Los 8 Tipos de Aprendizaje según la Psicología

Los tipos de aprendizaje interesan a la Psicología porque habitualmente asumimos que toda conducta (o, al menos, en su mayoría) es aprendida o adquirida. Por tanto, ésta también se puede desaprender si tiene naturaleza patológica o desadaptativa.

Quizás sea en la literatura pedagógica y desde la Psicología de la educación donde más hincapié se haya hecho en las formas de aprendizaje educativas.

tipos de aprendizaje

Aunque sea algo en lo que habitualmente no nos paramos a pensar, de no ser porque aprendemos continuamente cosas nuevas y porque retenemos esa información aprendida no habríamos sobrevivido como especie.

Y no sólo nosotros como humanos, sino todos los seres que habitan la faz de la tierra habrían perdido totalmente la capacidad de adaptación y, por tanto, de sobreponerse a los avatares de la evolución. Por tanto, todos los seres vivos tienen distintos tipos de aprendizaje que les permiten sobrevivir.

Para comenzar debemos introducirnos en el mundo de la psicología del aprendizaje definiendo lo que esta palabra significa. Técnicamente, aprendizaje es toda conducta que un organismo incorpora a su repertorio comportamental.

En otras palabras, todo lo que hacemos es fruto de un aprendizaje: desde caminar, pasando por atarnos los zapatos, hasta hablar. También se puede definir como todo cambio que un organismo produce en su conducta.

Con esto queremos decir que desde lo más irrisorio o elemental hasta lo más intrincado ha pasado por un proceso de aprendizaje que es producto de un entramado de redes y conexiones tanto neuronales como ambientales.  

Estas redes constituyen secuencias de acciones y sirven al fin último filogenético: mantener y perpetuar la especie a través de la supervivencia o adaptación a un medio.

Son muchas las diversas disciplinas que abordan la cuestión del aprendizaje y tanto expertos en comportamiento animal como humano se han interesado desde un prisma u otro por cómo los organismos aprenden determinadas conductas y cuál es la utilidad de éstas.

Es sobre todo en el enfoque psicopedagógico en el que vamos a centrar este artículo.

¿Cuáles son los tipos de aprendizaje del ser humano?

Aprendizaje no asociativo: habituación y sensibilización

El aprendizaje no asociativo constituye el más simple y elemental de todos, pues sólo es necesario un elemento para que el sujeto aprenda algo: un estímulo.

El cambio en la conducta se produce aquí gracias a experiencia repetida de un único estímulo en el que éste no está asociado a nada (a diferencia de lo que ocurre en el aprendizaje asociativo, del que hablaremos a continuación)

1- Habituación

cronofobia

La habituación es la disminución de la respuesta que un organismo emite ante un estímulo al que está expuesto en numerosos ensayos u ocasiones. Esta disminución de la tasa de respuesta se debe, presumiblemente, debido a la escasa relevancia biológica del estímulo en cuestión.

Un ejemplo cotidiano y muy claro de este fenómeno es aquel que todos habremos experimentado cuando estamos mucho tiempo en una habitación con un reloj de pared: al principio, el tic tac de las manecillas nos molestará, pero al cabo de un rato simplemente dejaremos de prestar atención al reloj y estaremos tan acostumbrados que prácticamente no repararemos en dicho ruido.

2- Sensibilización

craving

La sensibilización se puede entender como el fenómeno contrario a la habituación; es decir, a causa de la exposición repetida de un sujeto ante un estímulo, éste aumentará su tasa de respuesta.

Como ejemplos, existen algunos tipos de drogas que, en lugar de crear tolerancia, sensibilizan al individuo que las ingiere: es el caso de la cocaína.

Los procesos de sensibilización son especialmente necesarios ante estímulos de mucha relevancia biológica, sobre todo en situaciones en la que hay peligro o son aversivas.

Aprendizaje asociativo

El aprendizaje asociativo conforma el segundo gran bloque de tipos de aprendizaje y se denomina así porque el sujeto que aprende ha de asociar dos o más elementos.

Los ejemplos más claros y de los que muchos habremos oído hablar son, en su forma más básica, el aprendizaje pavloviano o condicionamiento clásico y, en su forma más compleja, el condicionamiento instrumental u operante de Thorndike, Watson o Skinner.

Sin embargo, el aprendizaje asociativo no se puede reducir sólo a las teorías clásicas de los autores que acabamos de mencionar.

