depresión mayor, lo que sugiere que los suplementos de vitamina B-12 se podrían utilizar en tratamientos antidepresivos. 

La dosis recomendada de vitamina B-12 (llamada cobalamina) es de 2,4 microgramos por día, siendo inexistente un límite superior de consumo.

Cada 30 gramos de mejillones cocidos provee 6,8 microgramos, lo que es el equivalente a más del 280% de lo requerido, siendo así una excelente fuente de esta vitamina. 

La toxicidad por consecuencia del alto consumo de B-12 es rara, ya que el cuerpo expulsa fácilmente el exceso de vitaminas solubles en agua.

4- Mejora la salud de huesos, dientes, cartílago, piel…

Una taza de mejillones contiene 12 microgramos de vitamina C, lo que significa casi el 20% de la ingesta diaria requerida.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (NIH), el cuerpo la usa para formar la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos.

Además, la vitamina C sirve para la reparación y mantenimiento del cartílago, los huesos y los dientes, así como para curar heridas y cicatrizar.

Además, esta vitamina juega un papel bastante importante en el control de infecciones y es también un poderoso antioxidante que puede neutralizar los radicales libres dañinos.

5- Ayuda a combatir infecciones: estimula la producción de glóbulos blancos

Según la Escuela de Salud Pública de Harvard, la vitamina A hace mucho más que ayudarnos a ver en la oscuridad.

Estimula la producción y la actividad de glóbulos blancos, participa en la restauración de los huesos, ayuda a mantener la salud de las células endoteliales (las que recubren las superficies interiores del cuerpo) y regula el crecimiento y la división celular. 

El Instituto de Medicina (The Institute of Medicine), recomienda una ingesta de vitamina A de 900 microgramos para los hombres y de 700 para las mujeres. Cada porción de una taza de mejillones contiene 240 unidades proporciona el 10% de la ingesta diaria recomendada para las mujeres y el 8% para los hombres. 

6- Rico en selenio: previene infecciones y poder antioxidante

Los mejillones también ofrecen beneficios para la salud debido a que contienen selenio,  un nutriente que el cuerpo necesita para mantenerse sano.

Es importante para la reproducción, para la función de la glándula de la tiroides, la producción de ADN, para proteger el cuerpo contra los daños causado por los radicales libres y las infecciones.

Una taza de mejillones supera la ingesta de selenio de 55 microgramos requeridos diariamente. Es prudente no pasar de 400 microgramos de selenio al día.

7- Controla la presión arterial

El sodio es un mineral que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. El cuerpo utiliza el sodio para controlar la presión arterial y el volumen sanguíneo, así como también para que los músculos y los nervios funcionen correctamente.

Una taza de mejillones contiene 429 microgramos de sodio, lo que significa casi el 18% de la ingesta diaria requerida. El sodio tiene un máximo de consumo diario al que hay que prestar atención. 

8- Es rico en fósforo

El fósforo es un mineral que constituye el 1% del peso total de una persona y es el segundo mineral más abundante en el cuerpo. Está presente en todas las células del cuerpo y su función principal es en la formación de los huesos y los dientes.

Además, desempeña un papel importante en la forma en que el cuerpo utiliza los carbohidratos y las grasas, y es necesario para que el cuerpo produzca proteínas que ayudan en el crecimiento, mantenimiento y reparación de células y tejidos.

Una taza de mejillones contiene casi el 30% de la ingesta diaria requerida de fósforo.

9- Es rico en potasio

El potasio es un mineral que el cuerpo necesita para funcionar normalmente, ya que ayuda a que los nervios y los músculos se comuniquen, facilita la entrada de nutrientes a las células y la salida de desechos de las mismas. 

Además, una dieta rica en potasio ayuda a compensar algunos efectos nocivos del exceso de sodio sobre la presión arterial. Una taza de mejillones contiene 480 microgramos de potasio, lo que significa casi el 14% de la ingesta diaria requerida. 

10- Fortalece el sistema inmunológico

Una taza de mejillones contiene 2,4 microgramos de zinc, lo que significa el 16% de la ingesta diaria requerida.  El zinc es un nutriente que la gente necesita para mantenerse sana.

Se encuentra en las células de todo el cuerpo y ayuda al sistema inmunológico a combatir la invasión de bacterias y virus. El cuerpo también necesita zinc para producir proteínas y ADN.

Durante el embarazo, la lactancia y la niñez, el cuerpo necesita zinc para crecer y desarrollarse adecuadamente. El zinc también ayuda a curar las heridas y es importante para los sentidos del gusto y el olfato.

Ahora que conoces sus propiedades, es hora de probarlos con unas deliciosas recetas. Pero antes te daré algunos tips importantes.

