Hemisferio cerebral derecho: características, funciones y alteraciones

El hemisferio cerebral derecho es una de las dos estructuras que constituye la región más grande del encéfalo. Concretamente, tal y como su propio nombre indica, abarca la porción derecha del cerebro.

El hemisferio cerebral derecho engloba un gran número de estructuras cerebrales referentes a la corteza cerebral, y se encuentra correctamente delimitado del hemisferio cerebral izquierdo a través de una cisura interhemisférica.

hemisferio cerebral derecho

De este modo, el hemisferio derecho engloba una estructura cerebral muy amplia y fácilmente identificable a través de la neuroimagen. Se caracteriza por poseer una serie de propiedades en su funcionamiento que le distinguen del hemisferio cerebral izquierdo.

Múltiples estudios coinciden en definir el hemisferio cerebral derecho como un hemisferio integrador que resulta el centro neuronal de las facultades viso-espaciales no verbales.

Así mismo, parece que el hemisferio derecho juega también un papel principal en la elaboración de sensaciones, sentimientos y habilidades espaciales, visuales y sonoras. Motivo por el cual, es concebido por muchos autores como el hemisferio artístico y creativo del cerebro.

Propiedades anatómicas

El hemisferio cerebral derecho constituye la región derecha y superior del encéfalo. Es decir, engloba la porción derecha de la corteza cerebral.

Resulta una estructura inversa al hemisferio cerebral izquierdo, aunque tal y como sucede con el resto del cuerpo, la porción derecha del encéfalo no resulta inversamente simétrica a la porción izquierda, aunque sí muy parecida.

1- Estructura del hemisferio derecho

Anatómicamente se caracteriza por abarcar la mitad de los cinco grandes lóbulos de la corteza cerebral. Estos son:

  1. Lóbulo frontal: ubicado en la porción frontal del cerebro (en la frente).
  2. Lóbulo parietal: ubicado en la porción superior del cerebro.
  3. Lóbulo occipital: ubicado en la porción posterior del cerebro (en la nuca).
  4. Lóbulo temporal: ubicado en la porción medial del cerebro.
  5. Ínsula: pequeña región ubicada debajo del lóbulo temporal.

Estos lóbulos se caracterizan por abarcar de forma completa toda la corteza del cerebro. Por este motivo, no son estructuras únicas del hemisferio derecho, ya que también se ubican en el hemisferio izquierdo.

En este sentido, cada uno de los lóbulos se encuentran simétricamente repartidos entre ambos hemisferios cerebrales, por lo que la mitad del lóbulo frontal, parietal, occipital, temporal e ínsula se encuentra en el hemisferio derecho y la otra mitad en el hemisferio izquierdo.

2- División de hemisferios

El hemisferio derecho se encuentra correctamente separado de su análogo izquierdo, es decir, del hemisferio izquierdo. Dicha división se realiza a través de una cisura sagital profunda en la línea medial de la corteza, la cual recibe el nombre de cisura interhemisférica o longitudinal cerebral.

La cisura interhemisférica contiene un pliegue de duramadre y arterias cerebrales anteriores. En la región más profunda de la cisura se ubica el cuerpo calloso, una comisura formada por fibras nerviosas blancas que se encarga de conectar ambos hemisferios.

En este sentido, a pesar de englobar una estructura cerebral distinta, el hemisferio cerebral derecho se encuentra conectado tanto anatómica como funcionalmente con el hemisferio cerebral izquierdo.

El intercambio de información entre hemisferios es constante y ambos participan de forma conjunta en el desempeño de la gran mayoría de actividades cerebrales.

3- Meninges

Tal y como sucede en todas las regiones cerebrales, el hemisferio derecho se caracteriza por estar rodeado por tres sobres: la duramadre, la piamadre y la membrana de aracnoides:

  1. Duramadre: es la membrana más externa del hemisferio derecho, es decir, la que está más cerca del cráneo. Esta capa se adjunta con las estructuras óseas que forman parte del cráneo para sujetar correctamente el encéfalo.
  2. Membrana de aracnoides: esta membrana se encentra en el lado interior de la duramadre y actúa como puente entre la propia duramadre y las regiones corticales del hemisferio.
  3. Piamadre: es la membrana más interna del hemisferio cerebral derecha. Esta membrana es contigua a la materia cerebral y se adjunta con otras estructuras del cerebro más inferiores.

Características

A pesar de que las regiones cerebrales que engloba el hemisferio derecho son las mismas que las que contiene el hemisferio izquierdo, ambos hemisferios presentan características y propiedades funcionales distintas.

De hecho, es como si cada estructura de la corteza adoptara un funcionamiento distinto dependiendo del hemisferio en el que se ubica.

En este sentido, a nivel funcional, el hemisferio cerebral derecho se opone a la características del hemisferio cerebral izquierdo.

Mientras el hemisferio izquierdo es considerado como un hemisferio verbal, analítico, aritmético y detallista, el hemisferio derecho es considerado como un hemisferio no verbal, musical, sintético y holístico.

Las principales características del hemisferio cerebral derecho son:

1- No verbal

El hemisferio cerebral derecho (normalmente) no participa en el desempeño de actividades verbales como el habla, el lenguaje, la lectura o la escritura.

De hecho, este hemisferio es considerado como una estructura visoespacial, donde las principales funciones realizadas guardan relación con el análisis y el razonamiento acerca de los elementos visuales y espaciales.

