Memoria Semántica: Características, Modelos y Estructuras Cerebrales

La memoria semántica es un tipo de memoria declarativa que permite a las personas generar un conocimiento general sobre el mundo y sobre el lenguaje.

En este sentido, la memoria semántica constituye ese tipo de recuerdo que hace posible la adquisición y la retención de conocimiento general.

memoria semántica

Dentro de la memoria semántica se alberga toda la información que se posee acerca de hechos, conceptos y lenguaje. Por ejemplo, saber qué es un vaso es un recuerdo que forma parte de la memoria semántica de las personas.

Según Tulving, uno de los autores principales en postular la existencia de este tipo de memoria, la memoria semántica es un conocimiento organizado que las personas poseen sobre las palabras, otros símbolos verbales y sobre su significado.

En este artículo se revisan las principales características de la memoria semántica. Se explican los modelos de categorización y representación y se indican las estructuras cerebrales y los trastornos asociados a este tipo de memoria.

Características de la memoria semántica

El término memoria semántica hace referencia a la memoria de significados, entendimientos y otros conocimientos conceptuales que no están relacionados con experiencias concretas.

De este modo, la memoria semántica es considerada como la recolección consciente de información sobre hechos y el conocimiento general acerca el mundo. La memoria semántica constituye un recuerdo que es independiente del contexto y de la relevancia personal.

Junto a la memoria episódica, la memoria semántica conforma la categoría de memoria declarativa, una de las dos divisiones principales de la memoria. En contrapartida a la memoria declarativa está la memoria procedimental o memoria implícita.

La memoria semántica resulta un tipo de memoria vital para el funcionamiento cognitivo de los seres humanos. Este tipo de conocimiento permite, por ejemplo, saber que un armario es un mueble, una camiseta una prenda de ropa o una bicicleta un medio de transporte.

Para conformar tales conocimientos no resulta necesario recordar una experiencia directa relacionada con ellos (memoria episódica), sino que es necesario elaborar un contenido cognitivo que sea capaz de dar significado al entorno de la persona (memoria semántica).

La existencia de la memoria semántica no se basa en simples teoría o hipótesis, sino que cuenta con evidencia científica. Así mismo, hoy en día se cuenta con suficiente conocimiento como para considerar la memoria semántica como un tipo de conocimiento distinto a la memoria episódica.

Los argumentos más fuertes a favor de que la memoria episódica y la memoria semántica son dos memorias diferentes proviene de los casos de sujetos con amnesia.

La amnesia sugiere la existencia de dos tipos de memoria diferentes porque el deterioro de la memoria episódica resulta mayor que el de la memoria semántica. Es decir, los sujetos con amnesia recuerdan peor eventos o situaciones concretas que elementos o significados globales.

Otra evidencia acerca de la existencia de la memoria semántica son los estudios recientes realizados con imágenes cerebrales de sujetos cognitivamente sanos.

Las regiones cerebrales que se activan durante la codificación y la recuperación de material resultan diferentes cuando la tarea realizada engloba elementos pertenecientes a la memoria episódica que cuando engloba elementos referentes a la memoria semántica.

Modelos de categorización

La memoria semántica implica la aparición de un elemento principal: los conceptos. Los conceptos son las unidades principales del pensamiento que según varios autores constituyen los valores semánticos de las oraciones.

De forma más concreta, los conceptos constituyen las representaciones mentales del pensamiento, por lo que tratan de constructos dotados de propiedades semánticas.

Las categorías son las representaciones de los ejemplares concretos de un concepto existente en la memoria. Resultan los elementos más importantes del pensamiento. Los conceptos y las categorías permiten organizar los objetos mentalmente en clases y clasificaciones.

Estas categorías acerca de la memoria semántica hace que el sistema cognitivo de los seres humanos resulte económico. Es decir, la mente utiliza el proceso de categorización para ordenar los diferentes objetos del entorno de una forma organizada.

1- Modelos de categorización

La conformación de categorías es una de las actividades principales que desempeña la memoria semántica. Las categorías se establecen a través del aprendizaje realizado durante los primero años de vida.

Cuando se desarrolla la categoría, esta se almacena en la memoria y se va actualizando a medida que va adquiriendo nueva información. Por ejemplo, cuando un niño genera la categoría “juguete”, va incorporándole todos los juguetes que va aprendiendo.