6 consejos para cocinar mejillones 

  1. Pregunta entre tus amigos o familiares dónde hay un buen lugar para comprar mejillones. Es muy importante que estés seguro de su procedencia.
  1. Trata de no elegir mejillones que estén astillados, rotos o con conchas dañadas. Los mejillones frescos tienden a estar bien cerrados.
  1. Una vez realizada la limpieza y mientras te preparas para cocinarlos,debes colocarlos en un recipiente con aguafría.
  1. Los mejillones deben estar vivos al momento de cocinarlos, de lo contrario pueden causarte una intoxicación alimentaria.
  1. Cuando los cocines, siempre desecha los que no abran.
  1. Es un error envolverlos en una bolsa de plástico debido a que pueden asfixiarse. Mantenlos dentro de un bol ligeramente cubierto con papel de cocina húmedo y colócalos en la parte inferior de la nevera, cuidando que no esté muy fría. De esta forma pueden durarte hasta cinco días,aunque siempre es mejor comerlos el mismo día de la compra.
  1. No agregues sal a las recetas, con el jugo que proporcionan los mejillones será suficiente.

Recetas

Mejillones al vapor con sidra

Ingredientes:

1 porción pequeña de mantequilla

2 chalotes finamente rebanados (o en su defecto cebollas)

1 pequeño manojo de tomillo

½ kg de mejillones pequeños

1 vaso de sidra (aproximadamente 150 ml)

2 cucharadas de crema de leche (opcional)

Pan para servir

Preparación:

Paso 1: después de limpiar los mejillones, calienta la mantequilla en una sartén lo suficientemente grande como para que quepan fácilmente.

Paso 2: agrega los chalotes y el tomillo y déjalos cocinar durante un minuto hasta que se ablanden. Da un golpe de calor colocando el fuego al máximo, añade los mejillones y a continuación vierte la sidra.

Coloca la tapa sobre la sartén y dale una buena sacudida, luego déjalos cocinar durante 5 o 6 minutos moviendo la sartén de vez en cuando hasta que todos los mejillones se hayan abierto. Recuerda desechar los que no abran.

Paso 3: usa una cuchara para sacar los mejillones y colocarlos en platos hondos. Lleva el jugo que queda en el sartén a ebullición y revuélvelo con la crema fresca (si la utilizas). Vierte esta salsa sobre los mejillones y sirve con trozos de pan crujiente.

Mejillones con cremosas especias

Ingredientes:

2 kg de mejillones

150 ml de vino blanco seco

2 chalotes finamente picados

25 g de mantequilla

1 cucharadita de harina de trigo

1-2 cucharaditas de pasta de curry

100 g de crema de leche

Perejil picado

Preparación:

  1. Limpia bien los mejillones y ponlos con el vino en una cacerola grande.
  2. Lleva a ebullición, tápalos y con fuego alto agita la sartén durante unos 3-4 minutos hasta que se abran.
  3. Sobre un tazón grande, coloca los mejillones en un colador para recoger el jugo de la cocción. Coloca el líquido en una jarra. 
  4. Fríe los chalotes en la mantequilla hasta que se ablanden (evita que se doren). Agrega la harina, la pasta de curry y deja cocinar la mezcla durante 1 minuto. Añade el líquido que guardaste y sazona con pimienta.
  5. Agrega la crema, y baja la cocción a fuego lento hasta que espese y esté brillante. Divide los mejillones en cuatro tazones y vierte encima la salsa. Dispersa el perejil y sírvelos con patatas o pan.

Y finalmente un clásico…

Mejillones a la marinera

Ingredientes:

1kg / 2 libras de frescos mejillones

2 cucharadas de aceite de oliva

1 chalote finamente picada

2 ajos picados

150ml de vino blanco

2 ramitas de tomillo

150ml de crema de leche

1 manojo pequeño de perejil picado (hoja plana)

Pan crujiente para servir

Preparación:

  1. Una vez limpios los mejillones, calienta el aceite de oliva en una sartén pesada con una tapa hermética. Añade el chalote y el ajo y cocina a fuego medio hasta que se ablanden sin que se lleguen a dorar.
  2. Añade el vino y sube a temperatura alta. A medida que el vino comienza a hervir, añade los mejillones limpios y el tomillo a la sartén. Baja el fuego.
  3. Pon la tapa sobre la olla y deja cocer los mejillones unos 4-5 minutos, levantando la tapa de vez en cuando para comprobar que las conchas se hayan abierto. Desecha los mejillones que permanecen cerrados.
  4. Añade la crema de leche y cocina por un minuto más.
  5. Sirve en platos hondos y dispersa el perejil picado sobre estos.

Recuerda que los mejillones pueden ser un gusto adquirido,aunque bien vale la pena intentarlo ¿Te animas a probarlos?

DEJA UNA RESPUESTA