Las nuevas tendencias en disciplinas como Pedagogía o Psicopedagogía abren mucho más el espectro e introducen nuevos términos que resultan sumamente útiles a la hora de aplicarlos, sobre todo, a contextos educativos, como puede ser un aula, o terapéuticos.

3- Aprendizaje significativo

frases de aprendizaje

Seguramente habremos oído hablar de este tipo de aprendizaje, tan de moda (y no en vano) en el marco del aula.

El aprendizaje significativo es, según el teórico norteamericano David Ausubel, el tipo de aprendizaje en que un estudiante relaciona la información nueva con la que ya posee, reajustando y reconstruyendo ambas informaciones en este proceso.

El aprendizaje significativo ocurre cuando una nueva información se conecta con un concepto relevante preexistente en la estructura cognitiva.

Esto implica que las nuevas ideas, conceptos y proposiciones pueden ser aprendidos significativamente en la medida en que otras ideas, conceptos o proposiciones relevantes estén suficientemente claras, y que funcionen como un punto de anclaje de las primeras.

Por ejemplo, nos será mucho más fácil entender cómo se despeja una incógnita en una ecuación si ya sabemos manejar las operaciones matemáticas básicas, al igual que seremos capaces de construir una página web si ya tenemos conocimientos sólidos de lenguaje computacional.

La información que se va aprendiendo está constantemente sometida a un proceso de reciclaje. Es decir, en el aprendizaje significativo no están excluidas las ideas preconcebidas, sino justo lo contrario: se trata, en cierta medida, de ir también desmontando éstas a partir de la nueva información que vamos recopilando y a la que le vamos viendo el sentido y la lógica.

En otras palabras, en este aprendizaje se pone en relieve la importancia de saber relacionar conceptos, en lugar de aprender de memoria.

4- Aprendizaje cooperativo

Se trata de un aprendizaje interactivo que organiza las actividades dentro del aula para convertirlas en una experiencia social y académica.

Los estudiantes trabajan en equipo para realizar las tareas de manera colectiva, de forma que confluyan las diferentes sinergias y cada miembro haga su particular aportación.

Se hace aquí especial hincapié en los intercambios de información como forma de enriquecer el trabajo y a la confluencia de ideas.

Uno de los precursores de este nuevo modelo educativo fue el pedagogo norteamericano John Dewey, quien promovía la importancia de construir conocimientos dentro del aula a partir de la interacción y la denominada ayuda entre pares.

El aprendizaje cooperativo lo configuran tres elementos cruciales:

─La formación de grupos heterogéneos, donde se debe promover la creación de una identidad grupal derivada de la ayuda mutua.

─La interdependencia positiva, fomentando la comunicación efectiva y el feedback entre los miembros del grupo.

─La responsabilidad individual, entendida como el valor de cada miembro del grupo por separado.

5- Aprendizaje emocional

Como bien se puede desprender de su propia denominación, el aprendizaje emocional emplea estímulos con gran carga afectiva para producir algún cambio en la conducta del sujeto. Más que en medios didácticos o en el aula, este tipo concreto de aprendizaje se torna especialmente útil en la clínica.

Un ejemplo claro de aprendizaje emocional es la terapia contra las fobias, más concretamente la desensibilización sistemática.

En ella el sujeto, a través de la imaginación dirigida, se le van planteando situaciones que para él tienen especial connotación afectiva y gran carga emocional, todo con el objetivo de potenciar el aprendizaje de la forma más efectiva posible.

Por supuesto, no es el único ejemplo de este tipo de aprendizaje y éste está implícito en muchas ocasiones. Sin ir más lejos, es probable que las canciones que asociamos emocionalmente a un contexto determinado quedarán grabadas a fuego en nuestra cabeza.

6- Aprendizaje vicario u observacional

Este aprendizaje fue promulgado por primera vez por el archiconocido Albert Bandura y, en resumidas cuentas, viene a decirnos que otro modo de aprender una conducta es observando a otro sujeto haciéndola.

Si el observador advierte que la tarea que el observado está realizando es beneficiosa o tiene consecuencias positivas, será más probable que éste la emita.

Todos aprendemos de forma observacional en el día a día y casi sin darnos cuenta, y a este tipo de aprendizaje también se le denomina social puesto que es necesaria la relación entre dos personas para que éste se desencadene.