La teoría clásica sobre los modelos de categorización postula que las categorías se encuentran perfectamente separadas entre sí. De este modo, los conceptos resultan entidades definidas a través de una serie de atributos necesarios y suficientes.

No obstante, esta forma de entender el pensamiento fue altamente criticada ya que resulta imposible especificar los elementos definitorios de los conceptos. Así mismo, se demostró que existen efectos de tipicidad, ya que algunos objetos resultan más típicos de una determinada categoría que otros.

Por otro lado, también se comprobó que existen ejemplares que poseen más propiedades pertenecientes a su categoría que otros. A estos ejemplares se les llama prototipos y son un elemento clave en el proceso de comparación que determina la localización de un elemento en una categoría u otra.

2- Características de la categorías

Una categoría es un conjunto de objetos o hechos que tienden a agruparse debido a la similitud de sus características. Los objetos que forman una categoría presentan varias propiedades comunes: se utilizan para codificar la experiencia, permiten realizar inferencias inductivas y presentan semejanza física entre los miembros de la categoría.

El grado de semejanza entre los objetos de la categoría depende del nivel de abstracción de la categoría. Los miembros de las categorías más abstractas suelen parecerse menos entre sí.

En este sentido, las categorías naturales son esas que se utilizan en la vida cotidiana. Se refieren a objetos, eventos o acciones y se caracterizan principalmente por su semejanza perceptiva.

Según Rosch, estas categorías pueden clasificarse jerárquicamente en función de su nivel de abstracción en:

  1. Categorías supra-ordenadas: los ejemplares de la categorías se parecen poco entre sí.
  2. Categorías sub-ordenadas: los elementos de la categoría son muy parecidos entre sí.

Modelos de representación

La memoria semántica se caracteriza por elaborar una representación proposicional de la información. Este tipo de representaciones constituyen el formato más apropiado para representar cualquier tipo de información del sistema cognitivo de los seres humanos.

Una proposición es un elemento algo más abstracto que las propias palabras de una lengua que la forman. Es decir, una representación que está formada por símbolos discretos que se colocan en lugar de las entidades a las que representan.

Así pues, las proposiciones son los conceptos representacionales más versátiles ya que son capaces de expresar cualquier tipo de representación.

Para teorizar de una forma más entendedora el concepto de proposición, se han propuesto diversos modelos de representación del conocimiento. Los más importantes son: los modelos de redes semánticas, los modelos de características y los modelos asociativos.

1- Redes semánticas

Cada palabra que forma el léxico mental es una entrada léxica. La información contenida en cada entrada se refiere a la forma sobre cómo se debe pronunciar, a su significado y a cómo se debe escribir.

Los modelos de redes semánticas postulan que las palabras están representadas en la memoria semántica como unidades independientes. No obstante, se encuentran relacionadas entre sí a través de preposiciones.

La forma más básica de la relación propuesta por las redes semánticas es la relación “A” es “B”. Sin embargo, una red semántica puede llegar a adquirir una gran complicación ya que puede ir añadiendo palabras y relaciones entre palabras de forma indeterminada.

2- Modelos de características

Los modelos de características entienden las categorías semánticas como respuestas por conjuntos de características notablemente desestructuradas. Este modelo fue propuesto por Smith, Bodn y Rips, y describe la memoria como un conjunto de listas de características de diferentes conceptos.

Desde este punto de vida, las relaciones entre categorías no son evocadas de forma directa, sino que son computadas de forma indirecta. Por ejemplo, las personas pueden verificar la verdad de una proposición a través de la comparación del conjunto de características que representan los conceptos de su sujeto y su predicado.

Las primeras teorías acerca de este modelo defendían que las categorías poseen unas características críticas, y la pertenencia a una categoría puede determinarse a través de reglas lógicas de combinación de atributos.

No obstante, las teorías más recientes aceptan que las categorías pueden tener una estructura menos definida y más difusa. Así mismo, proponen la existencia de modelos probabilísticos o de similitud para verificar la pertenencia a un categorías específica.

3- Modelos asociativos

La asociación hace referencia a una relación establecida entre dos unidades diferentes de información. Resulta un concepto fundamental en psicología, y las asociaciones de representaciones mentales son esenciales para los modelos de memoria y cognición.

Las asociaciones establecidas entre un conjunto de ítems y la memoria sería equivalente a los enlaces entre nodos que se presencian en los modelos de redes.