2- Musical

El hemisferio cerebral derecho adopta un papel protagonista en el desarrollo de actividades relacionadas con la música. El aprendizaje de tocar un instrumento, por ejemplo, se realiza principalmente en este hemisferio cerebral.

Así mismo, elementos como la melodía, el ritmo o la armonía son procesados por el hemisferio cerebral derecho.

3- Sintético

A diferencia del hemisferio cerebral izquierdo, el hemisferio derecho no presenta un funcionamiento analítico, sino que adopta una actividad sintética.

De este modo, el hemisferio derecho permite postular hipótesis e ideas con el fin de que estas sean contrastados, y la generación de los pensamientos no tiene por qué estar siempre sujeto a análisis detallados o pruebas de veracidad.

4- Holístico

El funcionamiento del hemisferio cerebral derecho adopta una posición metodológica que analiza los elementos a través de métodos integrados y globales.

Los pensamientos generados en el hemisferio derecho no se limitan al análisis de las partes que componen los elementos, sino que permiten adoptar una visión más amplia y generalizada.

Por este motivo, el hemisferio cerebral derecho resulta una estructura altamente involucrada en los procesos de pensamiento artísticos, creativos e innovadores.

5- Geométrico-espacial

Finalmente, la capacidad cognitiva que más destaca en el hemisferio derecho tiene que ver con las habilidades espaciales y geométricas. La ordenación del espacio, la generación de imágenes mentales o la construcción geométrica son actividades desempañadas por este hemisferio cerebral.

Funciones

En primer lugar, el hemisferio derecho se encarga de elaborar y procesar los estímulos captados por el hemi-cuerpo izquierdo del organismo. Por ejemplo, la información captada por el ojo izquierdo es procesada por el hemisferio derecho, mientras que los estímulos captados por el ojo derecho son procesados por el hemisferio izquierdo.

Por lo que respecta su funcionamiento, el hemisferio derecho no utiliza mecanismos convencionales para el análisis de los pensamientos, sino que actúa como un hemisferio integrador.

Resulta el centro de las facultades viso-espaciales no verbales, y desempeña un papel especialmente relevante en la elaboración de sentimientos, prosodia y habilidades especiales como las visuales o las sonoras.

El hemisferio derecho es capaz de concebir las situaciones y las estrategias del pensamiento de una forma integrada. Engloba diferentes tipos de información (imágenes, sonidos, olores, etc.) y los transmite como un todo.

De forma concreta, el lóbulo frontal y el lóbulo temporal del hemisferio derecho se encargan de realizar actividades especializadas no verbales. En cambio, los otros dos lóbulos (el parietal y el occipital) parecen tener menos funciones en el hemisferio derecho.

El hemisferio derecho es considerado como el receptor e identificador d la orientación espacial, y es la estructura cerebral que permite desarrollar la percepción del mundo en términos de color, forma y lugar.

Gracias a las funciones del hemisferio derecho, las personas son capaces de realizar actividades como situarse, orientarse, identificar objetos o estructuras conocidas o reconocer rostros de personas conocidas, entre muchas otras. 

Síndrome del hemisferio derecho

El síndrome del hemisferio derecho es una afección que se caracteriza por una alteración en la sustancia blanca de este hemisferio, o bien en la vías que permiten la conexión con el hemisferio dominante.

De hecho, esta alteración es llamada síndrome del hemisferio derecho pero también puede desarrollarse en hemisferio izquierdo. Pero la alteración se produce siempre en el hemisferio no dominante (no verbal), el cual suele ser el hemisferio derecho, motivo por el cual adquiere este nomenclatura.

En el síndrome del hemisferio derecho se produce una alteración en las vías de conexión hemisférica, las cuales constituyen las fibras comisurales. Puede afectar a distintas áreas corticales que constituyen las fibras de asociación y las fibras de proyección.

La función específica del hemisferio no dominante (generalmente el derecho) es la comunicación no verbal. De este modo, este síndrome suele generar problemas de comunicación no verbal, incluyendo dificultades para interpretar el lenguaje gestual, la expresión facial y las variaciones posturales.

Los niños que padecen el síndrome del hemisferio derecho suelen presentar un cuadro caracterizado por inhabilidades no verbales en el aprendizaje: dificultades visuo-espaciales, grafo-motoras, y de organización en la secuenciación de las actividades.

https://www.youtube.com/watch?v=NnrNb501SgU

Referencias

  1. Acosta MT. Síndrome del hemisferio derecho en niños: correlación funcional y madurativa de los trastornos del aprendizaje no verbales. Rev Neurol 2000; 31: 360-7.
  1. Geschwind N, Galaburda AM, ed. Cerebral dominance. Cambridge: Harvard University Press; 1984.
  1. Hutsler, J.; Galuske, R.A.W. (2003). “Hemispheric asymmetries in cerebral cortical networks”.Trends in Neurosciences. 26 (8): 429–435.
  1. McDonald BC. Recent developments in the application of the nonverbal learning disabilities model. Curr Psychiatry Rep 2002; 4: 323-30.
  1. Rebollo MA. Neurobiología. Montevideo: Biblioteca Médica; 2004.
  1. Riès, Stephanie K., and Nina F. Dronkers. “Choosing Words: Left Hemisphere, Right Hemisphere, or Both? Perspective on the Lateralization of Word Retrieval.”Wiley Online Library. 14 Jan. 2016. Web. 31 Mar. 2016.
COMPARTIR

Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here