Ejemplos muy claros de aprendizaje observacional serían los casos de abusos o de violencia doméstica en el seno de familias con niños pequeños y adolescentes.

Lo más probable será que el niño aprenda los patrones de violencia relacional que siguen sus progenitores, y que éste en su vida futura imite dichos comportamientos, más aún si estos son repetidos y reforzados.

Es por ello que es de suma importancia predicar con el ejemplo en el caso que acabamos de poner, pues la tendencia a imitar conductas y a seguir modelos por parte de los niños es inminente, inevitable y seguro que hemos podido comprobarlo en numerosas ocasiones en nuestra vida diaria.

7- Aprendizaje por descubrimiento

Aprendizaje por Descubrimiento de

Fue el psicólogo y pedagogo Jerome Bruner quien, a lo largo de la década de los 60, tomó como su seña de identidad la promulgación del denominado aprendizaje por descubrimiento.

Se trata de una nueva forma de aprender en la que el alumno, como su nombre indica, no recibía más instrucciones sobre cómo realizar una tarea que las que dictaba su propia curiosidad.

En otras palabras, el sujeto aprendía por sí mismo, de forma progresiva y sin la mediación en la medida de lo posible de direcciones para acometer la actividad. De este modo, el aprendizaje se tornaba mucho más significativo.

De aquí podemos desprender un importante mensaje que Bruner quería dirigir a los profesionales de la educación, sobre todo a profesores: el papel del profesor no ha de ser otro que estimular a los alumnos a que se interesen por la materia, a hacerla interesante y útil para su vida.

Para este pedagogo, la motivación fundamental por aprender ha de nacer necesariamente de forma intrínseca y ha de estar movida por la curiosidad, el interés por explorar y el descubrir cuestiones novedosas y sorprendentes (no olvidemos que aquello que nos sorprende nos marca más)

Esta tendencia forma parte de las nuevas metodologías de enseñanza alternativa que cada vez están pisando más fuerte por los resultados que ofrece y por contar con beneficios probados, tales como:

─La promoción de la resolución creativa de problemas.

─El aprendizaje por aproximaciones sucesivas como contrario al aprendizaje implosivo

─La potenciación de metacogniciones o, en otras palabras, aprender a aprender.

8- Aprendizaje memorístico

El aprendizaje visual se apoya en gráficas como la que usa el maestro

El aprendizaje memorístico es aquel que realizamos a base de almacenar información mediante repeticiones normalmente o las conocidas como reglas mnemotécnicas.

Casi todos podemos pensar en ejemplos tales como el tema de la tabla periódica o las tablas de multiplicar, que en el colegio aprendíamos prácticamente sin entender la lógica subyacente a eso.

Aun siendo muchos aquellos que rechazan el aprendizaje memorístico, en ciertas ocasiones es necesario y, de hecho, también habremos podido comprobar que hay cuestiones que es imposible aprender si no es de esta forma.

Que nos digan, si no, cómo nos aprendemos las capitales de Europa o los distintos fármacos que pertenecen a una misma familia de medicamentos.

El aprendizaje memorístico pasa por las distintas fases del proceso de almacenaje de información y para entenderlo, más que un enfoque constructivista como en las  teorías de corte pedagógico, hemos de contemplarlos desde una visión cognitiva.

De forma rápida, la información, hasta que llega al almacén de memoria, pasa por diversas fases según el modelo de Atkinson y Shiffrin (1968), siendo éstas las siguientes:

─ Primero percibimos el estímulo a almacenar. Si no prestamos atención, no habrá aprendizaje.

─ Esa información pasa al almacén a corto plazo.

─Si es útil o valiosa, la retendremos.

─Si la retenemos, pasará al almacén a largo plazo y estará disponible para ser recuperada según la relevancia que tenga y el uso cotidiano que le otorguemos a dicha información.

Conclusiones

Cae por su propio peso el hecho de que cada materia requerirá de un enfoque distinto y del fomento de un aprendizaje distinto, máxime si hablamos de aprendizaje en contextos educativos.

Cada marco ha de adaptarse a los objetivos generales y curriculares que queramos perseguir, y de ahí precisamente deriva la importancia de crear conciencia entre los propios profesores de las alternativas que existen hoy día a los métodos tradicionales de enseñanza.

COMPARTIR
Graduada en Psicología. Máster en Criminología y Ciencias Forenses

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here