Acueducto de Silvio: Características, Funciones y Enfermedades Relacionadas

El acueducto de Silvio, también conocido como acueducto cerebral o acueducto del mesencéfalo, es una región comunicante del cerebro.

Esta estructura se caracteriza por conectar el tercer ventrículo cerebral con el cuarto ventrículo cerebral y su función principal consiste en permitir la circulación del líquido cefalorraquídeo.

acueducto de Silvio imagen
Acueducto de Silvio (2)

El acueducto de Silvio se ubica en la región posterior al puente y limita caudalmente con el bulbo raquídeo y el cerebelo.

A pesar de no resultar una estructura cerebral funcional -simplemente actúa como acueducto de comunicación entre distintas regiones cerebrales- alteraciones en el funcionamiento del acueducto de Silvio se han relacionado con patologías importantes.

En este artículo se revisan las características principales del acueducto de Silvio. Se explica su relación con el líquido cefalorraquídeo y se comentan las enfermedades asociadas a esta estructura cerebral.

Características del acueducto de Silvio

El acueducto de Silvio hace referencia a lo que hoy en día se conoce en términos médicos como acueducto del mesencéfalo o acueducto cerebral.

En este sentido, en el ámbito de la medicina la terminología de acueducto de Silvio ha quedado en desuso, sin embargo, al resultar el nombre originario, todavía muchos manuales y artículos de revisión denominan a esta estructura como acueducto de Silvio.

Como su propio nombre indica, el acueducto de Silvio constituye un acueducto cerebral. Es decir, una estructura que permite conectar dos regiones diferentes del cerebro. Concretamente, conecta el tercer y el cuarto ventrículo cerebrales.

No obstante, el acueducto de Silvio desempeña una función más importante que la conexión entre ventrículos, ya que es la región del cerebro que permite la circulación del líquido cefalorraquídeo.

El líquido cefalorraquídeo  es un líquido incoloro que baña el encéfalo y la médula espinal. Este líquido desempeña acciones importantes en el cerebro como amortiguar los traumatismos o proporcionar soporte hidroneumático al encéfalo.

El acueducto de Silvio se localiza entre el mesencéfalo y el metencéfalo. En la región dorsal del acueducto de Silvio se halla el puente tronco-encefálico y en la región ventral el cerebelo.

Así mismo, forma parte del sistema ventricular del cerebro, se desarrolla desde el canal central del tubo neural y se origina en la región del tubo neuronal que está presente en el mesencéfalo en desarrollo.

Acueducto de Silvio y sistema ventricular.

El sistema ventricular consta de una serie de cavidades del cerebro que se desarrollan en el interior del sistema nervioso central. Estas regiones se encargan principalmente de producir y permitir la circulación del líquido cefalorraquídeo.

Las regiones que forman parte del sistema ventricular son los ventrículos laterales, el tercer ventrículo, el acueducto de Silvio y el cuarto ventrículo.

Ventrículos laterales

Los ventrículos laterales se hallan en cada hemisferio cerebral, presentan una forma de letra “C” y cada uno de ellos contiene un asta posterior, un asta anterior y un asta inferior.

Los ventrículos laterales se comunican con el tercer ventrículo a través del agujero interventricular o agujero de Monroe.

Tercer ventrículo

El tercer ventrículo es una región cerebral que presenta una forma de hendidura. Se sitúa en la línea media entre el tálamo derecho  y el tálamo izquierdo, y el hipotálamo derecho y el hipotálamo izquierdo.

El tercer ventrículo se conecta con los ventrículos laterales, así como con el cuarto ventrículo gracias al acueducto de Silvio.

Acueducto de Silvio

El acueducto de Silvio o acueducto cerebral es un conducto estrecho que mide, aproximadamente, unos 18 milímetros de longitud. Este se ubica entre el tercer y el cuarto ventrículo, permitiendo la conexión entre ambos y transportando el líquido cefalorraquídeo dese y hacía estas estructuras.

Cuarto ventrículo

Finalmente, el cuarto ventrículo cerebral es una cavidad que se sitúa entre el tronco del encéfalo y el cerebelo. El techo del cuarto ventrículo limita con el cerebelo, mientras que el pie está formado por la cara posterior del puente y del bulbo raquídeo.

Acueducto de Silvio y líquido cefalorraquídeo

El líquido cefalorraquídeo (LCR), también conocido como líquido cerebroespinal (LCE) es un líquido incoloro que baña el encéfalo y la médula espinal. Circula por el espacio subarcnoideo, los ventrículos cerebrales y el canal ependimario. Este líquido resulta una sustancia básica para el funcionamiento del cerebro.

Concretamente, el LCR permite mantener flotando el tejido cerebral, actuando como colchón amortiguador, sirve de vehículo para transportar los nutrientes al cerebro y eliminar desechos, y fluye entre el cráneo y la espina dorsal para compensar los cambios en el volumen de sangre intracraneal.

El LCR se forma en los plexos coroides de los cuatro ventrículos cerebrales. Su circulación se inicia en los ventrículos laterales y a continúa hacia el tercer ventrículo a través de los agujeros de Monroe.

Una vez el LCR alcanza el tercer ventrículo, entra en juego el acueducto de Silvio, ya que es esta estructura cerebral la que permite la continuación de la transportación del LCR hasta el cuarto ventrículo.

Una vez el LCR alcanza el cuarto ventrículo cerebral, este es conducido a través de un conjunto de orificios hasta la cisterna magna, un gran depósito de líquido ubicado por detrás del bulbo raquídeo.

Enfermedades relacionadas

La enfermedad que se relaciona con el funcionamiento del acueducto de Silvio es la hidrocefalia, una patología que se origina debido a un incremento anormal del volumen del líquido cefalorraquídeo dentro del encéfalo.

Esta patología suele acompañarse de hipertensión intracraneana y pude deberse a diferentes causas como: aumento anormal de la producción de LCR, bloqueo en la circulación del LCR o disminución de la absorción de LCR.

En la actualidad se han descrito diferentes tipos de hidrocefalia y una de ellas, la hidrocefalia comunicante, se origina debido a una obstrucción del LCR en el acueducto de Silvio.

Por lo que respecta a la etiología de la hidrocefalia, en la actualidad se ha establecido que esta puede ser congénita o adquirida. Cuando resulta adquirida, esta puede deberse a distintos factores: infecciones, hemorragias o malformaciones vasculares que comprometen el acueducto de Silvio.

En este sentido, algunos casos de hidrocefalia puede intervenirse quirúrgicamente a través de la eliminación de la obstrucción dilatando el acueducto de Silvio con estenosis.

Referencias

  1. Afifi, A.K. (2006). Neuroanatomía funcional. Mexico:McGraw-Hill/Interamericana.
  1. Del Abril, A; Caminero, AA.; Ambrosio, E.; García, C.; de Blas M.R.; de Pablo, J. (2009) Fundamentos de Psicobiología. Madrid. Sanz y Torres.
  1. Felten, D.L.; Shetten, A.N. (2010). Netter. Atlas de Neurociencia (2ª edición). Barcelona: Saunders.
  1. Gage, F.H. (2003) Regeneración cerebral. Investigación y Ciencia, Novembre 2003.
  1. Haines, D.E. (2013). Principios de neurociencia. Aplicaciones básicas y clínicas. (Cuarta edición). Barcelona: Elsevier.
  1. Snell, S.2006. Neuroanatomia clínica -5ª. Ed. 3ª reimpresión.- Medica Panamericana, Buenos Aires.
  1. Rogelio, B.2012. Manual de neonatología – 2ª Ed. Mc Graw Hill, Mexico DF.
COMPARTIR

Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here