Cada nodo corresponde a un único ítem en la memoria, del mismo modo que cada conjunto de ítems hace referencia a un elemento determinado de la memoria. Así mismo, las redes neurales y las redes semánticas pueden interpretarse como modelos asociativos de cognición.

Sin embargo, las asociaciones pueden representarse de una forma más clara a través de una matriz NxN, donde N es el número de ítems presente en la memoria. De este modo, cada celda de la matriz corresponde a la fuerza asociativa existente entre cada ítem de la fila y cada ítem de la columna correspondientes.

En este sentido, este modelo sustenta que dos ítems en la memoria se encuentran simultáneamente activos cuando se genera un aprendizaje. La fuerza asociativa entre ambos incrementa, y cada uno de los ítems sirve para activar al otro.

Estructuras cerebrales implicadas

Desde la neurociencia cognitiva, la memoria semántica resulta un elemento que genera una cierta controversia. Concretamente, en la actualidad existen dos visiones principales acerca de las estructuras cerebrales implicadas.

Muchos autores postulan que al igual que la memoria episódica, la memoria semántica se lleva a cabo a través de la intervención de los lóbulos temporales mediales y la formación hipocampal.

Según este punto de vista, la formación hipocampal sería la estructura cerebral encargada de codificar los recuerdos y la corteza cerebral sería la región donde estos se almacenan una vez se ha completado la fase de codificación.

A pesar de que las evidencias científicas acerca de esta hipótesis no es contundente, recientemente se han aportado pruebas acerca de su veracidad.

Concretamente, se ha conseguido determinar la implicación cerebral de la memoria semántica a través de la distinción de los tres componentes de la formación hipocampal. Esta formación incluye el propio hipocampo, la corteza entorrinal y la corteza perrinial.

Sujetos con amnesia que presentan el hipocampo dañado, pero mantienen relativamente preservad la corteza paarahipocampal son capaces de mostrar cierto grado de memoria semántica intacta, a pesar de presentar una pérdida total de memoria episódica.

Desde el otro punto de vista, se sustenta que el hipocampo sólo participa en la memoria episódica y la cognición espacial, por lo que la memoria semántica se lleva cabo en otras regiones del cerebro.

En este sentido, se postula que el neocórtex temporal, la corteza auditiva, la corteza visual y el polo temporal bilateral podrían ser las estructuras cerebrales implicadas. Sin embargo, la evidencia aportada al respecto es limitada.

Trastornos asociados

Los sujetos con demencia semántica suelen tener problemas para acceder al significado de los conceptos.

Existen ciertas evidencias acerca de una región del cerebro que se encuentra muy relacionada con la construcción y la puesta en marcha de acciones que conducen a la consecución de los objetivos: la corteza prefrontal.

Pacientes con lesiones en esta estructura cerebral pueden presentar dificultades importantes para acceder a la información contendía en los esquemas.

Debido a la complejidad de los trastorno de la memoria semántica, se han propuesto dos categorías:

  1. Deterioros semánticos de categorías específicas: afectan a las características perceptivas y funcionales, la organización topográfica y la informatividad.
  2. Deterioro en modalidades sensoriales específicas: estos deterioros se dividen en subsistemas en función de la modalidad sensorial de la información entrante (visual, auditiva, verbal, perceptual o funcional).

Referencias

  1. Bejar, I. I., Chaffin, R. y Embretson, S. (1991). A taxonomy of semantic relations. En I.I. Bejar, R. Caffin y S. Embretson (Eds.) Cognitive and psychometric analysis of analogical problem solving (pp. 56-91). New York: Springer-Verlag.
  1. Collins, A. M. y Loftus, E. F. (1975). A spreading-activation theory of semantic processing. Psychological Review, 82, 407–428.
  1. McClelland, J. L. y Rumelhart, D. E. (1985). Distributed memory and the representation of general and specific information. Journal of Experimental Psychology: General, 114, 159– 188.
  1. Smith, E. E., Shoben, E. J. y Rips, L. J. (mayo de 1974).«Structure and process in semantic memory: A featural model for semantic decisions.
  1. Rips, L. J., Shoben, E. J. y Smith, E. E. (1973). Semantic Distance and the verification of semantic relations. Journal of Verbal Learning and Verbal Behavior, 14, 665-681.
  1. Tulving, E. (1972). Episodic and semantic memory. En E. Tulving y W. Donaldson (Eds.) Organization of memory (pp. 381–403). New York: Academic Press.
COMPARTIR

Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here